Autor: Soria, Jesús. 
 Solución al transporte en Madrid y su provincia. 
 Primero, la capital     
 
 Pueblo.    07/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

SOLUClON AL TRANSPORTE EN MADRID Y SU PROVINCIA

PRIMERO, LA CAPITAL

Ha habido una falto de planificación y previsión absoluta", Enrique Castellanos, presidente de la

Diputación

El centralismo, un freno para el desarrollo del plan de transportes provinciales

LA Diputación Provincial de Madrid está elaborando un plan para los transportes provinciales, que irá

encauzado, principalmente, a solventar el problema de comunicaciones existentes entre los pueblos del

alfoz de Madrid y la propia capital, debido a los grandes movimientos de población laboral que día a día

se traslada desde estas ciudades —la mayoría «dormitorio»— al centro y viceversa. Los atascos que a

diario se producen en carreteras como la de Extremadura, Barcelona y Andalucía, principalmente, es un

tema que exige soluciones rápidas, aunque parece que el centralismo lo sigue frenando. «Son los tres ejes

que más nos preocupan en la actualidad. Se dan unos trasiegos muy importantes de fuera a dentro y de

dentro a fuera. Es lo más urgente de solucionar», según dice Enrique Castellanos, presidente de la

Diputación.

Cl problema ha surgido debido a la falta de infraestructura viaria motivada por el crecimiento

deshumanizado, desorganizado « ilógico, de las urbanizaciones que no han nacido acompasadas con las

demás necesidades que esto conlleva. Con el visto bueno de la Administración central. La salida primera

que se ve a este problema es la creación del Consejo Coordinador de Transportes, llevado a cabo por

varios Ayuntamientos que, al parecer, ya tienen estudiados los presupuestos con que afrontar esta

empresa. Dentro de este estudio parece que cuenta con muy buenas perspectivas el tren elevado «que

tiene la ventaja de que las expropiaciones son mínimas», según el presidente de la Diputación.

—La Diputación, —dice Enrique Castellanos—, en el momento que tenga ya posibilidades reales de

hacer efectivo este plan, comenzaría a actuar en este Consejo Coordinador de Transportes, para poner de

acuerdo a los afectados y llegar a tener un transporte radial de gran eficacia, y de enormes posibilidades

para la provincia. La situación política y económica en que nos encontramos ha hecho que estos planes

queden un poco paralizados, sobre todo cuándo ha aparecido en este campo el gran problema del

transporte interno.

—¿Perjudica a la provincia que el transporte en la capital esté como está?

—Mucho. Si logramos llegar a arreglar el transporte periférico,, nos encontraríamos coa un gran colapso

en el transporte interor, ya. que la: EMT no puede abastecer la enorme masa laboral que llega desde estos

puntos, y el Metro tampoco está preparado ni tiene la infraestructura adecuada. No podemás colocar a

grandes masas de gente a la misma hora en las entradas a Madrid, porque se ocasionaría un tremendo

problema. Por eso es necesario, en mi opinión, solucionar primero el problema de la capital y luego

resolver la llegada de los de fuera.

—¿Hay contactos y presiones para acelerar está primera solución?

—Efectivamente, ´ estamos presionando; pero no tenemos fuerza para hacerlo con mucha efectividad o

resultados positivos. En general, se puede decir que todos están pendientes en estos momentos de

solucionar lo de la capital. De hecho, parece que el plan del Gobierno es decidir, antes de que finalice el

año, qué va a ser del Metro, j el año próximo darle un empujón, ai menos en todo lo que está a punto de

inaugurarse; esto será un gran paso. Simultáneamente, con los nuevos Ayuntamientos que surjan, habrá

que estudiar el problema del Consejo Coordinador, para enlazar, definitivamente, todos los medios de

transporte.

Todo esto se ha producido por la falta de conexión que ha existido siempre entre la Administración

central y la local o provincial: «Efectivamente —dice Castellanos—, ha habido una falta de conexión

importante y, sobre todo, una falta de planificación y previsión absoluta. Ceda uno ha actuado a su aire.

Ahora se están dando cuenta de las atrocidades que se han hecho. El reconocer eso ya es un paso: ahora

ha llegado el turno de buscar soluciones y de que todas las partes, Ministerio y organismos locales y

provinciales, lleguen a una coordinación para llevar a cabo un plan de acción que sea el ´que resuelva ya

definitivamente los problemas.»

Reconoce el presidente de la Diputación que en la actualidad hay grandes problemas en el transporte de la

provincia, que las empresas privadas son «muy débiles» y que últimamente se han ocasionado problemas

muy graves en diversas localidades, «donde la´ Diputación ha tenido que ayudar, incluso

económicamente, para salir de la crisis. Es penoso y una lamentable imprevisión de las propias entidades

locales, que no han previsto que esto algún día llegaría al colapso».

Según parece, serían necesarios un mínimo de cuatro o cinco mil millones para solucionar los problemas

de transporte de los pueblos más conflictivos, que estarían encuadrados en un radío a treinta kilómetros de

la Puerta del Sol. Se piensa en la Diputación que los medios mejores para solucionar el problema del

transporte están en el ferrocarril o el monorrail o tren elevado. Respecto al primero, hay una pega

importante: no penetra en la ciudad, aparte —claro está— de que está mal explotado, que no ha

descongestionado las carreteras prácticamente nada («el ferrocarril de Móstoles es un ejemplo»), «y que,-

como un caso más, los de cercanías a la sierra son más lentos que hace treinta años». En cuanto, al tren

elevado, lo ven muy positivo, porque no está afectado por cruces de ningún tipo, que las expropiaciones

son mínimas, que goza, de gran rapidez «y que puede resulto" como especie dé cinta transportadora

trayendo gente a Madrid desde los pueblos de la província. y sacándolas de aquí.

Enrique Castellanos dice que hay Que mentalizar a la gente para que utilice los transportes colectivos, y

que lo ideal sería conseguir unas escalonadas llegadas a Madrid-capital, «porque así se está despilfarrando

mucho dinero». Además, aunque las formas de vida cambien, no así los horarios, lo cual es un error

importante.

Así está el tema del transporte en la provincia de Madrid, que cada día se agrava más y más. Y por una

causa fundamental: su crecimiento es superior en la actualidad al de la capital. En definitiva, la población,

de Madrid se está trasladando paulatinamente a los pueblos situados en el anillo que bordea Madrid, en

una proporción superior al 93 por 100 en las localidades del Área Metropolitana (Leganés, Alcorcon,

Alcobendas, San Fernando de. Henares, Pinto, Getafe, etc.) y del 70 por 100 en las que están fuera del

Área (Móstoles, Parla, Alcalá de Henares, etc.).

Hay concretamente Municipios que en pocos años han llegado a triplicar su población. Este crecimiento

ha provocado que los problema» ya existentes se han acrecentado aún más, agigantando los problemas —

repito—, siendo uno de los principales, junto al del equipamiento colectivo, sin, duda muy importante, el

de los transportes, para el -que urgen soluciones inmediatas. Según Enrique Castellanos primero hay que

solucionar lo de la capital por que si no los remedios no son tales.

Es decir: la provincia," tristemente, "sigue dependiendo y sigue perjudicada por el centralismo...

7 de diciembre de 1977

 

< Volver