Autor: Muñiz, José Luis. 
   Roma: ¿Acuerdo secreto previo con Moscú?     
 
 Informaciones.    02/03/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

ROMA: ¿Acuerdo secreto previo con Moscú?

Por José Luis MUÑIZ ROMA, 2.

LA Prensa italiana de esta mañana da algunas informaciones sobre lo que debería ser la «carta magna»

del eurocomunismo que la «cumbre» de los partidos comunistas de Italia, Francia y España aprobarían

después de su reunión en Madrid.

El documento, ´´´una especie de nuevo breviario para el comunista occidental", según la revista

"L´Espresso", consiste en cuatro cuartillas de 23 líneas cada una, dividido a grandes rasgos en tres partes.

La primera está dedicada a la España del futuro, y en ella se pide la legalización del Partido Comunista

Español y de todos los partidos democráticos, la liberación de los presos políticos y que se mantenga una

actitud, vigilante frente a los movimientos fascistas y neofascistas. En la segunda se declara que la crisis

europea presenta aspectos comunes y exige soluciones también comunes. En la tercera, la más

importante, según la revista, se afronta el problema crucial: el pluralismo político, que seria definido en el

documento como "aceptación de la multiplicidad de fuerzas políticas y sociales, la libre circulación de las

personas dentro y fuera de cada Estado, la libertad y la autonomía sindical, el derecho de huelga y la

inviolabilidad de la vida privada, el respeto del sufragio universal, la libertad de religión y de cultura, asi

como la de expresión de las diversas corrientes filosóficas, culturas y artísticas". Según "El Corriere della

Sera", en el documento la expresión "eurocomunismo" no es utilizada, pero si se habla de convergencia

entre los tres partidos comunistas sureuropeos. Esta convergencia estaría basada en la aceptación de1

pluralismo democrático y en el "espeto de todas las libertades. Este tema, según el diario milanés, había

sido tratado anteriormente en encuentros bilaterales entre los comunistas franceses e italianos, y entre

éstos y los españoles, pero nunca por los tres partidos conjuntamente

Sobre la represión de los disidentes en los países del Este, el documento, según las indiscreciones de que

se hace eco "El Corriere della Sera", no pronunciará ninguna condena El tema será tratado en el capítulo

referente a "problemas internacionales", en el cual, de forma velada, se afirma la exigencia ene los

acuerdos de Helsinki sean observados de forma total por los países que los han suscrito. Ninguna alusión

se hace tampoco de la función de los partidos comunistas en el ámbito de la Comunidad Económica

Europea, al parecer, por oposición del Partido Comunista Francés. Otro diario milanés. "II Jornale

Nuovo", señala que "el eurocomunismo no nacerá hoy en Madrid" cita como fuente un autorizado, pero

anónimo dirigente del Partido Comunista Español, y da como razones: primera, que las posiciones de los

tres partidos no son, por el momento, idénticas; segunda, que sería prematuro crear ahora un centro

comunista regional contrapuesto a Moscú, y tercero, que sería igualmente prematuro que los tres partidos

expresasen un juicio crítico sobre los regímenes socialistas existentes en el mundo. De esta forma, según

"II Jornale Nuovo", la "cumbre" se transformará más bien "en una manifestación de apoyo y solidaridad

con el Partido Comunista Español", y concluye diciendo que en el plano del contenido programático la

"cumbre" se cerró prácticamente en la reunión preparatoria.

El diario romano "La República" y el turinés "La Stampa" hacen notar que probablemente la "cumbre" de

Madrid ha sido precedida por una serie de consultas con Moscú y quizá de un acuerdo entre el Partido

Comunista Soviético y los tres partidos comunistas europeos. De ello sería indicio un artículo aparecido

ayer en el "Pravda". cuyo carácter ideológico es insólitamente no agresivo. "La Stampa", por su parte,

dice que" el Partido Comunista de la Unión Soviética habría dicho a Gianni Cervetti, dirigente del Partido

Comunista Italiano, que ha sido recientemente enviado a Moscú, que el problema de los disidentes podría

poner en peligro la distensión entre Este y Oeste y habrían invitado a los comunistas de Europa occidental

a ser más cautos al discutir este tema.

2 de marzo de 1977

INFORMACIONES

 

< Volver