Autor: Castaños, José María. 
   ¿Qué lo paguen, señor Tamames?     
 
 Ya.    09/09/1977.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

NO hace falta coger un candil, como Diógenes, ni descubrir el Mediterráneo para sacar la simple

consecuencia de que Madrid es vina ciudad cara. Pero de ahí a las afirmaciones de don Ramón Tañíanles

de que el que quiera vivir en Madrid que lo pague, hay mucha tela que cortar y muchas precisiones que

apuntar. El señor Tamames, diputado por el Partido Comunista parece que tiene vocación de alcalde o, al

menos, de concejal. Y dice que en Madrid hay que pagar por el hecho de que tengamos bibliotecas,

museos, centros de enseñanza y no sé cuántas cosas más. Total, que para el señor Tamames vivir en

Madrid es una especie de inscripción en un hotel de cinco estrellas. Mi duda surge si el diputado señor

Tamames está dispuesto a mantener este eslogan en la campanil electoral de las próximas municipales si

su partido lo incluye en la lista.

MADRID, señor Tamames, es uno de los mayores absurdos políticos urbanos que se han producido en los

últimos tiempos. En Madrid hay desigualdades de población, flujos dé emigración, segregación de grupos

sociales, marginados de. la vida urbana, y le rodea una periferia que está a todas luces subequipada, y de

todo ello no puede ser culpable el vecino madrileño, sino una falta absoluta de planteamiento serio

estructural por parte de este y de todos los últimos gobiernos que han existido no solamente en la Casa de

la Villa, sino también en el Gobierno tía Ja nación.

" que lo pague", le dice una y otra vez el señor Tamames al vecino madrileño. "Que lo pague", le dice

el vecino al Gobierno español, puesto que ha convertido a Madrid en una especie de ciudad

burocrática, donde los que menos aportan son precisamente algunos departamentos oficiales y

empresas paraestatales, como el caso de la Telefónica, que emplea el subsuelo de Madrid para cobrar

muchos millones.

MIENTRAS el señor Tamames seguía diciendo "que lo pague", un grupo de vecinos muy próximos a la

ideología del señor Tamames insultaban en Vallecas al director general de la Vivienda porque querían las

casas gratis. ¿Cómo puede responderles el señor Tamames a sus seguidores con semejantes

planteamientos? Le aseguro, señor Tamames, que miraré con lupa su programa municipal para ver sí ha

introducido usted el célebre eslogan de "que lo pague".

José María CASTAÑOS

BUENOS DÍAS, SEÑOR ALCALDE

¿Que lo paguen, señor Tamames?

 

< Volver