Autor: Ortigueira, Guillermo J.. 
 Valencia. Ha perdido su anterior fisonomía y se politiza. 
 La feria del libro, otra cosa     
 
 Pueblo.    29/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

VALENCIA

Ha perdido su anterior fisonomía y se politiza

LA FERIA DEL LIBRO, OTRA COSA

VALENCIA 29. (PUEBLO, por G. J. ORTIGUEIRA.)— Poco queda de la imagen tradicional de la feria del libro valenciana, que atrás mostraba actividad de equipo y entendimiento absoluto entre sus organizadores. Nació hace doce años y progresivamente fue alcanzando un mayor atractivo a nivel ciudadano, dando, a su vez, como respuesta el aumento de ventas en las libros. Hoy la feria es otra cosa.

Las ideas de los organizadores se cruzan y no hay quien se aclare. Definitivamente, el certamen creado para la promoción y venta del libro, está politizado y conflictivo Al margen de todo ello, dicen —esto nunca se llega a saber con exactitud—, que a pesar de todo las ventas han sido mayores este año. Mejor. Pero lo que está muy claro es que la organización debe encontrarse de una vez. La triste experiencia de desavenencia entre el equipo organizador del pasado año ha perdido tensión en el presente certamen, porque la parte oficial —por aquello de la democracia— ha dejado hacer.

La desunión es clara. Al igual que la feria pasada, ha habido dos carteles. El segundó ´"con un marcado matiz político más que cultural. Los actos han tenido un opaco color, y contrastes políticos y apolíticos bien marcados. Las casetas han servido como murales de anuncios políticos, reivindicaciones, incluso de mítines. Mientras tanto, los libreros, «a priori», preconizaban una feria sin alicientes y sin ventas. Se abría sin ilusión. Causas de esta baja moral están en el momento económico del país. La organización de conjunto de la feria, y otras incidencias que no vislumbran buen panorama comercial. Los libros de texto y ensayo, por culpa de la huelga de los P. N. N., han perdido casi su venta toda. Al retrasarse el curso, el próximo año los consumidores de estos libros pasarán con lo que ya tienen, y así la crisis se agudiza. Otra cuestión viene siendo el emplazamiento definitivo del certamen. Unos abogan por cambiar de lugar, otros no. Pero el «tira y afloja» está ahí. Los optimistas aseguran que las ventas aumentarán en un 30 por 100 este año. El buen tiempo ha favorecido a la presencia de público, de esta feria que, como otro signo de desorganización, no se puntualiza si se clausura hoy o mañana.

Está muy claro que la feria debe cambiar y romper moldes, pero para ese cambio precisa una base organizada y no desunida —como la que hay—, organización y promoción es lo que falta al certamen.

Como dato más, añadamos que el libro político ha sido la vedette de la feria de este año.

«Eurocomunismo y Estado», de Santiago Carrillo, ha sido posiblemente el libro más vendido. Los temas sobre regionalismo valenciano a todos los niveles han sido muy buscados. Material había sobradamente Novela poca, muy poca. Digamos para final que paralelamente a la feria se ha abierto en Valencia el primer supermercado del libro de España.

 

< Volver