La Comisión Constitucional lo dictaminó ayer. 
 El Estatuto valenciano enfrenta en el Congreso a UCD y PSOE     
 
 ABC.    31/12/1981.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 25. 

MIÉRCOLES 30-12-81

NACIONAL

ABC/9

La Comisión Constitucional lo dictaminó ayer

El Estatuto valenciano enfrenta en el Congreso a UCD y PSOE

MADRID. Después de nueve horas de debate en la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados, quedó dictaminado el proyecto, de Estatuto del País Valenciano, desde ayer Reino de Valencia.

La reunión, prevista para las diez de la mañana, tuvo problemas para su comienzo, entre ellos una petición del diputado de Alianza Popular Antonio Carro Martínez para que se sentase a su lado, en calidad de asesor, el presidente de Alianza Popular de Valencia, cuestión a la que, tras las oportunas consultas, accedió el presidente de la Comisión, Emilio Attard (UCD), que en principio se había negado a ello.

Al comienzo de la sesión, el diputado socialista por Valencia Juan Francisco Lerma pidió que el Estatuto continuara en fase de ponencia y que fuera desconvocada la Comisión, y aseguró que los socialistas se habían negado a firmar el informe de la ponencia no por desacuerdo, sino porque no habían sido estudiados todos los artículos del Estatuto.

Le contestó el diputado centrista por Valencia José Ramón Pin, quien señaló que consideraba correcta la convocatoria de Comisión. A continuación, el presidente, Emilio Attard, también de UCD, dijo que la Mesa constituida aprobaba por mayoría la convocatoria de la Comisión, una vez firmado el informe de la ponencia por la mayoría ponderada (UCD y CD).

El diputado de la Minoría Catalana Trías de Bes presentó la enmienda a la totalidad con texto alternativo de su grupo, de la que dijo que ampliaba las competencias del Estatuto con respecto a su actual redacción, y señaló que quería someter a votación la enmienda para poderla defender después en el Pleno de la Cámara.

El presidente de la Comisión anunció que la enmienda de la Minoría Catalana no podía ser votada, y que la Comisión debería votar el informe de la ponencia para tener un instrumento de trabajo sobre el que comenzar los debates.

Los socialistas se opusieron a este sistema, y el diputado de PSOE por Castellón Antonio Sotillo bajó de la Mesa presidencial para protestar enérgicamente desde su escaño y pedir que la enmienda fuera debatida y votada, que finalmente fue rechazada por dos votos a favor (Minoría Catalana y PNV), treinta y dos en contra (UCD, PSOE y CD) y dos abstenciones (PCE).

EL BUEN HUMOR DE ATTARD

Antes de proceder a la explicación de voto, Antonio Sotillo señaló que quería hacer constar en acta la protesta de su grupo por el procedimiento utilizado y afirmó que esa protesta sería elevada también «al presidente del Congreso de los Diputados de España», a lo que Emilio Attard contestó: «Menos mal que su señoría no lo va a hacer a un presidente del extranjero.»

Juan Lerma (PSOE) explicó que el voto en contra de la enmienda del Grupo socialista estaba basado en la creencia de su partido de que el mejor Estatuto posible para Valencia es el de Benicasim.

VOTO CONJUNTO UCD-CD

En esta sesión de la mañana, la Comisión dictaminó los siete primeros artículos del Estatuto. La tónica general fue el voto conjunto de UCD y CD y la acusación socialista de que el Gobierno está rompiendo los pactos de la Asamblea de Parlamentarios de la región valenciana, de la que salió el Estatuto.

El primer enfrentamiento surgió en el artículo primero, en el que fue aprobada una enmienda de Antonio Carro, de CD, por la que se sustituye el término «País Valenciano» por el de «Reino de Valencia». Los socialistas se opusieron con fuerza y, tras una larga polémica, Alfonso Guerra pidió que el debate de este tema fuera aplazado hasta febrero.

Tras la votación, Guerra anunció que el PSOE no apoyaba este Estatuto y que los acuerdos autonómicos están en peligro por culpa del Gobierno.

Los socialistas, con Guerra a la cabeza, acusan al Gobierno de conculcar los pactos autonómicos

En el artículo quinto, la bandera, se produjo otra gran polémica, siendo finalmente admitida una enmienda del centrista Ruiz Monrabal. También se produjo un largo debate en el artículo séptimo, referente al idioma.

POLÉMICA SOBRE COMARCALIZACION

En la sesión de la tarde, en la que se aprobó prácticamente todo el texto, hubo una importante discusión a propósito de la comarcalización y el mantenimiento de la estructura provincial en la comunidad autónoma valenciana.

Del artículo octavo al 46, la sesión transcurrió prácticamente sin ningún debate, aprobándose diferentes enmiendas, todas de UCD.

Fue en el capítulo relativo a la Administración local, donde saltó la polémica de la tarde al debatirse en el artículo 46 del Estatuto la comarcalización o división comarcal. Mientras que los socialistas pretendían mantener la necesidad de mayoría absoluta de votos para que las Cortes valencianas hagan esta división, tos centristas enmendaron, y así se aprobó, él texto para elevar el número de votos necesarios a dos tercios.

Igual polémica se desarrolló al tratarse otra enmienda centrista relativa al mantenimiento de competencias de las Diputaciones, que implica el mantenimiento de la estructura provincial. La enmienda volvía a establecer la mayoría de dos tercios y fue aprobada.

En este punto, los socialista insistieron en que UCD incumplía los pactos autonómicos generales, lo que impide el desarrollo de las competencias contenidas en el Estatuto.

MARÍA IZQUIERDO CONTRA ABRIL

La tensión subió en este punto del debate. Los comunistas, en intervención de Palomares, anunciaron su intención de desvincularse del Estatuto, aunque no abandonarían la Comisión de Constitución.

Los socialistas volvieron a insistir en la posibilidad de que la comunidad autónoma valenciana pueda desarrollar sus competencias y lanzaron al aire una acusación contra Abril: «Nos preguntamos si lo que quiere es desestabilizar al Gobierno».

Poco después sería la secretaria de Política Autonómica del PSOE quien recogería esta afirmación y lanzó un duro ataque: «Señor Abril —dijo—, con su peculiar manera de hacer política autonómica, usted está hundiendo los pactos firmados entre el presidente del Gobierno y el secretario general del PSOE. Usted tiene en su haber la peor política autonómica y el bloqueo de estos años es de su responsabilidad. Ustedes hoy están en el error y los socialistas les decimos que están además absolutamente solos.»

«Usted me supervalora a la hora de enjuiciar mi capacidad de desordenar», comenzó respondiendo Abril, para pasar a hacer una defensa de los pactos autonómicos que, dijo, «los vamos a cuidar como a la niña de nuestros ojos, porque yo he cumplido los pactos cuando estaba en el Gobierno y los cumplo también ahora».

Un último tema de confrontación fue la disposición adicional cuarta que regula el mecanismo de transferencia de competencias. Mientras que UCD enmendaba el texto para incluir la referencia, «todo en el marco de la Constitución», los socialistas se oponían insistiendo en la habitual argumentación de incumplimiento de los pactos.

A las nueve y media de la noche se levantó la sesión, tras aprobarse varias enmiendas a las disposiciones adicionales y transitorias.

 

< Volver