Plan del Gobierno para emprender una política de urbanismo y vivienda     
 
 Ya.    18/10/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Pían del Gobierno para emprender una política de urbanismo y vivienda

Objetivos: política general de planificación y ordenación territorial, apoyo de ciudades intermedias,

reducir ios precios de/ producto final a sus usuarios Compromisos que asume el Gobierno: planeamiento

o iodo los niveles, medidas fiscales para equilibrar los presupuestos de fas corporaciones locales,

obtención y creación de un patrimonio público de suelo Atención prioritaria a la vivienda: dorante 1978-

79 se potenciará la construcción de viviendas de promoción directa para las clases más necesitadas

El Gobierno está decidido a llevar el urbanismo a una política general de planificación y ordenación

territorial, cara a favorecer un crecimiento más equilibrado del sistema urbano, apoyando ciudades

intermedias y rediciendo los enormes desniveles y presiones existentes sobre los grandes complejos

metropolitanos dominantes.

Hasta ahora, las áreas de expansión han venido asumiendo un protagonismo con todas sus consecuencias

y lo que pretende la nueva política de planificación es centrar la atención en la ciudad, existente, tratando

de recuperar para la misma la calidad que evidentemente se ha venido deteriorando en los últimos años,

así como mejorar las provisiones de infraestructuras, auténtico caballo de batalla en los planeamientos

urbanísticos.

El Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo, por boca de su titular, señor Garrignes Walker, ha

pregonado la participación pública en el. planeamiento. El Gobierno tiene el firme propósito de Iniciar

una política urbanística complementada con un conjunto de medidas tendentes a clarificar la política de

suelo, fundamentada en los siguientes objetivos: reducir los precios del producto final a, sus usuarios, con

obtención asegurada d« los necesarios equipamientos comunitarios; asegurar el cumplimiento de los

deseos sociales que sobre el suelo de las ciudades deberían representar las propuestas Incluidas en sus

planes generales de ordenación, garantizando la rentabilidad social de i» Inversión pública y colectiva

programada de acuerdo con los planes; recuperar para la colectividad las plusvalías generadas por el

desarrollo urbano y por la ordenación urbanística, con el doble fin de poder utilizarlas para transferirlas a

los usuarios directa o indirectamente y crear disponibilidades financieras para la nueva creación de

infraestructura previstas.

El Gobierno se ha propuesto instrumentar el ^siguiente paquete de medidas: deseo social a la ocupación y

uso del espacio urbano; el plusvalor sobre el suelo urbano es fundamentalmente de la colectividad; «1

sector público debe asumir un papel principal en Jo referente a garantizar la entrada en uso del suelo

urbano.

En virtud de estas medidas, el Gobierno asume los siguientes compromisos: medidas de planeamiento

tendentes a impulsar la elaboración de planeamiento a todos los niveles, reforzar las capacidades técnicas

y de gestión a los núcleos locales y provinciales, apoyar el planeamiento detallado de oficio y agilizar la,

tramitación del planeamiento; medidas referentes a la captación de plusvalías, definiendo detalladamente

el concepto de plusvalor bajo los distintos supuestos de suelo; medidas fiscales tendentes a equilibrar, a

través de impuestos análogos al de contribución territorial, los presupuestos ordinarios y de amortización

de las Corporaciones tócales, gravando especialmente a los solares que representen, por su retención, una

subutilización de infraestructuras y equipamientos; medidas generales tendentes a facilitar la obtención y

creación de un patrimonio público de suelo y a garantizar, mediante el favorecimiento de fórmulas de

cesión de dominio, la irreversibilidad de la titularidad pública del suelo.

Estas medidas se instrumentaran de tal forma que permitan una rápida, convergencia del precio financiero

y «1 precio en uso del suelo, evitando en lo posible ios problema* de descápitaliza-

ción a que podría dar lugar una implementación excesivamente rápida.

El Gobierno, con estas medidas, prestará especial atención a la protección de los derechos de

propietariosresidentes, Inquili-nos y titulares-propietarios de viviendas de renta congelada,

Con el fin de aumentar la oferta de suelo urbano, el Gobierno pretende fomentar la adquisición por las

Corporaciones Locales, INUR y los organismos públicos apropiados, de terrenos en cantidades

suficientes para garantizar la expansión planificada de toe núcleos de población.

POLÍTICA DE VIVIENDAS

En cuanto a viviendas, la actuación d«l Gobierno se orientará en una doble vertiente: establecimiento de

mecanismos que garanticen la financiación de la vivienda dentro de los plazos adecuados y elevación del

número de viviendas de construcción directa para los sectores más necesitados de la población. En cuanto

a la financiación de estas viviendas, el Gobierno procurará la, eliminación inmediata de los obstáculos

jurídicos y fiscales que actualmente se oponen a la creación de un amplio mercado de hipotecas,

fomentando el establecimiento de fondos de Inversión. Se acometerá una importante reducción del

impuesto que grava las transmisiones patrimoniales en el ámbito de los bienes inmuebles, lo que permitirá

reducir en cuantía apreciable el coste de los torremos y las edificaciones. Medida importante que el

Gobierno va a pretender instrumentar es la de conseguir los medios necesarios para que los plazos de

amortización de los créditos para financiación de la vivienda se establezcan de modo que guarden

relación con la vida productiva previsible de la familia. La atención prioritaria de vivienda se centrará

durante 1978 y 1979 en la construcción directa de viviendas con destino a los lectores más necesitados.

Es posible que estas medidas de nueva política de urbanismo y vivienda que el Gobierno pretende poner

en práctica, entren en vigor a principios de año.

 

< Volver