Azcárate: "No es una injerencia". 
 Carrillo propone un «pacto por la libertad»     
 
 Diario 16.    03/03/1977.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Azcárate: "No es una injerencia"

Carrillo propone un «pacto por la libertad»

MADRID. 3 (D16). — La "cumbre" eurocomunista nada tiene que ver con una injerencia en la política

española, dijo ayer Manuel Azcárate, responsable de relaciones internacionales del Comité Ejecutivo del

Partido Comunista de España, repitiendo palabras de Santiago Carrillo.

La visita de Marcháis y Berlinguer es considerada por Carrillo, dijo Azcárate, como un "gesto de

solidaridad hacia los trabajadores y hacia la democracia en general". A lo largo de su intervención en la

primera de las tres sesiones de trabajo de que constó la "cumbre", Carrillo habló de la necesidad de un

"pacto por la libertad", un acuerdo de todas las fuerzas políticas que acepten un juego democrático en lo

político y en lo social.

Hablando a casi un centenar de periodistas en el hotel Meliá Castilla, Azcárate, acompañado de Jean

Kanapa (PCF) y Sergio Segre (PCI), ambos encargados de relaciones internacionales de sus partidos, dijo

que a esta reunión llega cada partido comunista para "intercambiar opiniones sobre problemas que les son

comunes, en el marco de la solidaridad de las relaciones fraternales y de la unidad en la lucha por una

causa común".

Elecciones: Pacto entre caballeros

Siempre citando el parlamento de Carrillo, en la primera sesión de trabajo de la "cumbre", celebrada a

puerta cerrada, Azcárate señaló que los pasos decisivos hacia la democracia pueden ser la legalidad del

PCE y unas elecciones libres que permitan establecer nuevas bases constitucionales democráticas para la

vida española, Se refirió al papel desempeñado por el PCE para evitar la desestabilización y habló, en

términos comparativos, de la caída del fascismo en Grecia y Portugal.

Abundando en la necesidad de llegar a un "pacto para la libertad", Carrillo señaló que este pacto debe

abarcar no sólo a las fuerzas obreras y profesionales, sino también "a los capitalistas interesados en una

cooperación de España con Europa".

Coincidencias en la diversidad

Desmintiendo "ciertos rumores", Azcárate recalcó que "de todos es conocido que, dentro de la diversidad,

existen entre los tres partidos coincidencias en la concepción y consecución del socialismo en la libertad".

Una verdadera democracia, dijo más tarde, no es posible concebirla sin la presencia legal de los

comunistas.

Carrillo habló a sus colegas en francés, idioma de trabajo en la "cumbre", cuyas sesiones se desarrollan en

la "sala Escorial" del hotel Meliá Castilla. Se trata de un local de mediano tamaño, fuertemente

custodiado por los "servicios de orden" de los tres partidos comunistas. Cada una de las tres sesiones de

trabajo está presidida por uno de los secretarios generales y a ellas asisten los encargados de relaciones

internacionales de los tres partidos.

 

< Volver