Autor: Barbero, David. 
   Ayer, dos nuevos secuestros "relampago"  :   
 Se sospecha que E. T. A. prepara un golpe de fuerza. 
 Informaciones.    07/01/1977.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

AYER, DOS NUEVOS SECUESTROS «RELÁMPAGO» SE SOSPECHA QUE E.T.A.

PREPARA UN GOLPE DE FUERZA

BILBAO, 7 (INFORMACIONES, por David Barbero).

I A multiplicación de los misteriosos secuestros ocurridos Á en los últimos días en el País Vasco con personas que a las pocas horas y en circunstancias especialmente desconcertantes eran liberadas, ha ocasionado una situación de extraordinaria tensión, tanto entre los medios informativos y políticos, que no aciertan a dar una interpretación de los mismos, como, según se ha podido saber, entre las tuertas de la Policía y de la Guardia Civil, entre quienes se ha atendido la opinión de que podría tratarse de unas acciones Ae desconcierto realizadas por la organización E.T.A., tue estaría intentando llevar a cabo, en breve plazo, un importante secuestro, con repercusiones que, se dice, pueden tuperttr a las de don Antonio María de Oriol.

cabo un golpe espectacular. Otro dato que ha contribuido al desconcierto sobre estos misteriosos y casi momentáneos secuestros ha sido la negativa de los protagonistas a hacer declaraciones y a proporcionar detalles sobre el modo en los que se desarrollaron.

Uno de ellos tuvo lugar en Vitoria, donde el día anterior se produjo un caso similar con el joven de veinticuatro años don Rafael Sáez Rodríguez. Este nuevo secuestro comenzó en la mañana del día 5. Dos individuos jóvenes «abasallaron», frente a la Jefatura de Sanidad de Vitoria, a don Javier Barrenechea Heriz, director de la sucursal del Banco de Santander en Uodio, obligándole a meterse en su propio coche, un «Seat 124», y trasladándole hasta la localidad de Escoriaza. En el trayecto, al parecer, los secuestradores amenazaran al señor Barrenechea, asegurando que Iban armados, aunque según de

Estas y otras muchas especulaciones se han difundido, tanto al explicar estos incidentes, desconcertantes, como al relacionarlos con la noticia distribuida por la agenda Logos, en la que se asegura que el supuesto miembro ée E.T.A.. José María Iturrio Garmendia, había sido Identificado como uno de los secueatradores del joven Rafael Saez en Vitoria, del que ayer daba noticias

INFORMACIONES.

Asimismo otra noticia se ha relacionado con estos secuestros, calificados como «Instantáneos», ya que las victimas son dejadas en libertad a las pocas horas sin haberles causado ningún daño y sIn hacerles, al parecer, ninguna exigencia.

Por otra parte, en el día de ver fueron denunciados en Bilbao la desaparición de 20 carnets de Identidad y otras Documentaciones personales, que, según hipótesis, serian de gran utilidad para los actiristas que desearan llevar aclaraciones del secuestrado no sacaron las armas en ningún momento. Por su parte, don Javier Barrenechea advirtió aslosí jóvenes que se hallaba en una delicada situación de salud, ya que había sido sometido recientemente a una operación quirúrgica. Parece ser que esta fue la razón por la que, al llegar a Escoriaza, fue liberado. Su coche fue encontrado posteriormente en el casco urbano de Vitoria.

Unas horas más tarde, otros dos jóvenes entraban en un taxi en la localidad vizcaína de Amorebieta y petos Ibarra Gandiaga, que les dían al conductor, don Sanllevara hasta Santa María de Lezama, situada a unos quince kilómetros de la capital vizcaína. Antes de llegar a esta localidad, uno de los Jóvenes amenazó al taxista con una pistola, obligándole a detener el coche. Le ataron los pies y las manos, le colocaron una capucha en la cabeza y le amordazaron, colocándole después en el portamaletas del taxi.

Entonces uno de los jóvenes se puso al volante y condujo unos cien kilómetros, según las declaraciones del señor Ibarra, quien sin embargo, no ha podido precisar cuál ha sido el trayecto que ha seguido. Al notar que el coche se paraba .Y permanecía mucho tiempo en ese estado, el taxista comenzó a llamar como podía y a dar golpes. Escuchados estos ruidos, fue abierto el maletero por unos transeúntes que le pusieron en libertad. Se encontraba entonces en la Gran Vía de Bilbao, desde donde se dirigió a su casa y después a declarar a la Policía sobre el caso de secuestro.

 

< Volver