Sobre la "Ikurriña"     
 
 Pueblo.    20/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

SOBRE LA «IKURRIÑA»

Señor director:

A los solos electos fie desdramatizar el país y suavizar tensiones considero un acierto la circular del Ministerio de la tktbernación autorizando el uso de la «ikurriña» o bandera bicrucífera —que, por desgracia, se parece demasiado a la bandera inglesa— en diversas zonas de las provincias vascas. Las banderas han nacido siempre en algún momento, inventadas o creadas por alguien, lo mismo que la nacional fue decretada por Carlos III al final de su reinado como enseña de la Marina a fin de que la bandera usada hasta entonces, que era la blanca con flores de lis, no se confundiese con la de Francia y Ñapóles. Sólo más tarde esa bandera naval fue oficial también en tierra, creo que en tiempos de Narváez, convirtiéndose en nacional desde hace algo menos de 150 años. Me parece Que sobre estos temas hay una interesante conferencia, u opósculo, de Antonio Cánovas.

Pero lo que sucede, señor director, es que la «ikurriña» tiene mucho menos sentido en el señorío de Vizcaya, donde existe una bandera tradicional y multisecular, lo mismo que en Cataluña, o en Valencia, o en Baleares, o en Asturias, o en regiones donde existió una enseña históricamente anterior a ia hoy común de toda España. Alguna razón puede tener la Diputación de Vizcaya al reclamar como bandera suya especialisima y singular la tradicional del señorío. ¿Pero es esta causa suficiente para que en aquetla provincia no se haga uso de la que está autorizada? Siempre que se respete a la nacional, lo cual es punto clave, no hay por qué prohibir gubernativamente bandera alguna. La prohibición a la larga hace las cosas simpáticas, e incluso deseables. No conviene volver a caer en el error de antaño.

Señalándole la diferencia entre la «ikurriña», nacida a finales del siglo XIX como bandera de un partido, y la enseña secular del señorío de Vizeava, queda suyo affmo.

Julio UGALDE MARTÍNEZ Bilbao

 

< Volver