Autor: Barbero, David. 
 La Diputación de Vizcaya censura al ministro de la Gobernación por la autorización de la "Ikurriña". 
 "Hemos sido engañados"     
 
 Informaciones.    20/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

LA DIPUTACIÓN DE VIZCAYA CENSURA AL MINISTRO DE LA GOBERNACIÓN POR LA AUTORIZACIÓN DE LA «IKURRIÑA»

«HEMOS SIDO ENGAÑADOS»

HAN DIMITIDO LOS GOBERNADORES CIVILES DE GUIPÚZCOA Y VIZCAYA

NUMEROSOS AYUNTAMIENTOS GUIPUZCOANOS HAN IZADO YA LA BANDERA VASCA

BIL.BAO, 20 (INFORMACIONES, por David Barbero.

LAS normas dictadas el pasado martes por el Ministerio de la Gobernación para regular el uso y exhibición pública de la bandera bicrucífera vasca, conocida como «ikurriña», han producido en el País Vasco reacciones contrapuestas y hasta encontradas.

Han dmuuciij ¡os gobernadores civiles de Viacaya y Guipúzcoa, don José Antonio Zarzalejos y don José Manuel Menéndez Manjón. Aunque se han negado a explicitar las razones concretas de su actitud, aludiendo de modo general a los ültimos acontecimientos, es opinión. generalizada que su dimisión está encaminada a favorecer el relevo ya previsto por el Gobierno y que, según todos los indicios, se llevará a cabo mañana en el Consejo de ministros. Según estas opiniones, serian también sustituidos los gobernadores civiles d« Álava y Navarra.

A las pocas horas de nacerse públicas las normas dictadas por el Ministerio de la Gobernación, que regulaban el uso y exhibición pública de la bandera bicrucífera vasca o «ikurriña», autorizando su presencia junto a la bandera nacional, at se salva siempre el carácter preferente de ésta, y prohibiendo que las fueras del orden persigan a los que la porten, ae ha producido ya una violenta polémica entre los que ae han manifestado satisfechos por esta decisión, por considerar que era una de las peticiones más unánimemente invocadas en los últimas meses por el pueblo vasco, y los que se han opuesto a la misma, por estimar que es dar un rango oficial bien a una bandera de partido, o. según otros, a una bandera que as símbolo del separatismo.

A estas dos posturas se puede añadir una tercera, aunque ésta se ha manifestado mucho mas sutilmente: la de los representantes de un acusado nacionalismo, que han argumentado que las consecuencias próximas de la autorización ctel uso de la, «ikurriña» serán la pérdida de popularidad de esta bandera, y sobre todo, la merma en el significado de la lucha por la reivindicación de los caracteres políticos sociales y culturales del País Vasoo, ya que, según su opinión, en los primeros días, e incluso semanas, se producirá una gran abundancia de banderas bicrucíferas, pero pronto caerá en el olvido o en la monotonía.

LA DIPUTACIÓN, CONTRA EL MINISTRO

Por su parte, entre las Instituciones que se han manifestado más abiertamente en contra de la autorización de la «ikurriña», cabe destacar a la Diputación de Vizcaya, que en un pleno extraordinario, al que asistieron ayer catorce de los dieciocho miembros, aprobó por unanimidad una moción en la que se niegan a utilizarla. En la moción, propuesta por el presidente en funciones, se aludía a los recientes acontecimientos ocurridos en el País Vasco, asi como a las reuniones mantenidas por el ministro de la Gobernación en Pamplona y Vitoria con los alcaldes vaseos y la visita de cuatro representantes de éstos a Madrid. A continuación se califica de «desgraciada» y «sibilina» la instrucción dada por el citado Ministerio sobre el uno W la «ikurriña», añadiendo a continuación:

«Vamos a decirlo claramente: hemos sido engañados. Nosotros no nos hemos opuesto al uso de banderas políticas, pero no podemos admitir que las mismas puedan ondear en centros oficiales, en esta casa, como parece desprenderse de la sibilina instrucción del Ministerio de la Gobernación.

Vizcaya tiene su bandera, tradicional y vieja, y no es tolerable que en esta casa puedan colocarse algunas partidistas y extrañas a su vida y a su historia. Amamos a esta tierra y por este amor y por lealtad y fidelidad a unos principios intocables, con voz alta he de decir que estamos siendo, sistemáticamente y con subterfugios, engañados.»

La propuesta se concrete en los dos siguientes puntos

«Primero: A que este palacio provincial y en todos los edificios públicos de esta Corporación ondeen, únicamente y por siempre, la enseña nacional y el pendón del Señorío, excluyendo a todas las partidistas.

Segundo: Calificar de lamentable la instrucción del ministro de la Gobernación, por discordante con todo lo tratado, censurar su actuación en el tema que nos ocupa, y solicitar urgentemente audiencias de Su Majestad el Rey y del presidente del Gobierno. para exponerles estos sentimientos.»

«IKURRIÑAS» POR TODAS PARTES

Mientras tanto, en muchos Ayuntamientos del País Vasco, y principalmente en la provincia de Guipúzcoa, se celebraron plenos extraordinarios en los que como único tema se trató el de la colocación o no de la «ikurriña» en el balcón de los mismos, Junto a la bandera nacional y a la enseña o pendón de la localidad. A estos plenos extraordinarios ha asistido una gran representación de los ciudadanos residentes en el municipio, lo que ha provocado que se hayan producido aplausos y se hayan entonado canciones nacionalistas en el momento en que los miembros de las Juntas municipales han aprobado la colocación de las «Ikurriñas».

fia acto de colocación, que en la mayoría de los casos se ha llevado a cabo inmediatamente después de los plenos, también se ha llevado a cabo en presencia de numerosas personas en las plazas del Ayuntamiento, que en un alto porcentaje llevan en la actualidad los nombres de plaza del Generalísimo o del 18 de Julio. En estas concentraciones, la «ikurriña» fue acogida con grandes aplausos, a la vez que se gritaban peticiones de liberación de los presos políticos y «amnistía denonzat» (para todos).

Especial significación ha tenido el acto de izar la «ikurriña» en San Sebastián, por coincidir con la festividad de su Patrón, San Sebastián, que se celebra hoy. Por esta razón, la colocación de la «Ikurriña» se retrasó hasta las cero horas de hoy, a pesar de que el pleno en que fue tomado por unanimidad el acuerdo de ponerla, se adoptó a primeras horas de la tarde.

De esta manera, la «ikurriña» fue colocada en el balcón del edificio antiguo de la Casa Consistorial, que en la actualidad es la biblioteca pública municipal, coincidiendo con la celebración de la gran fiesta de la «tamborrada», manifestación festiva tradicional, y que en esta ocasión se convirtió de un modo más abierto, en una manifestación de desbordado entusiasmo nacionalista, a pesar de los severos controles establecidos por la Policía en las entradas dé la capital donostiarra.

INFORMACIONES

 

< Volver