Joven secuestrado durante más de cuatro horas  :   
 Al parecer les fue imposible a los secuestradores realizar una operación posterior. 
 ABC.    06/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Joven secuestrado durante más de cuatro horas

Al parecer tes fue imposible a tos secuestradores realizar una operación posterior

BILBAO, 5. (Por teléfono de nuestro corresponsal, Adolfo Roldan.)

Durante cuatro horas y quince minutos, un joven alavés, Rafael Sáez Rodriguez, de veintisiete años de edad, hijo de un concejal del Ayuntamiento de Vitoria, permaneció secuestrado por cinco jóvenes el pasado martes, día 4, según ge ha sabido hoy. Cumplidas esas cuatro horas y quince minutos, los secuestradores lo pusieron en libertad en Vitoria, ordenándole que no dijera nada de lo ocurrido a la Policía. Parece ser que los secuestradores se habían apoderado de él para utilizar su coche en una acción o secuestro posterior, pero por circustancias que se desconocen esta operación posterior fue abandonada por el comando secuestrador.

Según declaraciones del secuestrado, los hechos se produjeron así: a las doce horas de la mañana del día

4, cuando Rafael Sáez Rodríguez salía de una pastelería sita en ei cruce de las calles Senda de los Canónigos y los Herranz, en la capital alavesa, dos Jóvenes de diecinueve y veintiún años le encañonaron con armas cortas, ordenándole que se introdujera en el coche propiedad del secuestrado, un Seat 131 matrícula VI-3255-C. Posterior mente se introdujeron también dentro del coche los dos secuestradores, sentándose uno de ellos al volante del vehículo y otro en «1 asiento posterior, mientras al secuestrado lo dejaban sentado en el asiento al lado del conductor. Inmediatamente pusieron el coche en marcha, dirigiéndose hacia Arechabaleta, donde repostaron, abonando el precio de la gasolina uno de los secuestradores. Más adelante se dirigieron hacia Mondrágón, estacionando el coche en las proximidades del caserío Uzdala, donde se apearon, tomándole la documentación al secuestrado, nombre y dirección.

Allí montaron otros tres jóvenes, maniatando al secuestrado y colocándole esparadrapo en la boca, metiéndolo posteriju-mente en el maletero del vehículo.

Durante tres horas—según la declaración del secuestrado—los secuestradores recorrieron diferentes carreteras y caminos vecinales, deteniéndose repetidas veces. Finalmente regresaron a las proximidades de Mondragón, donde se acercó hasta el coche del secuestrado otro vehículo que hasta entonces había permanecido oculto Se trata de un Seat 124, de color beige, que iba ocupado por otro Individuo. Esta componente del comando secuestrador se introdujo también en el coche del secuestrado, recorriendo, igualmente todas las proximidades de Mondragón Finalmente, se detuvo el vehículo, sacando al secuestrado del maletero y devolviéndolo al asiente delantero, contiguo al conductor Una vez así, los secuestradores celebraron una reunión en el interior del Seat 124, de color beige, matrícula de San Sebastián, escuchándose una fuerte discusión entre los secuestradores. Después regresaron al lado del secuestrado, oyéndoles decir éste que la operación no podía llevarse a cato.

A uno de los secuestradores se le cayó una bolsa de plástico en la que iban dos pelucas, una con pelo moreno y otra de pelo rizado.

Transcurridos unos minutos, los dos jóvenes que le habían secuestrado en Vitoria montaron en el vehículo y se dirigieron a gran velocidad hacia Vitoria, deteniendo el vehículo frente a la sala de fiestas El Elefante Blanco, donde abandonaron el vehículo y al secuestrado, dándose ellos a la fuga. Antes de desaparecer le dijeron al secuestrado que no informara de nada de lo ocurrido a la Policía y que, en caso de descubrirse, informara que le habían vendado los ojos y que no había podido reconocer a los secuestradores.

Parece ser que loa secuestradores eran dos jóvenes de diecinueve a veintiún años, uno de ellos de 1,70 metros de estatura, de complexión fuerte, pelo moreno, con alguna cana y gafas graduadas. El otro, de 1,66 de estatura, también moreno y más delgado que el anterior. El secuestrado es hijo de un concejal del Ayuntamiento de Vitoria por el ramo sindical. ES obrero especialista y carece de antecedentes de tipo político.

Parece ser que la Policía supone que con este secuestro el comando pretendía apoderarse de un vehículo para llevar a cabo otra operación que, por motivos que se desconocen, abandonaron. Fuerzas de la Guardia Civil y la Policía Investigan el caso para tratar de identificar a los secuestradores y detenerlos.

 

< Volver