Autor: Jiménez Gómez, Margarita. 
 El compromiso de diputados y senadores. 
 Elecciones municipales: "La ley debe ser aprobada en las Cortes"     
 
 Ya.    15/10/1977.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 21. 

El compromiso de diputados y senadores

Elecciones municipales: "La ley debe ser aprobada en las Cortes"

Don Santiago Carrillo, diputado de Madrid por el PCE, agrega que si la alianza con fuerzas democráticas

se lleva a cabo, la elección de alcalde se hará compartida con esas fuerzas 9 Madrid podría estructurarse

como una ciudad federal, dada su propia personalidad, sus problemas específicos, por lo que debería tener

sos propias reglas • El Ayuntamiento debe contar con plena autonomía para gestionar de verdad una

ciudad tan grande e importante como Madrid • Para abordar ciertos temas necesitaría en determinados

momentos algunas ayudas estatales • Hay que buscar la forma de estructurar la participación de los

movimientos ciudadanos en el gobierno de la ciudad Don Santiago Carrillo, diputado por Madrid por el

PCE y secretario general del partido. Encabezaba te candidatura de Madrid, que obtuvo un total de

248.879 votos, equivalente a un 10,6 por 100 de la población votante y obtuvo cuatro escaño» en el

Parlamento.

Como a todos loa diputado* y senadores, hemos preguntado también a don Santiago Carrillo si se siente

vinculado y comprometido con el pueblo de Madrid, que le votó, o ai su dedicación a la política nacional

e internacional le mantienen alejado del tema.

—Evidentemente, yo tengo una responsabilidad política nacional, puesto que soy presidente de un grupo

parlamentario y secretario de un partido que abarca a todo el país, y no puedo no sentirme comprometido

con esa responsabilidad. A la vez soy diputado de Madrid y considero que tengo deberes muy concretos

hacia el pueblo de Madrid; tanto hacia los que me eligieron, a los que me votaron, como a los que no me

votaron, es decir, yo soy diputado de Madrid y me siento diputado por Madrid.

Hablamos con nuestro entrevistado de los problemas más generales de Madrid, prob1emas básicos que lo

son también en su mayor parte de todas las grandes capitales.

—Yo creo que en Madrid hay un problema primero, muy serio, que es el de la especulación del suelo y

subsidiariamente el de la vivienda. Creo que esos son problemas que el día que haya una municipalidad

elegida democráticamente—y mientras no haya—, en [a medida que se pueda, a escala general habría que

abordarlo. El problema de la especulación del suelo, el problema de la vivienda; HIPEO, el problema de

las zonas verdes, de los espacios verdes, de la construcción de servicias municipales, como piscinas,

gimnasios, donde la juventud de Madrid pueda hacer deportes de verdad; el problema de la» escuelas y de

las guarderías infantiles, de la sanidad; e* de«ir, de los ambulatorios de barrio, de la efectiva atención a

los enfermos en esos ambulatorio*. También creo que hay que prestar atención a los transportas

municipales. Me parece que Madrid debería orientarse a través de un plan de cierto tiempo a transformar

los autobuses en trolebuses. con lo que ganaría el ambiente, que estaría menos contaminado y

ahorraríamos en petróleo. Hay muchos problemas en Madrid, más que esos, pero a groso modo y cogido

por sorpresa me parecen que como problemas generales son los más saliente».

LOS MOVIMIENTOS CIUDADANOS, UN COMIENZO

—¿Cuál es su opinión sobre los actuales movimientos ciudadanos? ¿Cree que han llegado a su madurez o

considera que deben desarrollarse?

—Los movimientos ciudadanos actuales yo creo que son, en realidad, un comienzo, y que la gestión

democrática de una ciudad como Madrid necesita contar con la existencia de un movimiento ciudadano

activo, que con sus iniciativas, sugerencias y participación (y habrá que buscar la forma de estructurar esa

participación) contribuyan ai buen gobierno de la ciudad.

Pasamos a tocar el tema da una futura reorganización administrativa de Madrid y las distintas

posibilidades que pueden plantearse en ello.

—Yo creo uie, pensando en un porvenir de autonomías, Madrid debería ser, tener, una situación

semejante a la que tiene, digamos, Méjico ciudad como distrito federal, porque si Madrid es parte de

Castilla, Madrid se come a Castilla. Me parece que Madrid debería tener en ese sentido una personalidad

propia, puesto que e* muí aglomeración urbana muy Importante, con problemas muy específicos, que

debería tener sus propias reglas.

Preguntamos a nuestro entrevistado su criterio sobre las próximas elecciones municipales. Concretamente

no» referimos a que a finales de agosto, por una información de prensa procedente de la Moncloa, se

señalaba ¡a posibilidad de que las elecciones municipales, por razón de urgencia, se pudieran desarrollar

por decreto-ley. En este caso, el diputado por Madrid es muy escueto en la contestación, pero también

imprime mucha seguridad a la única frase, de escasas palabras, que son tajantes y suficientea para dar su

opinión: —Yo creo que la ley debe ser aprobada en las Cortes.

La elección de alcalde

—Su partido ha presentado un amplio proyecto sobre las futuras elecciones municipales. ¿Considera que

el alcalde de Madrid debe ser elegido entre los concejales o directamente por el pueblo?

—SI lo eligen los concejales, lo elige el pueblo, puesto que tiene que ser elegido entre los mismos

concejales que han sido elegidos por el pueblo. Yo soy partidario de un alcalde elegido por los concejales,

porque de esa manera el alcalde no es una especie de soberano absoluto, como lo es si tiene cuatro o cinco

años por delante, sin ninguna obligación de responder ante los concejales. Creo t|iie es mucho más

democrático que lo elijan los concejales y que le quiten si no cumple, que el que se elija en una coyuntura

no quede obligatoriamente ahí hasta que haya otra vez elecciones. Esto permite, si un alcalde no es capaz,

cambiarlo.

Hablamos con el diputado por Madrid de que a lo largo de treinta y cuatro entrevistas mantenidas ya en

esta serie hemos notado como tónica general cierto optimismo al tratar las soluciones de los problemas de

Madrid, porque, en nuestro concepto, no se ha llegado a sopesar verdaderamente la realidad negativa del

tema económico y de la falta de autonomía en la gestión, con la consecuencia de la interferencia en

competencias.

—¿Oree usted que para poder llevar a cabo una fructuosa gestión municipal necesitarla otros medios

económicos y otra autonomía de gestión superior a tía, que existe hoy?—preguntamos.

—Yo creo que el Ayuntamiento de Madrid con un buen sistema de impuestos municipales puede tener

fondos de consideración; sin embargo, quizá pura abordar ciertas tareas (si Madrid es el distrito federal)

necesite en determinado momento algunas ayudas estatales. No me es fácil pronunciarme «obre el teína

porque, como usted puede comprender muy bien, después de cuarenta años no tengo así mucha ex-

periencia ni de gobierno nacional ni d« gobierno municipal.

—De todas formas, ¿cree usted que debería tener el Ayuntamiento la suficiente independencia de gestión

como para poder tomar decisiones?

—El Ayuntamiento debe contar con plena autonomía para gestionar de verdad a una ciudad tan grande y

tan iroportante como es Madrid.

—E)] Partido Comunista tiene alcalde para Madrid?

—Podríamos tener en seguida media docena de alcaldes, pero todavía no hemos pensado, en un posible

candidato. Probablemente si nuestra idea de hacer alianza con fuerzas democráticas llaga a poder rea]

izarse, la elección de alcalde será una elección que hagamos compartida con esa» fuerzas.

Margarita JIMÉNEZ

 

< Volver