Autor: Hernández Siguero, Aurora. 
 La destrucción de edificios del centro de las ciudades españolas. 
 "Se acabó"  :   
 Según Eduardo Merigó sólo se tirarán las casas que estén en malas condiciones. 
 Arriba.    20/10/1977.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

La destrucción de edificios del centro de las ciudades españolas

«SE ACABO»

Según Eduardo Merigó sólo se tirarán las casas que estén en malas condiciones

—Se acabó ya la destrucción de los edificios del centro de las ciudades españolas. En adelante sólo se

tirarán las casas que estén en malas condiciones.

Eduardo Merigó, subsecretario de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, regresó ayer por la

mañana, de Moscú, donde ha estado estudiando los aspectos sociales y técnicos del urbanismo soviético.

A su llegada al aeropuerto de Barajas, el señor Merigó celebró una rueda de Prensa, en la que comenzó

hablando del viaje que acababa de finalizar.

—Nuestras relaciones con la Unión Soviética serán siempre a niveles técnicos..., nosotros podemos

aportar técnica y gusto en la construcción...; ellos, formas de solucionar los problemas sociológicos que la

cuestión urbanística crea, sobre todo, en las grandes ciudades.

Respecto a establecer una comparación, a nivel urbanístico entre España y la Unión Soviética, el señor

Merigó declaró:

—En materia técnica, España está mucho más adelantada, pero ellos poseen un Plan Territorial muy bien

organizado. Ya han hecho las regionalizaciones, que a nosotros nos falta conseguir plenamente.

A continuación el señor Merigó habló sobre el urbanismo estrictamente español y, tras las palabras que

abren esta Información, añadió, con respecto a le especulación del suelo:

—A pesar de que es muy difícil mantener una vigilancia plena en las construcciones —en especial en las

privadas—.últimamente, en lo que se refiere a las viviendas protegidas, se han tomado unas fuertes

medidas de vigilancia para que la construcción no sea fraudulenta.

Para finalizar, el señor Merigó dijo que era partidario de una unificación en los precios de los alquileres,

aunque manifestó que el momento político no era adecuado, y de la disminución de los Impuestos por

derechos reales, con el fin de dar una mayor fluidez y agilidad a las migraciones interiores y una menor

especulación de los precios de tes viviendas.

A. SIGUERO

 

< Volver