Autor: Senti, Carlos. 
 Con el regreso, tras largas negociaciones, del Partido Socialista. 
 El ente preautonómico valenciano tiene ya Gobierno de concentración     
 
 ABC.    15/08/1981.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

NACIONAL

ABC/ 13

Con el regreso, tras largas negociaciones, del Partido Socialista

El ente preautonómico valenciano tiene ya Gobierno de concentración

VALENCIA (Carlos Sentí, corresponsal). Alrededor de las tres de la madrugada del jueves se levantaba la sesión (que había comenzado a últimas horas de la mañana del miércoles) en la que deliberaban representantes de UCD, PSPV-PSOE y PCPV-PCE. El acto tuvo lugar en el Palacio de la Generalidad, sede del Consejo del País valenciano, que comienza ahora una nueva etapa de su vida preautonómica.

«El Consejo valenciano afirma su determinación de llevar adelante la autonomía para nuestro pueblo con eficacia, acometiendo con decisión los problemas y temas pendientes, recabando las competencias necesarias para el normal desarrollo de sus actividades, gestionándolas con puntualidad y agilidad y dando en cada momento la respuesta adecuada a las justas reivindicaciones del pueblo valenciano.»

Como se ve por este párrafo del documento institucional —producto de la laboriosa reunión, resultado a su vez del aplazamiento de otras varias— elude los puntos de fricción tradicionales entre los planteamientos del centro y de la izquierda. No se dice-«País valenciano», como gusta a los socialistas, ni «Reino de Valencia», como prefieren los centristas.

Lo más sustantivo de esta reunión ha sido la vuelta de los socialistas y del único representante comunista al seno del ente, así como la distribución de las carteras. Esta es, provisionalmente, como sigue:

Presidencia, Educación, Hacienda, Agricultura, Obras Públicas y Urbanismo y un «conseller» sin cartera adjunto al presidente, para UCD. Vicepresidencia, Interior, Cultura, Trabajo, Sanidad y Seguridad Social, y Economía, Industria y Comercio (una sola cartera), para el Partido Socialista del País valenciano (PSOE). Al Partido Comunista se le adjudica, la cartera de Transporte y Turismo. Los partidos se encargarán del nombramiento de los correspondientes consejeros, en número de nueve, y cada Diputación nombrará uno, con lo que el total del Gobierno preautonómico es de doce.

MONSONIS SIGUE. Según todas las probabilidades, el castellonense y ucedista Enrique Monsonís volverá a asumir la presidencia, y es posible que el Consejo de Ministros, previsto para el próximo día 20, apruebe un decreto que, modificando otro de 17 de marzo pasado, dé la estructura de la presente etapa al Consell del País valenciano.

El acta redactada como resultado de la presente y laboriosa reunión lleva ya el nombre de «documentoinstitución» y recoge e incorpora diversos puntos que en su mayor parte tienen un carácter de generalización; como, por ejemplo, reclamar la rápida tramitación parlamentaria del Estatuto de autonomía, afirmar la voluntad de defensa y promoción de la lengua propia de los valencianos y pedir de la Administración Central mayor atención a los problemas de Valencia.

Todavía de madrugada, el representante socialista, Felipe Guardiola, José Luis Manglano, de UCD, y José Galán, del PCE, sostuvieron una rueda de Prensa con los periodistas, subrayando de nuevo que han que pasar por alto las diferencias de identidad y de símbolos, para hacer frente a los acuciantes y muy reales problemas socioeconómicos de Valencia.

Los buenos propósitos gustan a todos, y éste parece un paso efectivo, pero se hace notar que los problemas candentes en los que se simboliza y representa la tendencia pro catalanista o no de la autonomía valenciana permanecen sin tocar y siguen aplazados.

LARGAS NEGOCIACIONES. El acuerdo de ayer alcanzado por los grupos políticos indicados ha supuesto varios meses de negociación infructuosa en pos de un Gobierno de concentración —y de carácter transitorio, hasta que el Estatuto autonómico sea aprobado— en el ente preautonómico valenciano.

El más reciente de los intentos tuvo lugar el pasado día 5 de agosto, cuando el presidente provisional, Enrique Monsonís, se reunió en el Palacio de la Generalidad con representantes de UCD, PSOE y PCE.

Pero los resultados de aquel encuentro, según se reflejó en la Prensa (ver A B C del 6-VIII), fueron decepcionantes. No se consiguió entonces el reparto de carteras (consejerías), ni la ansiada reincorporación del PSOE al Consell, que los socialistas habían abandonado meses atrás cuando José Luis Albiñana dejó la presidencia del ente regional para ser sustituido por el centrista Monsonís.

No obstante, en la misma reunión del día 5 los partidos implicados esbozaron un acuerdo con vistas a redactar una especie de «pro-grama-marco» que resultar asimilable para todos ellos.

 

< Volver