País Vasco. 
 Incidentes en las reivindicaciones pro amnistía     
 
 Informaciones.    07/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

MANIFESTACIÓN POPULAR ENÉRGICAMENTE IMPRIMIDA POR LA POLICÍA EN PAMPLONA: OCHO HERIDOS

Intensa camparía pro amnistía en el País Vasco

PAMPLONA, 7 (INFORMACIONES, por David Barbero).

DE las numerosas manifestaciones, encierros en iglesia» —que se pueden cantan: por centenares— y huelgas de hambre que tuvieron lugar durante la víspera y festividad de los Reyes en diversas localidades vascas, incluyendo la espectacular acción de dos personas rábidas en la chimenea de una de las factoría» de la empresa Babcock Wilcox, de Bilbao, cabe destacar sobre todas la reclusión durante dos días de 51 personas en el Ayuntamiento de Pamplona, su salida ayer a, las siete de la tarde y el intento de manifestación de estos encerrado» y varios miles de personas concentradas ante la Casa Consistorial, que no se pudo llevar a cabo a causa de la Intervención, especialmente violenta y contundente, de las fuerzas antidisturbios, que en espectacular despliegue disuatorio habían «ocupado» la plaza del Ayuntamiento y otras zonas de la parte vieja de la ciudad horas antes de la señalada vara realisar la citada manifestación pro amnistía.

Las 51 personas encerradas en el Ayuntamiento habian hecho público con anterioridad un comunicado en el qap explicaban su actitud canso apoyo a las peticiones de amnistía total de presos y «aullados políticos y también a ia abolición de las leyes discriminatorias para la mujer, haciendo especial referencia a los casos del joven Ricardo Recorte, herido por la fuerza pública en el transcurso de otra manifestación semejante desarrollada en la tarde del día 24 de diciembre, y de Mirentxu Purroy, directora de la revista «Punto y Hora de Euskalerria», que se halla en «prisión rigurosa» por el supuesto delito de injurias a las fuerzas armadas.

Hacia las siete de la tarde unas 4.000 personas intentaron concentrarse en la plaza del Ayuntamiento para llevar a cabo una manifestación pro amnistía, en unían de los que de hallaban encerrados en el Ayuntamiento, que tenían prevista su salida en ese momento. Las fuerzas antidisturbios impidieron cu concentración. El actual alcalde en funciones de Pamplona, señor Caballero, y el señor Erice, que está temporalmente apartado gubernativamente del cargo a causa de un discutido proceso judicial, tuvieron que intervenir ante el gobernador civil de Navarra para que la Policía dejera salir libremente a los encerrados.

Esto fue concedido, pero inmediatamente después las fuerzas antidisturbios iniciaron la dispersión de todas las personas que se encontraban en la plaza del Ayuntamiento y en las calles de la parte vieja de la ciudad, utilizando abundantemente las porras, balas de goma, botes de humo, desalojando repetidamente de bares y otros establecimientos incluso a las personas que no tenían nada que ver con la manifestación.

En determinadas calles se formaron algunas barricadas, al cortar los manifestantes el tráfico con algunos de los coches que estaban allí estacionados. Como consecuencia de esta violenta intervención de las fuerzas antidisturbios, dos personas se hallan en el Hospital Provincial de Pamplona con heridas de especial gravedad, de una de ellas se teme la pérdida de un ojo, a causa del impacto de una bala de goma, y otra tiene una rotura de fémur. Asimismo, media docena más de heridos tuvo que ser atendida de contusiones y heridas de menos consideración.

En cuanto a las manifestaciones de Bilbao, éstas han tenido lugar tanto en la parte céntrica de la ciudad, como en varios de sus varrios. Estas manifestaciones se desarrollaron con normalidad, pacificamente y sin que interfiriera la Policía. Los manifestantes portaban «ikurriñas» y gritaban «Amnistía y libertad y «Presos a la cacalle, a la vez, que llevaban pancartas sobre el mismo.

ENCIERROS EN NUMEROSOS TEMPLOS

jai cuanto a les encierros «D las iglesias, dentro de la BPwAncda de Vizcaya cabe destacar el de doscientas personas que se recluyeron en la parroquia del Carmelo, del barrio de Sanctuchu, de Bilbao.

Estas personas han abandonado el encierro en tamos sucesivos, y gran parta de ellos participaron posteriormente en la manifestacion que tuvo lugar ayer en dtetao barrio bilbaíno. Otros cincuenta persónas han permanecido en la iglesia de San Félix de Cantalicia. Además, grupos de jóvenes se recluyeran en la parroquia de Santa María de Portugalete, en la del Carmen, del barrio de indauchu, y otras más.

En la localidad alavesa de Llodio, la Policía desalojó a tec dos de la madrugada a mas de den personas que sé batían recluido en el templo de San Pedro Lamuza, despues de que, tanto el capitán de la Guardia Civil como el párroco les habían aconsejada que salieran de la iglesia pacificamente, sin embargo, a primeras horas de la mafiaoa, se recluyeron de nuevo otras setenta personas que intentaron, sin conseguirlo, linr un comunicado en las primeras misas. El párroco Lo impidió, autorizándolo posteriormente. Se dio el caso de que en la musa de las doce y media, cuando se iba a comenzar la lectura del comunicado en el que se pedía la amnistía, la alcaldesa de la localidad, doña María Josefa Ochoa, abandonó ostentosamente el templo, en seña1 de desaprobación.

 

< Volver