Autor: Soria, Jesús. 
 Los accionistas del metro avisan: si este mes no concede un crédito el estado. 
 Puede haber suspensión de pagos     
 
 Pueblo.    14/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

LOS ACCIONISTAS DEL METRO AVISAN: SI ESTE MES NO CONCEDE UN CRÉDITO EL

ESTADO PUEDE HABER SUSPENSIÓN DE PAGOS

"No podemos permitir que se esté jugando con los sueldos de los trabajadores y con nosotros"

Reivindicaciones: Revisión de tarifas, retribución por las acciones, conservación del patrimonio y

medidas que tomará la Administración

SI la Administración no consigue un préstamo de unos trescientos o cuatrocientos millones de pesetas los

empleados del Metro podrían quedarse este mes sin cobrar, según adelantó PUEBLO el mes pasado —ver

el número del 17 de septiembre—. Esta fue una de las afirmaciones que hicieron ayer los accionistas del

Metro pertenecientes a la llamada «comisión de los doce», que celebró una rueda de Prensa para tratar la

caótica situación por la que atraviesa la compañía. De cualquier forma, se añadió que aun dándose esta

suspensión de pagos el servicio no se interrumpiría forzosamente. El problema se aliviaría probablemente

con una inminente subida de tarifas, que según las últimas noticias no seria de tres pesetas, sino de dos,

como tiempo atrás se había hablado. En la rueda de Prensa los accionistas culparon a la Administración

del actual estado de la compañía y a la mala gestión del Consejo de Administración de la empresa. Los

accionistas presentaron un comunicado donde se analiza la caótica situación de la empresa y se exponen

las reivindicaciones de los 24.000 accionistas que tiene actualmente el Metro.

En las ultimas semanas la Compañía Metropolitano de Madrid ha desmentido veladamente —nunca

directamente— algunas noticias que este periódico dio sobre el conflictivo y problemático tema del Metro

madrileño. A mediados del mes pasado decíamos que en este mes se podrían pasar apuros «para hacer

frente a los pagos del personal», noticia que era desmentida a otros medios por el presidente del Consejo

de Administración. Ayer, según apuntaron los accionistas, estos apuros parece que se van a confirmar.

Anteayer publicábamos igualmente la noticia de que el Metro iba a subir en cuestión de días o semanas,

sobre lo cual también se apuntó en el Metro que no se sabía nada Los accionistas, sin embargo,

confirmaron que en la última reunión celebrada por Carlos Mendoza con el ministro de Transportes, José

Liado, se habló de esta subida de hasta doce pesetas en el plazo de unos meses.

No obstante, los accionistas abogan porque la subida de tarifas sea de tres pesetas para el normal —es

decir, que se pusiera en ocho— y cuatro para el ida y vuelta, es decir, doce: «No queremos cargar con el

sambenito de que hemos pedido nosotros la subida del billete hasta las doce pesetas, que es lo que

pretende hacer el Gobierno.»

La «comisión de los doce» dio unas cifras relativas a cómo están repartidas las acciones entre los

accionistas: Hasta diez acciones hay 1.412 accionistas; hasta veinte, 958; hasta treinta, 733; hasta

cuarenta, 670; hasta cincuenta, 549; «asta sesenta, 514; hasta setenta, 540; hasta ochenta, 385; hasta

noventa, 322, y hasta cien, 437; de cien a doscientas. 1.513; hasta trescientas, 980; hasta cuatrocientas,

539, y hasta quinientas, 332. Los ya mayoritarios están así: De mil en adelante, 244; con dos mil, 225:

con tres mil —entre los que se encuentra el presidente del Consejo de Administración, Carlos Mendoza—

, 54; de diez mi] en adelante, seis. las acciones de los miembros de esta comision oscilan entre las dos-

cientas y las dos mil.

Los accionistas dieron repaso a las acciones que se habían tomado con respecto a la Administración -

relativas a este tema, y en realidad todas denunciaban una falta manifiesta de interés por parte de la Ad-

ministración para afrontar el problema como requieren las circunstancias. Muchas promesas, como la del

ex ministro Luis Ortiz («los accionistas no van a ser expoliados») y la promesa de Calvo-Sotelo —enero

de 1976— de que subiría las tarifas en. dos pesetas a cambio de una subida en los sueldos de los

empleados. Esto último llegó a tiempo, pero a lo primero aún están esperando... Y contra Carlos Mendoza

también hubo: «No podemos permitir que esté jugando con los sueldos de los trabajadores y con los

accionistas.»

Después de apuntar por parte de uno de ellos que la nacionalización, tomando como base a otros países,

sería una ruina y que «esto ha sido una trampa y todos hemos caído», se concretaron —en su escrito— las

que podríamos llamar sus reivindicaciones, concretadas en estos cuatro puntos:

1. Revisión de tarifas.

2. Retribución a los accionistas.

3. Conservación del patritrimonio.

4. Medidas concretas que piensa tomar la Administración.

En el informe se dice que la compañía tiene débitos contraidos por valor de 7.345 millones de pesetas,

«pasivo exigible que, restándole las cuentas a su favor por distintos conceptos, se reduce a un déficit de

7.075 millones». Señalan igualmente que una de las piedras de toque de la actual situación del Metro es la

subida de tarifas, que no se han movido desde el año 1975, «pese a los aumentos experimentados en los

costos de explotación, como energía eléctrica, material de mantenimiento, personal, etc. No pedimos nada

injusto ni contra el pueblo de Madrid; al contrario, queremos seguir prestándole un buen servicio, pero

para esto tenemos que aumentar nuestras tarifas de acuerdo con la evolución de los costos de explotación,

y si el Gobierno quiere mantener unos precios políticos debe sufragarlos él y no el accionariado modesto

de la compañia.

Por otra parte, muestra su preocupación, junto a los números rojos de la compañía —el pasado año la

primera vez en la historia— por el deterioro que dicen está sufriendo el patrimonio. «Ya no es sólo que no

cobren justos dividendos los accionistas a sus aporta clones económicas, sino que el afán de mantener el

servicio ha hecho falta hipotecar parte del patrimonio de la empresa, que no está sujeto a explotación.»

Por último, en cuanto a las medidas que piensa tomar la Administración ante el problema apuntan,

irónicamente, que «¿qué pretende el Gobierno con la desprivatización?: incorporarlo a una serie de

empresas como Renfe, Hunosa, Ensidesa y tantas otras que nos cuestan a los españoles todos los años

más de treinta mi] millones de pesetas o quizá la formación de un consorcio dé transportes de forma que

el Metro absorba las pérdidas que hoy tiene la EMT por su mala gestión?» En cuanto a las acciones, dicen

qu« un estudio de Galtier Hispama fija eí valor de la acción´ en un 520 por 100, mientras la Espaemtrol

Servicios la fijaba en 527,60 por 100. «Del balance de 1976 se deducía un valor superior al 400 por 100.

Si consideramos la media de cotizaciones alcanzada por las acciones en la Bolsa de Madrid durante los

últimos cinco años nos saldrá superior a un 200 por 100.»

Así están las cosas, y ya saben ustedes lo de aquella oferta de ´la que hablaba de bonos de 500 pesetas.

Los accionistas, por de pronto, ya han formalizado la «Asociación para defensa de los intereses de los

accionistas del Metro», cuya documentación ya está presentada en el Gobierno Civil La Administración

tiene la palabra; pero, por favor,´ que hable ya...

Jesús SORIA

 

< Volver