Tras las discrepancias que originaron la dimisión de Attard. 
 UCD de Valencia partidaria de la denominación de "reino"     
 
 Ya.    03/06/1980.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

pág. 12

Tras las discrepancias que originaron la dimisión de Attard

UCD de Valencia, partidaria de la denominación de «reino»

Broseta a YA: «Esto es lo que quiere nuestro electorado; reconocemos que nos metieron un gol e intentamos anularlo.» Queda roto el pacto de Benicasim.

La «línea dura» de la UCD valenciana, con Fernando Abril Martorell a la cabeza, se impuso por 56 votos contra 10 al sector de Emilio Attard, presidente de la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados, en la reunión celebrada por la ejecutiva centrista valenciana en la noche del lunes. En la votación se produjeron también cuatro abstenciones. Esto supone la ruptura del pacto político al que habían llegado los negociadores centristas, socialistas y comunistas en Benicasim y fija la posición oficial de UCD respecto al estatuto de autonomía valenciano en la denominación de «Reino de Valencia», y en la señera, con franja azul para representar a la comunidad autónoma. Socialistas y comunistas habían cedido en la cuestión de la bandera, pero no en la de la denominación, ya que mantenían la de País Valenciano, mientras el sector centrista de Attard defendía la de Comunidad Autónoma de Valencia.

Abril Martorell basó la defensa de la postura aprobada por los centristas en que de no adoptar estas posiciones adquirirían fuerza otras posturas políticas situadas a la derecha de UCD, ya que el respaldo popular de la denominación de «reino de Valencia» es grande en la capital de la provincia. El sector minoritario planteó la posibilidad de que la denominación «reino» fuera anticonstitucional, lo que rebatió el secretario de Estado para las Autonomías, Manuel Broseta, en la línea de Abril Martorell.

Broseta declaró a YA que la denominación «reino de Valencia» no era ni un invento ni un capricho, lo que había quedado demostrado con la multitudinaria manifestación del día 23 de mayo en Valencia, en la que participaron los partidarios del «reino y de la señera con banda azul. Añadió que lo que pretende UCD es conectar con lo que el pueblo quiere para no alejarse de su electorado. «Si los partidos políticos —señaló— no tenemos la suficiente sensibilidad para atender los sentimientos del pueblo en el problema de los símbolos, el pueblo puede tomar una postura de rechazo.»

Para Manuel Broseta el problema no es paralelo al navarro, en relación con su posible integración en la Comunidad Autónoma Vasca, ya que en Valencia se observa una menor crispación, aunque sí hay un rechazo a la injerencia catalana.

Manglano, nuevo presidente provincial

La denominación País Valenciano fue aceptada en principio por todos los partidos, pero, según Broseta, UCD se dio cuenta de que eso no es lo que quiere el pueblo y que, además, según la Constitución, el nombre de una comunidad autónoma había de ser el que mejor correspondiera a la tradición histórica. «Reconocemos que nos metieron un gol —nos dijo— e intentamos anularlo.»

El PSOE expulsó de su partido a varios alcaldes de la provincia, incluido el de Valencia, por defender el «reino» y la señera con franja azul, y esta misma división se da en la UCD, pero con la postura oficial contraria. Entre los centristas no ha habido expulsiones, pero Emilio Attard presentó su dimisión como presidente de la UCD valenciana por la cuestión de la denominación. José Luis Manglano, en la línea de Abril Martorell, ha tomado el relevo provisionalmente hasta el nombramiento oficial del consejo político.

 

< Volver