Autor: Cruz Román, J. M.. 
   Valencia, en desacuerdo sobre su nombre, su bandera y su idioma  :   
 País, región y reino, denominaciones discutidas. Opiniones diversas en relación a Cataluña. Proliferan los distintivos en cada tendencia. 
 Ya.    04/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Valencia, en desacuerde sobre su nombre, su bandera y su idioma

País, región y reino, denominaciones discutidas •Opiniones diversos en relación con Cataluña • Proliferan los distintivos en cada tendencia

VALENCIA

(De nuestro c o r r e s p o n a a 1, J. .M Cruz Román.)

No se han acallado las divergencias entre los valencianos que admiten la franja azul en su bandera y los que sólo toleran las cuatro barras, iguales a las de la enseña catalana. Hubo un momento, el 9 de octubre, al organizarse la gran manifestación en demanda del estatuto de autonomía, que pareció alumbrar caminos de acuerdo y solidaridad. De hecho, en tal manifestación figuraron libremente una y otra bandera. Pero ha quedado claro que sólo se agruparon entonces de manera circunstancial: Por la mañana de aquel día ya había tenido cada una su fiesta y celebración popular, y después, de entonces acá, han seguido manteniendo las dos sus posiciones antagónicas, "CHRISTMAS" Y ADHESIVOS.

Con motivo de las Navidades han circulado "christmas" de la "senyera" de franja azul llenos de entusiasmo valencianista. Al mismo tiempo, entre los automovilistas ya abundan variadas etiquetas adhesivas que proclaman, pegadas sobre el coche, las simpatías de su propietario por Valencia como "país catalán" o por Valencia rabiosamente diferenciada de todos sus vecinos. Es como si hubiese un, interés cada vez. mayor en emplear distintivos. O sea en distinguirse ostentosamente, caminando hacia la radicalización y no hacia la unificación.

Respecto al idioma, las controversias se mantienen encendidas. Algunos autores—Aguiló, Franch y Martínez Sospedra, bien recientemente—se ven obligados a explicar al público por qué le llaman ´valenciano" al lenguaje que se habla en Valencia. "Y e* que saben que hay lectores para los cuales eso es un desacato, pues estiman que siempre y sólo debe denominarse "catalán" la lengua que se habla en Cataluña, Valencia y Baleares. Otros, en cambio, defienden hasta, lejanías medievales la personalidad y solera de un idioma "valenciano", sin admitir fusiones con el catalán.

NI LEVANTE NI SURESTE

Valencia—como Roma en su tiempo—tiene el mismo nombre para la capital que para el reino. Ello le ha creado conflictos. La denominación "Levante" para señalar las tierras valencianas produce disgusto entre las gentes de aquí. El nombre de "Sureste", con el que se suele englobar a Alicante y Murcia, ha suscitado fuertes diatribas en el mundo valenciano. Parecía que todos esos rechazos tendían a defender otro nombre mejor, más propio y más extensamente aceptado. Sin embargo, no es así, porque Valencia también discute a la hora de decidir como quiere llamarse.

Desde los tiempos finales del régimen anterior ha venido haciendo fortuna el nombre de "País Valenciano" para señalar el conjunto de las tres provincias de Alicante, Castellón y Valencia. Se había impuesto casi sin oposición,, pero ahora ya aparecen ciaros signos de contraataque, movidos, seguramente, por la apreciación de que diciendo "País Valenciano" se acepta que éste sea uno de los "Países Catalana". El nombre de "Región Valenciana" y sobre todo el de "Reino de Valencia" vuelven por sus fueros. PANORAMA DIVIDIDO

La última expresión de esta postura la ha dado el Consell Valencia, agrupación nacida hace poco para aglutinar posiciones valencianistas, dirigiéndose al ministro de las Regiones con un escrito en el que piden se evita la "nefasta, ahistórica e ilegal" denominación de "País Valenciano". Aboga el mencionado Consell par el nombre de "Reino de Valencia", diciendo que no ha sido derogado por ley y que nadie puede cambiar sin su voluntad el nombre de una personalidad individual o colectiva, pues sería un atentado que condenan el artículo 12 de la Declaración de Derechos Humanos y el 53 de nuestra ley de Registro Civil.

El deseo de mantener una rotunda diferenciación respecto a Cataluña acaba de hacerse público también por un grupo de médicos que han manifestado su enojo ante el hecho de haber sido invitados a un congreso o reunión de pedíatras "catalanes". Su respuesta ha aparecido en la prensa y es una indignada repulsa a las tendencias de englobar la cultura de Valencia dentro del acervo de Cataluña. Otros, en cambio, las aceptarán. Como consecuencia, sólo se obtiene un panorama de desacuerdo en los umbrales de la autonomía.

 

< Volver