Autor: Millas, Jaime. 
 Mañana se celebrarán tres concentraciones en Valencia. 
 Desunión entre las fuerzas políticas del País Valenciano     
 
 El Adelanto.    07/10/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Mañana se celebrarán tres concentraciones en Valencia

Desunión entre las fuerzas políticas ante el Día del País Valenciano

JAIME MILLAS. Valencia

El Día del País Valenciano no contará con una manifestación unitaria como el pasado año, ni tampoco su previsible balance político será el de la unidad de las fuerzas democráticas en torno a la autonomía.

La conmemoración de la conquista del antiguo reino de Valencia por Jaime I, mañana domingo, adelantada una fecha por ser el 9 día laborable, ha supuesto una larga discusión política entre los partidos parlamentarios y extraparlamentarios, cuyos resultados han puesto en evidencia las primeras fisuras del consenso en el proceso preautonómico. En efecto, el domingo día 8, en la ciudad de Valencia, se celebrarán tres concentraciones distintas para celebrar la entrada de Jaime!.

Por la mañana, las fuerzas herederas del franquismo realizarán una vez más los actos tradicionales de descenso de la bandera de la ciudad desde el balcón del Ayuntamiento y su traslado en procesión cívica a los jardines del Parterre donde se encuentra la estatua ecuestre del rey Jaime I El pasado año los partidos parlamentarios negociaron con Ayuntamiento y Diputación su presencia en estos actos a cambio de acoger en la manifestación de la tarde, que reunió a más de 600.000 personas, a las autoridades franquistas y eliminar el símbolo de la bandera de cuatro barras para favorecer la unidad.

Al mismo tiempo los sectores valencianos nacionalistas celebrarán en la plaza de loros el Aplec del País Valencia, concentración tradicional del valencianismo militante reprimido por el franquismo, y que por primera vez se va a realizar en la ciudad de Valencia. Si bien la concentración no cuenta entre los organizadores con partidos políticos, el MCPV, OIC, PSAN, LCR y otros han expresado su adhesión a la misma, después de haber abandonado la mesa de negociaciones del Día del País Valenciano por la presencia de la derecha extraparlamentaria. Estas fuerzas han denunciado la falta de libertad de expresión con que se convoca la celebración al ser marginadas las fuerzas de la izquierda extraparlamentaria, que no están de acuerdo con la política del Consejo. A esta concentración asistirán los diputados Letamendia y Audet, el senador Xirinacs y el escritor Llompart. El diputado de UCD Burguera, perteneciente al Grupo Mixto del Congreso y promotor de un partido nacionalista de centro-izquierda representará junto al poeta Vicent André Estéllez la política y cultura valenciana.

La tarde estará centrada en la concentración convocada oficialmente por el Consejo del País Valenciano en la explanada de la plaza de la Virgen, donde se encuentra su actual sede, la Generalidad. A él se han adherido las cuatro fuerzas parlamentarias: la JJRV (Unión Regional Valencianista), grupo de la derecha extraparlamentaria creado después del 15 de junio, y por la izquierda extraparlamentaria ORC. PTE.

Partido Carlista y grupos de republicanos históricos. El programa tiene como puntos más destacados el discurso del presidente Albiñana, y la firma por parte de los partidos asistentes a la concentración del ya ultimada compromiso autonómico, que supone dar de hecho el voto afirmativo a la Constitución como vía para llegar al estatuto de autonomía.

Dirigentes del Movimiento Comunista y de la Organización de Izquierda Comunista, junto con los independientes Vicent Ventura, Josep Vicent Marqués, Albert Thous, Marcial Martínez, Concha Gisbert, Eduard Bartrina y Josep Giner, han firmado un manifiesto que con el título de «Más autonomía y política de izquierdas y menos consenso» realizan un detallado análisis del proceso preautonómico.

Según los firmantes, la lucha por un País Valenciano libre y socialista está al margen de la firma de un compromiso autonómico. En un documento facilitado ayer en una rueda de prensa señalan que la Constitución ha sido el producto de la política de consenso y, por tanto, es una Constitución que no reconoce, entre otros, los derechos de los pueblos y discrimina al País Valenciano en lo referente a la consecución de una plena autonomía.

 

< Volver