Euskadi: Otros dos falsos secuestros     
 
 Diario 16.    07/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Euskadi: Otros dos falsos secuestros

(BILBAO, 7 D16)

Dos nuevos secuestros de propietarios de vehículos, con la finalidad de utilizar sus automóviles, se registraron en Vitoria y en la localidad vizcaína de Amorebieta.

A las once y media de la mañana del miércoles, dos individuos abordaron al director del Banco de Santander, de Llodio, frente a la Jefatura Provincial de Sanidad de Álava, en Vitoria, para forzarle a realizar un viaje hasta la localidad de Escoriaza, en la misma provincia.

Los dos desconocidos indicaron a Javier Barnechea Eriz que se encontraban armados y que obedeciera sus órdenes. Una vez en Escoriaza, Javier Barnechea fue abandonado en un descampado, mientras los desconocidos, junto con su coche, un 124 matriculado en Vitoria, VI-7256-B, se daban a la fuga.

Rescatado por otro automóvil, Barnechea presentó la denuncia de los hechos en Vitoria. En las diligencias policiales se ha conseguido identificar, al parecer, como autor de este extraño suceso, al presunto militante de ETA.

José María Iturrioz Garmendia.

"Me dejaron porque les advertí que había tenido recientemente un ataque de apendicitis", señaló el protagonista de este extraño suceso. El vehículo ha sido encontrado abandonado en la capital alavesa.

Segundo secuestro

Poco después de la seis de la tarde del mismo día era víctima de un suceso similar el taxista de Amorebieta (Vizcaya) Santos Ibarra.

De igual forma que en el suceso anterior, dos individuos le pidieron en su parada de la localidad vizcaína que les trasladase hasta la localidad de Lezama, en las proximidades de Bilbao. Poco antes de llegar a su punto de destino, los dos ocupantes del taxi, al tiempo que le amenazaban con una pistola, le obligaron a abandonar su puesto y a introducirse en el maletero de su vehículo, un Chrysler, matricula de Bilbao, BI-5775-L.

Según manifestó posteriormente, el vehículo estuvo circulando durante unas tres horas por carreteras en mal estado. Después de un cierto tiempo en que apreció que e) vehículo estaba parado y abandonado, dio varios golpes en el maletero hasta que un matrimonio bilbaíno consiguió sacarle de su encierro. Se encontraba a la altura del número 80 de la Gran Vía bilbaína, interceptando el paso de entrada a un garaje.

Eran las nueve de la noche y el cuentakilómetros marcaba 145 kilómetros de recorrido desde su salida en Araprebieta.

Al parecer, el vehículo discurrió durante todo ese tiempo por carreteras asfaltadas, ya que se encontraba perfectamente limpio.

Santos Ibarra presentó también denuncia ante la Guardia Civil; en las diligencias policiales no ha podido identificar a ninguno de sus secuestradores.

 

< Volver