Autor: Cruz Román, J. M.. 
 En la jornada de lucha. 
 Valencia: Barricadas en la calle y sucesivas oleadas de manifestantes     
 
 Ya.    14/01/1977.  Página: 1-2. Páginas: 2. Párrafos: 3. 

En la jornada de lucha

Valencia: Borricadas en la calle y sucesivas oleadas de manifestantes

Fue quemada una bandera nacional en un kiosko • La Policía, reforzada, no logró hacerse con el control hasta la entrada de la noche

VALENCIA, 14. (Por teléfono, de nuestro corresponsal, J. M. Cruz Román.)

Toda Valencia ha visto alterada la vida de sus Calles esta tarde por los abundantes saltos de manifestación que se sucedían, desde las siete y media, por los barrios periféricos en las principales vías de circulación, en las encrucijadas céntricas y en las zonas residenciales. Los manifestantes han levantado barricadas y atravesado coches en numerosos puntos de la ciudad, originando grandes atascos de tráfico.

Esta jornada de lucha estaba convocada inicialmente por las fuerzas sindicales de los ramos del metal y la construcción, que viven momentos muy conflictivos en la provincia, con cierres de centros laborales que como en el caso de la construcción duran ya más de tres semanas. La iniciativa de manifestarse hoy contó en seguida con la adhesión de otros sectores laborales y del mundo estudiantil. Todos, con la consigna de reunirse en sus centros de trabajo o en sus facultarles para iniciar la marcha sobre el centro, se han lanzado esta tarde a la calle.

BARRICADAS

El resultado de las múltiples manifestaciones, subdivididas, disueltas por la Policía y vueltas a reorganizarse, ha sido un total de doce o catorce cortes de calles de mucho tráfico, con barricadas y vehículos atravesados, que en algunos casos, como en la avenida de Peris y Valero, se trataba incluso de camiones. En la calle de Ciscar, en la gran vía del Marques del Turia, en Duque de Calabria y en la avenida de José Antonio se repetían las barreras de automóviles cruzados en medio de la calzada. En la calle de Játiva, en una de las confluencias de tráfico más importantes del centro de la ciudad, no sólo han atravesado numerosos coches los manifestantes, sino que también han situada en la calzada bidones de basura, mesas y sillas de las terrazas de los bares, trozos de hierro y barandas arrancadas de las aceras.

Aquí también han quitado la bandera nacional de un quiosco y rociándola con gasolina de una moto, la han prendido fuego, mientras la masa de manifestantes esgrimía banderas tricolores y rojas. Los grupos que integraban los distintos saltos de manifestación estaban compuestos por cifras que oscilaban entre el medio centenar y el millar de personas, aunque al mismo tiempo actuaban por las diversas barriadas valencianas aproximadamente una veintena de estos grupos. La Policía Armada, que había reunido en Valencia varias compañías de refuerzo llegadas de otras plazas, ha hecho acto de presencia desde media tarde, cubriendo la demarcación de la glorieta donde se había señalado en un principio la primera cita de manifestación y desplegando gran número de efectivos por los demás puntos de supuesta concentración de manifestantes. Estos disponían de un servicio de enlaces en motocicletas que comunicaban en ocasiones unos puntos con otros y avisaban a sus compañeros la llegada de la fuerza pública. La Policía ha disparado gran abundancia de botes de humo y los manifestantes han arrojado tres "cocteles Molotov" contra los guardias.

Han sido apedreados los coches que intentaban zafarse del obstáculo de las barricadas por la propia barrera de los manifestantes, enlazados para cortar el tráfico. La Policía ha retirado motocicletas a diversos conductores y ha practicado algunas detenciones.

En determinado momento se ha visto a algún paisano enfrentarse a los manifestantes esgrimiendo una pistola. A las diez de la noche la calma retornaba en Valencia.

 

< Volver