Autor: Triviño López, Ricardo. 
 Finalizada la polémica valenciano-catalanista. 
 Ya hay misal vernáculo     
 
 Pueblo.    20/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 1. 

Finalizada la polémica valenciano-catalanistas

YA HAY MISAL VERNÁCULO

VALENCIA, 20. (PUEBLO, por Ricardo TRIVI-ÑO.) — Los libros litúrgicos básicos; es decir, el misal para fieles en lengua vernácula, ha tenido en Valencia su dilatada polémica que comenzó con la edición del llamado «Llibre del poble de Deu» (1.600 páginas) y que básicamente supuso la discusión de si la edición lanzada a la calle para su difusión en la región valenciana, se habría traducido al catalán o al valenciano por la Comisión interdiocesana valentina de textos de lengua vernácula encargada oficialmente de esta función. La Comisión diocesana de liturgia de Valencia estimó que la traducción no era la propia, considerando que era una traducción catalana más que valenciana, aunque la edición había contado con la aprobación y hasta patrocinio de los obispos de la región, y así dirigió una circular el día 22 de enero de 1976 con carácter de correspondencia oficial del arzobispado desautorizando la edición. El día 7 de julio el autor de la edición, padre Pedro Riutort, inició un proceso canónico contra la mencionada carta circular pidiendo rectificación y aclaración sobre 41 puntos de la carta en los que estimaba se producían tergiversaciones, calumnias y verdades a medias contra su actividad. La cuestión ha quedado zanjada no obstante con el escrito firmado ayer por el arzobispo de Valencia, monseñor García Lahiguera, en el que se señala, tras indicar a los sacerdotes que no duden en hacer uso de la lengua vernácula siempre que razones pastorales lo aconsejen que -los textos que habrán de emplear en la celebración son los que con la aprobación de los cinco obispos de nuestra región se publicaron en el "Llibre del poble de deu"». Con tal motivo y ante el propio arzobispo el preparador de la edición e iniciador del proceso canónico, padre Pedro Riutort, ha decidido mediante un escrito renunciar a la acción canónica judicial incoada.

 

< Volver