Recibido entre empujones. 
 Marchais: «Venimos a apoyar al PCE»     
 
 Diario 16.    01/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Recibido entre empujones

Marcháis: «Venimos a apoyar al PCE»

MADRID, 2 (D16).—Entre empujones, gritos y amenaza de rotura de las puertas de cristal. Georges

Marcháis fue recibido esta mañana en el aeropuerto de Barajas por más de cien periodistas, que

desbordaron los esfuerzos del cordón de seguridad de militantes del Partido Comunista Español.

Al no poder la comitiva estacionarse en los pasillos del aeropuerto para escuchar unas palabras del

secretario general del Partido Comunista Francés, uno de los protagonistas de la "cumbre" curocomunista

que hoy se inicia en Madrid. Marcháis, se dirigió a la prensa en mitad de la calle.

El dirigente comunista francés calificó de "gran acontecimiento" su entrevista con sus colegas italiano y

español, Enrico Berlinguer y Santiago Carrillo, respectivamente, recalcando que el propósito de esta

reunión es, ante todo, "prestar su apoyo al Partido Comunista Español", confiando en que "el Gobierno le

reconozca una situación legal, porque es justo y porque el PCE se ha sacrificado mucho por la conquista

de las libertades y es el representante de los trabajadores de este país".

Carrillo en persona

"No es la primera vez que estoy en España", explicó el secretario general del PCE, pero sí la primera en

que es recibido por Carrillo, "mi querido camarada", en persona, a quien saludó y de quien se despidió

con los dos típicos besos a la francesa.

La plana mayor del PCE estaba ya en Barajas a las diez menos cuarto, con Carrillo al frente, Azcárate,

Sánchez Montero, Ballesteros, Díaz Cardiel y Romero Marín, entre otros.

A duras penas consiguieron Marcháis y sus acompañantes salir del recinto de aduanas, bloqueados por

una nube de periodistas, llegando incluso a peligrar la integridad de una de las puertas de cristal que dan

paso al exterior.

Marcháis, provisto únicamente de una bolsa de viaje (mañana vuelve a París), no tuvo que pasar aduana.

En un momento dado, en que los apretones y empujones dominaban la situación, Carrillo protestó a un

periodista que le había agarrado de la chaqueta.

Marcháis y Carrillo salieron del aeropuerto en coches distintos. El secretario general del PCE acudió

en el vehículo que le ha regalado el presidente de Rumania, Nicolás Ceaucescu, con matrícula de Oviedo.

Antes de entrar en su coche. Carrillo fue abrazado por un camarero de un restaurante de Barajas.

El líder comunista español volvió nuevamente a Barajas dos horas más tarde para dar la bienvenida al

tercer protagonista de la "cumbre" eurocomunista:: el italiano Enrico Berlinguer, quien llegó vía Alitalia.

 

< Volver