Autor: Daudet, Elvira. 
 Este mediodía. 
 Concluyo la "cumbre eurocomunista"     
 
 Pueblo.    03/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Este mediodía

CONCLUYO LA "CUMBRE EUROCOMUNISTA"

• Carta de los tres: apoyo del comunismo francés e italiano al P.C.E

MADRID. (PUEBLO, por Elvira DAUDET)—La «cumbre eurocomunista», celebrada en Madrid los días

2 y 3 de marzo, ha concluido a mediodía de hoy, tras tres exhaustivas sesiones de trabajo, con una

conferencia de Prensa, en la que se ha hecho público un importante documento o «carta de los tres», en el

que se tocan tres puntos importantes: 1) El apoyo al P. C. E. por parte de los comunistas franceses e

italianos, así como a la democracia y a una España libre. 2) Una profunda reforma democrática, dentro

del pluralismo político y la libertad, hacía el socialismo. O fórmula eurocomunista. 3) Un llamamiento a

la distensión reducción de armamento y aplicación íntegra, por parte de todos los Estados, al acuerdo de

Helsinki. Dada la importancia de este histórico documento, resumen de la cumbre, lo reproducimos

íntegro:

En los días 2 y 3 de marzo ha tenido lugar en Madrid un encuentro de los camaradas Santiago Carrillo,

secretario general del Partido Comunista de España; Enrico Berlinguer, secretario general del Partido

Comunista Italiano, y Ceorges Marcháis, secretario general del partido Comunista Francés.

Al aceptar la invitación de Santiago Carrillo, los camaradas Marcháis y Berlinguer han querido reafirmar

al Partido Comunista de España y a todas las fuerzas democráticas españolas la solidaridad do los

comunistas franceses e italianos en su acción por la democracia y por la construcción de una España libre.

En este espíritu, el P.C.I. y el P.C.F. expresan su confianza en que el pueblo español alcanzara el pleno

restablecimiento de la democracia, uno de cuyos criterios esenciales es hoy la legalización del Partido

Comunista y de todos los partidos, imprescindible para la celebración de elecciones electivamente libres.

Manifiestan su solidaridad en todos los que actúen en España por la liberación de los presos políticos; por

que se ponga fin a las provocaciones y crímenes del terrorismo fascista que pretenden desestabilizar la

marcha hacia la democracia.

El fin de la dictadura franquista, después de la caída del fascismo en Grecia y Portugal, supone un cambio

importante y positivo en la situación europea.

El progreso democrático de España representa un interés particular para los pueblos francés e italiano.

Los tres países se hallan afectados actualmente por una crisis que es, a la vez, económica, política, social

y moral.

Esta crisis pone de relieve la exigencia de soluciones nuevas para el desarrollo de la sociedad. Por encima

de la diversidad de condiciones que existen en cada uno de los tres países, los comunistas italianos,

franceses y españoles afirman la necesidad, para asegurar una alternativa positiva a la crisis y derrotar las

orientaciones reaccionarias, de lograr el más amplio entendimiento de las fuerzas políticas y sociales

dispuestas a contribuir a una política de progreso y renovación. Ello requiere que los trabajadores y sus

partidos estén presentes en la dirección de la vida política. A la vez que defienden cada día los intereses

inmediatos de los trabajadores, los comunistas preconizan profundas reformas democráticas. La crisis del

sistema capitalista exige aún con mayor fuerza que se desarrolle la democracia y se avance hacia el

socialismo.

En la construcción de una nueva sociedad, los comunistas españoles, franceses e italianos están resueltos

a actuar en el pluralismo de las fuerzas políticas y sociales y en el respeto, garantía y desarrollo de todas

las libertades individuales y colectivas: libertad de pensamiento y de expresión, de Prensa, de asociación

y de reunión, de manifestación, de libre circulación de las personas en el interior del país y al extranjero,

libertad sindical, independencia de los sindicatos y derecho de huelga, inviolabilidad de la vida privada,

respeto del sufragio universal y posibilidad de la alternancia democrática de las mayorías, libertades

religiosas, libertad de la cultura, libertad de expresión de las diferentes corrientes y opiniones filosóficas,

culturales y artísticas. Esta voluntad de construir el socialismo en la democracia y en la libertad inspira las

concepciones elaboradas con plena independencia por cada uno de los tres partidos.

Los tres partidos están resueltos a seguir desarrollando igualmente en el porvenir la solidaridad

internacional y la amistad sobre la base de la independencia de cada partido, de la igualdad de derechos,

de la no injerencia, del respeto a la libre elección de vías y soluciones originales para la construcción de

sociedades socialistas que correspondan a las condiciones de cada país.

Con ocasión del actual encuentro de Madrid, los comunistas españoles, italianos y franceses desean

reafirmar la importancia esencial que atribuyen a nuevos pasos adelante en el camino de la distensión y en

la coexistencia pacífica, a progresos reales en la reducción de los armamentos, a la aplicación integral por

parte de todos los Estados de todas las indicaciones del acuerdo final de Helsinki, a una celebración

positiva del encuentro de Belgrado, a la acción por superar la división de Europa en bloques militares

antagónicos, al establecimiento de nuevas relaciones entre países desarrollados y países en vías de

desarrollo y de un nuevo orden económico internacional.

Así es como los tres partidos conciben la perspectiva de una Europa pacifica, democrática e

independiente, sin bases extranjeras ni carreras de armamentos y de un Mediterráneo que sea un mar de

paz y de cooperación entre todos los países ribereños.

La España libre por la cual luchan los comunistas y todas las fuerzas democráticas españolas será para

Europa un factor importante de democracia, de progreso y de paz. Para esos objetivos es necesaria y

posible, por encima de la diversidad de ideas y tradiciones, que prevalezca el diálogo y la búsqueda de

convergencias y de acuerdos unitarios entre comunistas, socialistas, fuerzas cristianas, entre todas las

fuerzas democráticas. La causa de la libertad de España ha sido en los últimos años terreno de acciones

comunes. Desde la capital de una España que marcha hacia el renacimiento democrático, los comunistas

de los tres países lanzan hoy un llamamiento a la unidad de todas las fuerzas que quieren la democracia y

el progreso.

Madrid, 3 de marzo de 1977

 

< Volver