Autor: ;Roldán, Juan. 
 Berlinguer, Marchais, Carrillo. 
 La «troika» se pronuncia por el «socialismo en libertad»     
 
 Diario 16.    03/03/1977.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

6/NACIONAL

Jueves 3 marzo 77/DIARIO 16

CUMBRE EUROCOMUNISTA EN MADRID

Berlinguer, Marchais y Carrillo

La «troika» se pronuncia por el «socialismo en la libertad»

Fernando Jáuregui - Juan Roldan

MADRID, 3 (D16).—La "cumbre" eurocomunista, que ha durado veinticuatro horas y que finalizó este

mediodía con la publicación del Documento de Madrid, ha sido, ante todo, un montaje de relaciones

públicas en apoyo de la legalización del Partido Comunista de España.

"Estoy muy optimista. La legalización del PCE es de justicia y se resolverá favorablemente", declaró

anoche a D16 su secretario general. Santiago Carrillo, al salir de la sala de reuniones del hotel Meliá

Castilla, acompañado de sus colegas italiano y francés, Berlinguer y Marcháis, respectivamente.

En la tarde de ayer se celebraron dos sesiones consecutivas de los tres líderes comunistas mediterráneos,

que estuvieron dedicadas a dar los toques finales a un borrador de documento traído desde Roma por

Enrico Berlinguer y que trata de ser una nueva declaración de principios de la "troika" eurocomunista.

Tanto la Prensa internacional como la mayoría de los Gobiernos occidentales han calificado la "cumbre"

como "un claro indicio de apoyo a la legalización del Partido Comunista Español", según informa el

corresponsal de D16 en Washington.

"Al mismo tiempo —añade—, la Administración Carter considera esta reunión como una muestra

irrefutable de la creciente importancia de estos partidos en el panorama político de los tres países

interesados: Italia. Francia y España."

La tripartita europea

Para el ex comunista francés Roger Garaudy y para la Prensa francesa en general, la reunión de Madrid

representa una doble victoria: la primera por realizarse en la capital de un país que fue durante cuarenta

años el centro del autoritarismo europeo, y la segunda porque, por primera vez, representa la reunión de

los tres máximos Partidos Comunistas europeos.

Mientras se celebraba la "cumbre" madrileña, los satélites de Moscú intentaban rápidamente convocar una

reunión antieurocomunista en Sofía (Bulgaria), con el fin de convencer a la opinión pública mundial de

que lo del euroeomunismo es una patraña y un invento de la Prensa y de los partidos burgueses, según

informa nuestro corresponsal en la República Federal Alemana (ver páginas de internacional).

La presencia de policías armados en los salones y entradas del hotel para impedir, por orden gubernativa,

cualquier desviación del programa previsto, no fue tan notable como la de las decenas de guardaespaldas

de los tres secretarios generales, que protegieron celosamente y en todo momento a sus respectivos

personajes.

No hubo amenazas

La centralita del hotel donde se alojaron Berlinguer y Marcháis y se celebró la sesión no recibió en

ningún momento llamadas de amenazas de los habituales grupos de extrema derecha, según pudo

confirmar D16.

En el Documento de Madrid se deja constancia de que "fuera de la vía democrática no es posible el

socialismo en los tres países: Francia, Italia y España". La palabra eurocomunismo como tal no aparece

en su texto y ni siquiera se utiliza el termino "movimiento".

Para Manuel Azcárate, ideólogo del PCE y encargado de sus relaciones internacionales, "dentro de la

diversidad existen entre los tres partidos coincidencias en la concepción y consecución del socialismo en

la libertad. La presencia de Berlinguer y Marcháis en Madrid confirma el papel que desempeñan en la

actual vida europea los partidos comunistas y demuestra que una verdadera democracia no es posible

concebirla sin la presencia legal de los comunistas".

En apoyo del PCE

Al término de las dos sesiones de ayer, en donde ya quedó aprobado el Documento, acudieron al hotel

donde se celebraban las reuniones Francisco Fernández Ordóñez, del Partido Socialdemócrata (integrado

en Centro Democrático); José María de Areilza, del Partido Popular i también miembro de CD); Joaquín

Ruiz-Giménez, presidente de Izquierda Democrática; Enrique Tierno Galván, del Partido Socialista

Popular, y Luis Yáñez, miembro de la Ejecutiva del PSOE. Todos ellos estaban invitados a una cena, que

se celebró en el mismo hotel, en honor de los líderes comunistas francés e italiano.

Pero Areilza y Ruiz-Giménez, aludiendo a "compromisos anteriores", no asistieron a la cena, limitándose

a hacer acto de presencia en el hall del hotel, en un gesto que se interpreta como símbolo de apoyo a la

legalización del PCE. Tampoco estuvieron presentes en la cena, pese a los rumores que indicaban que

asistirían, los dos obispos auxiliares de Madrid, monseñores Iniesta y Echarren. No estuvieron

representados en la cena los partidos a la izquierda del PCE, aunque se sabe que, por ejemplo, la

Organización Revolucionaria de Trabajadores (ORT) fue invitada a asistir, declinando tal oferta.

 

< Volver