Autor: Conte, Rafael . 
   Paris: Un acontecimiento espectacular y simbólico     
 
 Informaciones.    02/03/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

PARIS: Un acontecimiento espectacular y simbólico

Por Rafael CONTE

PARIS, 2.

DE «acontecimiento espectacular y simbólico» califica «Le Monde» el encuentro de los tres líderes

«eurocomunistas», Berlinguer, Carrillo y Marcháis, que comienza hoy en Madrid. Encuentro seguido con

el mayor interés en las capitales occidentales y con inquietud en Moscú». No en balde la «Pravda» de

ayer reiteraba una vez más, en dirección a los comunistas italianos, que no se puede llegar al comunismo

a través de la aceptación del «Estado burgués».

Esta reunión, sigue el citado diario, será al mismo tiempo «una manifestación de apoyo al Partido

Comunista de España». Reunión que tiene precedentes: el encuentro hispano-italiano de Livourne en

1975: el francoitaliano de Roma en noviembre del 75; el mitin parisiense de Berlinguer y Marcháis al año

siguiente, y la conferencia romana ítalo-española de septiembre del 76. Los tres dirigentes han

multiplicado sus declaraciones «liberales» y «se han comprometido en la construcción de un socialismo

en libertad, aceptando la regla de la alternancia democrática y criticando las restricciones de las

libertades en la U.R.S.S. En este terreno, es el P.C.E. el que ha ido más lejos».

Esta línea es aprobada por otros pequeños partidos comunistas, como los de Gran Bretaña, Suecia y

Bélgica, por los griegos «del interior» y por lo» japoneses. Pero la situación es distinta en cada caso. Los

italianos se mueven en los aledaños del Poder, que les llevan a sostener un Gobierno que puede hacerle

perder el apoyo popular; los franceses, en vísperas de las elecciones del año que viene, forcejean con sus

aliados socialistas más poderosos para no «administrar la crisis capitalista». «El señor Carrillo, por su

parte, no aspira a participar en el Poder. Tras cuarenta años de total clandestinidad, el P.C.E. »e conforma

con poder hacer libremente campaña para conquistar el débil porcentaje de votos —entre el 5 y el ÍO por

100— que le atribuyen los sondeos.»

«France-Soir», por su parte, reitera el aspecto «simbólico» de la reunión «eurocomunista» que tiene lugar

en la que hasta no hace mucho fue la capital del «eurofascismo».

Lejos de Moscú, y contra Moscú, «se yerguen tres hombres, tres partidos que estiman que su

supervivencia depende de las distancias que tomen respecto a la ideología soviética».

AMBIGÜEDAD

Para «France-Soir», aunque los tres líderes comunistas no quieran hacer «fraccionismo». El

«eurocomunismo m o es una máquina de guerra contra la Ü.R.S.S.». Esta disidencia occidental se

desarrolla paralelamente a la que existe en el Este. «Lo que determina los límites de esta variante del

comunismo es que es algo esencialmente negativo, pues se define contra algo. Estos líderes saben lo que

no debe ser el comunismo, pero ¿pueden explicar lo que debería ser? Se desmarcan de la Unión Soviética

y reivindican una tradición liberal; pero hace ya tiempo que los socialdemócratas lo hacen mejor que ellos

en este terreno. El eurocomunismo, que va a ser oficialmente bautizado en Madrid, se resentirá de esta

ambigüedad.»

MARCHAIS, CON EL P.C.E.

El secretario general del Partido Comunista francés, Georges Marcháis, hizo público anoche un

comunicado antes de salir para Madrid, en el cual reafirmó su solidaridad «con el pueblo de España, el

Partido Comunista Español y las fuerzas democráticas que luchan para la llegada de una España

democrática. Hoy el pueblo francés se alegra de ver que en España se ha creado la posibilidad de una

profunda renovación democrática. Es nuestro deseo que se acabe con los obstáculos que limitan el pleno

restablecimiento de las libertades públicas. Y en este terreno aporto el apoyo de la opinión democrática

francesa a la legítima reivindicación de la legalización del Partido Comunista Español. Esta legalización

responde a los intereses de la democracia en España, pues sin ella no se puede hablar de elecciones

libres». En este comunicado se dice también que los líderes comunistas de los tres partidos

intercambiarán opiniones de interés común; que entre las tres organizaciones hay diferencias, pero

también muchos puntos comunes, y sobre todo que el objetivo común es crear una nueva sociedad en la

cual socialismo y libertad sean inseparables.

 

< Volver