Autor: Muñoz, Manuel. 
 El presidente autonómico considera prioritario conseguir una administración eficaz. 
 La Generalitat valenciana dará prioridad a la economía y a la enseñanza de la lengua autóctona, afirma Joan Lerma     
 
 El País.    02/12/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

EL PAIS, jueves 2 de diciembre de 1982

El presidente autonómico considera prioritario conseguir una administración eficaz

La Generalitat valenciana dará prioridad a la economía y. a la enseñanza de la lengua autóctona, afirma Joan Lerma

MANUEL MUÑOZ, Valencia

Reconstruir las zonas inundadas, dotar de eficacia a la administración autonómica, programar el futuro económico del País Valenciano y poner en marcha la enseñanza de la lengua autóctona, de acuerdo con criterios científicos, son las prioridades de actuación del primer Gobierno autónomo valenciano, según unas declaraciones concedidas a EL PAÍS por el socialista Joan Lerma, presidente de la Generalitat Poco después del nombramiento del nuevo Consell, Lerma enunció las líneas de actuación para la fase autonómica provisional, que concluirá en abril o mayo próximo con las elecciones a las Cortes valencianas.

El presidente pretende hacer posible, mediante las primeras medidas de Gobierno, que los valencianos recuperen la ilusión por la autonomía. Igualmente, trata de sacar la administración autonómica de la semiclandestinidad de la época de Enrique Monsonís.

Lerma ya estableció un orden de prioridades de actuación en agosto pasado, cuando su discurso de investidura, tras ser elegido por la Asamblea Provisional de la Generalitat. Como la sanción real y la publicación oficial del nombramiento se retrasaron hasta la pasada semana porque UCD, disconforme con la forma de elección, estuvo dilatando los trámites, han surgido en los meses transcurridos acontecimientos que hacen variar el panorama en la comunidad autónoma.

"No podíamos prever entonces", dice Lerma, "la catástrofe que luego han producido las inundaciones ni la magnitud de los daños ocasionados. Ahora, el programa ha de ser menos ambicioso y hay una prioridad fundamental, que se centra no sólo en las actuaciones inmediatas de asistencia en las zonas afectadas, sino también en la planificación a medio y largo plazo para la reconstrucción".

"En este sentido", añade, "hay que pensar que no ha ocurrido lo mismo en Cataluña que aquí, ya que la administración autonómica valenciana no ha podido intervenir porque carecía de competencias para ello.

Por lo pronto, estamos intentando que el interlocutor con la Administración central para las actuaciones relacionadas con las inundaciones sea la Generalitat".

Problemas a resolver

El segundo gran objetivo que Lerma se propone es simplemente "que funcione adecuadamente la administración autonómica".

Para ello "es necesario resolver una gran cantidad de problemas; desde los más mínimos, como la creación de una infraestructura suficiente que ahora no existe, hasta intentar poner remedio al desorden que supone la gran cantidad de categorías y tipos de contratos existentes entre los trabajadores del Consell".

Preguntado sobre si se puede hablar de que existe caos administrativo, el presidente contesta que "sí, bastante". Pero insiste en que el problema más grave es la falta de una infraestructura mínima.

Pone como ejemplo el hecho de que en Presidencia había una subsecretaría que no estaba dotada y era desempeñada por un funcionario. "Esto podría parecer bueno desde el punto de vista del ahorro, pero no lo es desde la perspectiva del servicio que la comunidad autónoma ha de prestar a los ciudadanos".

En otro aspecto, la economía preocupa especialmente al presidente de la Generalitat. De acuerdo con la distribución de carteras que anunció el lunes, desaparece Economía, anteriormente unida a Industria y Comercio, y sus competencias han pasado a una subsecretaría de Programación Económica, vinculada a Presidencia. De esta forma, Lerma controlará directamente este área.

Para el presidente, durante los próximos meses, lo que se puede hacer en este campo es "empezar a poner las bases para el desarrollo futuro de la economía valenciana". "Vamos a intentar planificar el futuro, y para ello hemos comenzado a estudiar qué tipo de industrias pueden sobrevivir en nuestro territorio de acuerdo con el reparto internacional del trabajo".

"Aquí ha habido un proceso de industrialización disperso", dice Lerma, "no programado, y tenemos una industria que sufre la competencia de los países con desarrollo incipiente porque tienen costes más bajos que los nuestros. El futuro plantea la necesidad de una mayor inversión en tecnología media, que podríamos exportar mejor que los productos que esta tecnología produce".

"Por otra parte, estamos en un proceso de análisis y conocimiento de la llamada economía sumergida" —industrias y trabajo clandestinos— "para intentar vislumbrar las salidas que este fenómeno tiene". Junto a ello, también habría que intentar evitar "la reestructuración salvaje que se está produciendo en algunos sectores económicos valencianos".

Decreto de bilingüismo

Finalmente, está el problema de la enseñanza de la lengua autóctona, paralizada por los enfrentamientos entre los partidos de la derecha por una parte, que desean introducir una ortografía diferente de la catalana tradicional, y la izquierda y los enseñantes, de otra, defensores de la unidad lingüística. Por primera vez, los socialistas tienen la cartera de Educación en el Consell.

"Las discusiones de los últimos años", afirma el presidente, "han impedido la puesta en marcha de la enseñanza del valenciano, a pesar de que hay, incluso, horarios previstos para ello. Nosotros vamos a poner en marcha el decreto de bilingüismo, ya que hay presupuestos del Estado para ello, y, consiguientemente, intentaremos impulsar la enseñanza del valenciano, sin obligar, por supuesto, a nadie a que lo aprenda".

"En relación con ello, hay que decir también que se ha politizado excesivamente la discusión sobre la lengua. Hay que desdramatizar y despolitizar. Es algo que debe resolverse sobre bases, y criterios científicos, y vamos a poner los medios para que sea así sin entrar en el tema político".

Vieja aspiración

Junto a la circunstancia de que es la primera vez que los socialistas tienen la consejería de Educación, se da la realización de una vieja aspiración de éstos, que nunca había sido posible hasta ahora: unirla con la cartera de Cultura. Cipria Ciscar, consejero de Cultura en el Consell pre-autonótnico, es quien ahora detenta ambas competencias.

Aunque Lerma se muestra especialmente reservado sobre este tema, se prevé que mañana, en el primer pleno que celebrará el Gobierno de la Generalitat, Ciscar presente un decreto que supondrá el primer paso para la actuación en materia de enseñanza de acuerdo con los "criterios científicos" que enuncia Lerma.

Los sindicatos de enseñantes del País Valenciano, que se han manifestado sistemáticamente en contra de la política de secesionismo lingüístico puesta en práctica por la anterior consejera de Educación, Amparo Gabanes, del grupo de UCD, mantienen una actitud de moderado optimismo a la espera de las primeras disposiciones de la Generalitat en este campo.

 

< Volver