Autor: Jiménez Gómez, Margarita. 
 El compromiso de diputados y senadores. 
 El problema más profundo es el de los límites de crecimiento de Madrid  :   
 El ministerio de Hacienda no se opondrá a la subida de los transportes madrileños, sin que estos tengan que mantener el precio político. 
 Ya.    20/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 25. 

EL COMPROMISO DE DIPUTADOS Y SENADORES

El problema más profundo es el de los límites de crecimiento de Madrid

Las extrapolaciones de las tendencias actuales de crecimiento plantean a medio plazo problemas de

calidad de vida, nos dice don Francisco Fernández Ordóñez, dipotado por Madrid de VCD y ministro de

Hacienda No se trata tanto de un problema de nacionalización del suelo como de un problema de

regufacíón del uso de/ suelo, de distinguir entre el suelo y e/ vuelo. El instrumento fiscal es una pieza

adicional nada desdeñable Al final, casi fe dos /os problemas terminan siendo económicos, aunque

muchos se hubieran resuelto con un a adecuada gestión En Madrid ha sido muy agudizado el fenómeno

de superposición de competencias a distintos niveles, incidiendo sobre la realidad de forma contradictoria

EL MINISTERIO DE HACIENDA NO SE OPONDRÁ A LA SUBIDA DE LOS TRANSPORTES

MADRILE-NOS, SIN QUE ESTOS TENGAN QUE MANTENER EL PRECIO POLÍTICO

Don Francisco Fernández Ordóñez, diputado de Madrid por UCD y ministro de Hacienda en esto tercer

Gobierno de la Monarquía. Nacido en Madrid, ha vivido prácticamente siempre en nuestra ciudad, y

durante su campaña electoral fue uno de los pocos candidatos qne se estudiaron los problema* de Madrid;

concretamente .podría citar ios mítines en los distritos de Tetuán, Moratalaz y el municipio de Getafe.

El diputado por Madrid se ha sentido filosófico en la entrevista, aunque sus declaraciones en esa

profundidad dicen más de lo que a simple vista podría parecer. Sin embargo, juega con la dualidad de

ministro y diputado para deslizar las preguntas que considera conveniente soslayar. Dentro de esa

filosofía, el ministro nos dice:

EL PLAN DE SANEAMIENTO DE MADRID, EN ESTUDIO

—Madariaga escribió una vez que Madrid no es una ciudad, sino un cáncer, y quizás apuntaba uno

de los problemas fundamentales : crecimiento desmesurado ´de la ciudad por encima de sus propios

limites naturales y temporales. Madrid—agrega—ha dejado de ser un pequeño pueblo manchego para

convertirse en un» ciudad en cierto modo Irrespirable. A mi juicio, la respuesta no es la tópica y

superficial de la necesaria oferta adicional de suelo. El problema más profundo es el de los limites de

crecimiento de Madrid? Madrid no tiene un estuario; las aguas del Tajo bajan por Toledo con niveles

gravísimos de contaminación. La simple extrapolación de las tendencias actuales del crecimiento de

Madrid plantea a medio plazo problemas de calidad de vida, saneamiento, agua, etcétera, que pueden

tener efectos devastadores sobre la propia convivencia. Yo soy partidario de un mínimo de planificación y

un debate amplio sobre este tema. Los ingleses, en el caso de Londres, nos han dado un ejemplo claro de

cordura. Comparto en este .sentido la línea de preocupación del Ingeniero de Camino» Arturo Soria,

Aprovechamos que el ministro hace un inciso para volver sobre sus propias palabras y referirnos al hecho

de que las aguas del Tajo bajan contaminadas a Toledo. Para resolver este problema, el Ayuntamiento

espera la aprobación en Consejo de Ministros de un plan de saneamiento que se eleva a los treinta y tres

millones de pesetas. Es una de las preguntas que el dlputado^en este caso, el ministro—soslaya, si bien he

sacado la conclusión de que el tema está, en estudio, precisamente en su departamento, de cara a la

aceptación o alguna reforma, antes de ir a Consejo de Ministros.

—También »e ha referido a la especulación del suelo. ¿Cuál es su criterio en este sentido?

—Recogería la máxima del Congreso de Bad Sodesberg: economía, de mercada hasta dónde sea posible;

intervención del Estado donde sea necesaria. Sin una intervención de autoridad pública, decidida y

enérgica difícil será corregir el fenómeno de la especulación. A mi juicio, no se trata tanto de un problema

de nacionalización del suelo como un problema de regulación del uso del suelo, de distinguir entre el

suelo y el vuelo. Muchas veces la historia de la especulación urbana en Madrid ha ido detras y no delante

de las propias ordenanzas municipales y ge ha apoyado en esas mismas ordenanza». Por supuesto el

instrumento fiscal es una pieza adicional nada desdeñable.

racionalmente el futuro de Madrid podremos colaborar a vivir algún día en una ciudad distinta.

MADRID NECESITA 11N ESTATUTO ESPECIAL

Volvemos a nuestro intento de temas"concretos. ¿Alguna concreción sobre Ja que antes h» citado de la

carta especial?

—Madrid—nos dice—necesita un estatuto especial que tenga en cuenta sus especiales características.

—¿Considera a Madrid víctima del centralismo?

El señor Fernández Ordóñez nos dice que ésta es un frase que usó mucho en su campaña electoral.

—En Madrid—agrega—, por otra parte, ha sido, entre otras cosas, muy agudizado el fenómeno de

superposición de competencias a distintos niveles, incidiendo sobre la realidad de forma contradictoria.

Sin duda, el ministro comprueba esta real situación del centralismo, que tantas veces hemos denunciado

en nuestras páginas, ahora más desde su Deparamento, Lo veo realmente ocupado e inmerso en los temas

económicos, que en estos momentos no preocupan sólo a¡ ministro, sino a todo el país. Una política

económica difícil es cuanto pide la cooperación de todos los estratos sociales y la conciencia de todos los

ciudadanos, entre ellos los madrileños. Debo decir algo al término de la entrevista. No han sido palabras

del ministro, ni figuraba entre las anotaciones que tenía sobre su mesa en relación con la entrevista, pero,

sin em . bargo, tengo el convencimiento de que dentro de esa política económica, de coste de servicios y

de precios, este Ministerio´ no se opondrá a la subida de ¡os transportes madrileños—sin empeñarse en

mantener los precio*! poli-ticos—, tal como pidió en un pleno e] Ayuntamiento de Madrid, a no ser que

se concedera una subvención que rellenara ese hueco entre el precio político y el déficit por la aplicación

de! mismo. No puedo escribir que el ministro lo haya dicho, pero si lo he captado o lo he intuido en aigún

momento de la conversación; algo así como si hubiera sido un anuncio subliminal

Margarita JIMÉNEZ

 

< Volver