Autor: Marlasca, Manuel E.. 
   Vajilla     
 
 Pueblo.    29/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

EL comentario de ayer habría que enlazarlo prácticamente con el de hoy, porque cuando escribía aquello

de que algún día tendríamos que contar los periodistas el ambiente que nota en muchas preguntas de una

rueda de Prensa, no podía ni sospechar que en un Pleno del Ayuntamiento se iba a descubrir o, mejor,

poner de evidencia algo de ese ambiente que flota en muchas ocasiones. Sin ir más lejos, ayer mismo.

Era el tema de la Vaguada. Mis colegas, algunos de mis colegas, andaban por un centro comercial

franjees y, entre tanto, Felisa Martínez, concejal de rompe y rasga por «1 distrito de Fuencarral, decía

aquello de que hay que devolver la tranquilidad a las gentes del barrio del Filar, y hay que sentarse ante

una mesa redonda para decidir sobre la Vaguada y que pague Banús, que ha sido el beneficiado por todo

el barrio del Pilar.

Había contado Felisa Martines las deficiencias del barrio, entre las que se cuenta, como primera medida,

la densidad de población, muy por encima de la que seria aconsejable. Se había pasado por encima sobre

la comúnicación que la COPLACO (¡Fuera gorros, que están pasando los demócratas de toda la vida...!)

había enviado al Ayuntamiento para que cumpliera el Plan General del Polígono Valdezarza-La Veguilla-

Vertedero.

Justo en ese polígono, mira por donde, está el barrio del Pilar. Se´ levantó entonces Valentín Barriga, para

el que González Velayos había tenido frases de elogio momentos antes. Barriga es monocorde, pero tiene

mal café; parece que no ha roto un plato, y está rompiendo una vajilla de la mejor calidad cuando habla...

Y ayer rompió la ´preciosa vajilla democrática de Elias Cruz y su {parece que sólo es suya) COPLACO.

Dijo Barriga aquello de que muy bien, que fenomenal, lo de la Vaguada. Pero que la COPLACO lo que

estaba haciendo con sus comunicaciones era impulsar la creación de un centro comercial en la Vaguada

del barrio del Pilar. Y además lo razonó con su monocorde voz, como si no estuviera rompiendo la

bellísima y fragilísima vajilla. Los concejales —y la concejal— se miraban mientras el alcalde escuchaba

absorto.

«Es que —decía Barriga— sí hacemos caso al plan hay que dar luz verde ya al centro comercial de la

Vaguada, proyectado por la COPLACO en el Plan General y, por si fuera poco, en el Plan Especial de

Equipamiento Metropolitano, obra también de la COPLACO.» Por otra parte, en esa zona del polígono

dichoso —siempre según Barriga— faltan cosas tan elementales como el IV Cinturón, que no tenía que

hacer precisamente el Ayuntamiento.

La vajilla estaba hecha añicos. Resulta que desde la COPLACO se está aparentando —es un decir— el

apoyo a los vecinos del barrio del Pilar con declaraciones demagógicas que lo que significan es una orden

de «hágase el centro comercial de la Vaguada». Y los vecinos, sin saberlo... Y es que aquí, en cuanto que

das una patada a una piedra, te sale un demócrata de toda la vida haciéndote la puñeta. Señor Elias Cruz:

«Pase a recoger la vajilla rota. Era realmente preciosa...». Gracias.

 

< Volver