Autor: Jiménez Gómez, Margarita. 
 El compromiso de diputados y senadores. 
 Las actuales juntas municipales deben convertirse en verdaderas alcaldías     
 
 Ya.    11/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 27. 

El compromiso de diputados y senadores los actuales juntas municipales deben convertirse en verdaderas

alcaldías

Don Manuel Fraga, diputado de Madrid por AP, se muestra partidario de que estas alcaldías queden

federadas por un consejo con un superalcalde la provincia de Madrid tiene unas características originales

que no se dan en oíros capitales Los problemas más inmediatos se encuentran en Madrid y los municipios

del Área, que carecen do los medios para actuar con unos servicios adecuados Las asociaciones de

vecinos deben ser órganos de iniciativa, no de gestión Don Manuel Fraga Iribarne, secretario general de

Alianza Popular, diputado por Madrid, 243.672 voto» en las pasadas elecciones del 15 de junio, lo que

equivale a. un 10,6 por 100 de la población votante, y tres escaños en el Parlamento; su nombre

encabezaba la candidatura.

También al señor Fraga hemos querido preguntarle si realmente su siente consciente de su

responsabilidad como candidato por Madrid para con nuestra ciudad y provincia, o si su compromiso

como diputado de una provincia qu« le elegió ha quedado relegado por esos otros compromiso» y

dedicación de su partido a nivel nacional. De la larga entrevista mantenida con el señor Fraga resumimos

hoy su contenido para nuestros lectores. A nuestro planteamiento nos dice: •—No puedo tener más que

una respuesta. Es cierto que todos los miembros de las Cámaras somos elegidos para el servicio de la

nación, y pienso que, si bien no debe haber ningún interés particular por encima del nacional, no es menos

cierto que tienen al lado de esta misión nacional una representación concreta, como puede ser ésta hacia

su» electores. Y, si es verdad, por otra parte, que los candidatos de la capital, por estar más cerca del

poder central, generalmente hacen menos uso de «sta facultad de dirigirse a sus electores como los

diputados y senadores d« Lugo o Tarragona, es evidente que DO sólo tengo conciencia de ello, sino que

ful de los poco* que hice uso de ello en mi campaña electoral, ya que me dirigí a ello» en varios mítines.

De mané; a que es así—continúa el señor Fraga— .Nuestros diputados, yo también, hemos es-toda en

contacto con el alcalde para tratar de los problemas de Madrid y también dedicamos parte de nuestro

tiempo a estos temas; ahora mismo ge está organizando el congreso provincial de Madrid. Es raro—

añade—el día que yo no recibo cartas ´de electores sobre problemas de Madrid, de la ya famosa

ordenanza cuarta...; y es natural, para eso estamos. La forma de cumplir esta misión—agrega—en la de

tener continuamente al partido funcionando, porque ademas de la llegada un poco esporádica de loa cartas

o de las peticiones personales, la forma de ser más efectivo es ésta.

—Con independencia da lo« ternas particularizados, pequeños o casuísticos, como puede ser el de la

reforma de la ordenanza cuarta que usted ha citado, ¿cuáles son, a su juicio, los verdaderos problemas de

basa d« Madrid?

—La provincia d* Madrid, como usted bien sabe, tiene unas características muy originales y que

normalmente no se dan en otras capitales. Ni París ni Londres están rodeadas, como Madrid, de un» zona

donde, en parte, encontramos sierra, y parte, llena de viñedos y otras zonas Industriales, pero mezcladas

con ciudades dormitorios alrededor de la ciudad y zonas turística*. Realmente la provincia de Madrid es

un caso orig1nalísinio. Hay también esa zona pobre, serrana, y zonas agrícolas; pero, sin embargo, los

problemas más Inmediatos se centran en los municipios del entorno de la capital, los que Integran el Área

Metropolitana, que carecen de lo» medios suficientes para tener unos adecuados servicios, a tos que el

Estado deberá ayudar.

Hablamos del concepto capitalidad, sobre los problemas do las grandes ciudades inherentes también a

Madrid Ahora, nos dice nuestro entrevistado, "está muy de moda meterse con e\ centralismo"; sin el

centralismo, reconoce, no hubiera existido la civilización, y sa remonta * la historia de laa civilizaciones,

considerando loa puntos en que apoya su tesis.

"De momento está claro—nos dice—que Madrid tiene servicio para todos los españoles y soporta sus

cargas", y por lo mismo no rechaza la posibilidad de una subvención de capitalidad qu« venga a enjugar

los déficits que repercuten sobre nuestra ciudad. Considera que Madrid tiene todos los problemas de una.

provincia variada, como es su característica.

 

< Volver