Autor: Gallo, Jesús. 
 Falsedad de una crónica del diario "Arriba". 
 En Vizcaya sólo un 4 por ciento habla vascuence     
 
 El Alcázar.     Páginas: 1. Párrafos: 12. 

EN VIZCAYA SOLO UN 4 POR CIENTO HABLA EL VASCUENCE

BJCBAO. (Por télex, una colaboración de Jesús Gallo). El día de Nochevieja me presentaron un recorte del diario «Arriba» de Madrid que presenta el colmo de la falsedad conscientemente vertida.

Se trataba de una crónica enviada desde Bilbao y firmada por «Interino». En ella el supuesto corresponsal Interino decía la siguiente falacia: que aquí hablan el vascuence el 46% de los habitantes, y que las conversaciones se llevan a nivel del vascuence en un 4,6 por ciento.

Hay que tener muchos bemoles para mentir de modo tan descarado. Porque o esa crónica se ha escrito desde Madrid y en ese caso el autor no tiene ni la más remotísima idea de lo que decía y era uno más de los engañados o se ha escrito desde Bilbao y en ese caso el error lo transformamos simple y llanamente en mentira. Porque tan sólo un hombre con pésima mala fe puede decir tal cosa. Pero vamos a ello. Quede en primer lugar la advertencia para algún necio o para los malos — los de mala fe— que en nuestro comentario se trata única y exclusivamente, dé números, no de calidad. El vascuence está al margen de este comentario.

Los habitantes de Vizcaya son como un millón doscientos mil más o menos.

Sepan nuestros lectores que en Vizcaya ya es elevado decir que cincuenta mil hablan el vascuence, lo que representa algo así como un cuatro por ciento muy escaso.

Invitamos a los de «Arriba» a que vengan a Vizcaya, salgan a la calle, pregunten puerta por puerta y luego escriban la verdad. Y acto seguido metan en «la cárcel de papel» a! tal Interino por mucho tiempo, como justa penitencia no ante tamaño disparate, sino ante tan gran mentira.

Pero así, con estas mentiras, se va escribiendo la historia y se va construyendo un castillo sobre falsedades. Los de aquí ya lo sabemos; pero los de Madrid a lo mejor se lo han tragado.

Los separatistas desde luego se han frotado Jas manos ante semejante «tontería útilísima».

EL VASCUENCE EN ÁLAVA Y NAVARRA

Si esto es en Vizcaya, muéranse en Álava, amigos del alma. Encontrar diez mil personas en Álava que hablen vascuence —entre unos trescientos mil habitantes aproximados— es tarea que jamás se logrará hoy. Ni siquiera cinco mil, y desafío a Interino a que busque y rebusque, vaya puerta por puerta también y luego diga la verdad.

En Álava se habla tan sólo en los pueblecitos —que a pueblos no llegan— que están cercanos a Mondragón —como Aramayona— y en lo alto del puerto de Arlaban. No más de quinientas personas en total.

Un poco en Llodio,la parte colindante con el valle de Orozco y un poco hasta Murguía. Otro poco, escasísimo, los pueblecitos cercanos a Oquendo. Y pare el carro, compañero. Y los dos mil que echando mucho lo hablan en Vitoria capital. Total, entre cinco y sieje mil vascoparlantes en la provincia de Álava. Navarra, si quitamos la parte montañosa, y los escasos que lo hablan en Pamplona, nada. Navarra puede dar un censo de unos quince mil los que, hablan vascuence. Y Navarra sí tiene pueblos importantes donde hoy les suena a chino, como Estella, Tafalla, Túdela, toda la ribera, etc., etc., donde, es curioso, se encuentran los pueblos, la mayoría, con nombre vasco o así suena al menos.

Es decir, que entre Vizcaya, Álava y Navarra, con un volumen de habitantes entre las tres de unos dos millones de habitantes «grosso modo», hablan vascuence unos setenta mil. Echen ustedes mismos los tantos por cientos y lloren. Porque ante tales mentiras ya no cabe la risa sino el llanto.

Guipúzcoa, conforme a nuestra costumbre, queda fuera de nuestras, crónicas.

Pero esa mentira tiene un fundamento, no está dicha al azar; si con ella logra mentalizar a ciertos estamentos de nuestra capital del Reino, habrá puesto el Interino su granito de arena para sus propósitos.

Y para terminar esta croniquilla,decir que si don José Antonio Primo de Rivera —¿o sólo los «quinquis» tienen derecho al don?— apareciera por su «Arriba», y viera como con mentiras se trata de fomentar el separatismo, entre otras cosas les iban a correr a boinazos —como se dice aquí— hasta la bola del mundo del Guadarrama.

 

< Volver