Autor: Mancebo Alonso, Mayte. 
 Informe del Área Metropolitana a los parlamentarios (I). 
 Una ciudad "socialmente desequilibrada"  :   
 Desde 1960 el crecimiento ha sido superior al millón y medio de habitantes. 
 Informaciones.    12/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

INFORME DEL ÁREA METROPOLÍTANA A LOS PARLAMENTARIOS >l)

Una ciudad ((socialmente desequilibrada))

Por Mayte MANCEBO

DESDE 1960 EL CRECIMIENTO HA SIDO SUPERIOR AL MILLÓN Y MEDIO DE

HABITANTES

MADRID, 12. UN documento sobre los «Problemas y perspectivas de planeamiento del Área

Metropolitana de Madrid» va a ser entregado por el ministro de Obras Públicas y Urbanismo a toaos los

parlamentarios madrileños con objeto de implicar la responsabilidad política y legislativa en tos

directrices que habrán de configurar el crecimiento de toda la provincia en los- próximos años. En eí

documento se hace un detenido análisis de los errores contenidos en toda la. planificación hacha, hasta el

momento por el Área Metropolitana y la grave incidencia que sobre el desarrollo ha tenido la jaita de una

auténtica, acción coordinada, entre las diversiones públicas y las necesidades reales.

Se plantea igualmente la necesidad de volver a enmarcar la planificación de Madrid dentro de un aspecto

más amplio, que abarque el concepto de región centro, para evitar los desequilibrios que hoy existen en el

espacio central y se plantea con toda crudeza la deficiencia conceptual de la COPLACO (Comisión de

Planeamiento y Coordinación del Área Metropolitana) para hacer frente a una auténtica política de

desarrollo, considerando finalmente como cuestión imprescindible la participación de la opinión

ciudadana en todas las decisiones, partiendo de una previa documentación de la misma con objeto de

poder formar una conciencia responsable.

UNA CIUDAD SOCIALMENTE DESEQUILIBRADA

El análisis que el informe sometido a los parlamentarios hace sobre Madrid plantea abiertamente una

realidad sobre la que desde hace ya muchos años ha venido manifestándose la opinión pública y los

medios informativos: «Madrid es una ciudad incómoda -dice—, socialmente desequilibrada, que se

congestiona y se deteriora cada día un poco más, perdiendo sus valores históricos, y que ejerce una

poderosa acción transformadora a su alrededor. Su influencia llega a repercutir, en lugares muy lejanos.

Más allá de los barrios periféricos nacidos en los últimos lustros, caracterizados por sus altas densidades,

sus escasos equipamientos sociales y su falta de calidad ambiental, aparecen los restos de un paisaje

desordenadamente invadido, en el que ya no pueden reconocerse las siluetas tradicionales de los pueblos,

rodeados por una confusa y mal formada masa de nueva edificación de escasa calidad.»

Ahora, cuando el mal resulta irreparable en no pocos puntos del entorno geográfico madrileño, la

planificación vuelve la vista atrás y reconoce los errores: «En algunos sitios es la proliferación de

urbanizaciones la que salpica el paisaje, privatízando su uso. En otras partes, aparece la mezcla abigarrada

de grandes cuerpos fabriles y almacenes. L¿ ´arquitectura rural y la escala reducida dejan su sitio a la

repetida imagen del bloque de pisos o la nave industrial. Y todo este conjunto se comunica y se relaciona

a través de una red viaria insuficiente, permanentemente saturada en muchos tramos.»

MAS DE MILLÓN Y MEDIO DE HABITANTES DESDE 1960

Señala el informe que estudiarán los parlamentarios que las causas de esta situación a que se ha llegado

en la provincia de Madrid son múltiples. «El Área Metropolitana ha aumentado en más de un millón y

medio de habitantes desde 1960, como consecuencia del mismo proceso general que, en todo el país, ha

concentrado la población. Es una característica del modelo de desarrollo español de los años sesenta,

rápido y desequilibrado. Ello ha favorecido la aglomeración industria] y demográfica, al amparo de las

economías ofrecidas por los núcleos urbanos. Por su parte, añade, el centralismo político y administrativo

de la capitalidad ha contribuido poderosamente a ese desarrollo, induciendo un asentamiento de sedes

burocráticas y financieras

No serva tan grave ese desarrollo sí en contrapartida hubiera podido asentarse sobre una adecuada

infraestructura, pero lo cierto es que ni siquiera los poderes públicos pusieron en marcha los mecanismos

adecuados para exigir las mínimas Inversiones en este concepto a esa iniciativa privada, que ha estado

beneficiándose de la plusvalía generada por el proceso de desarrollo, circunstancia que reconoce también

eJ informe elaborado por el Área Metropolitana:

«Ese presuroso asentamiento -^dice—, tanto de nueva población, como de fábricas y de oficinas, no se ha

producido con el paralelo aumento de infraestructura que hubiera requerido, ni tampoco por supuesto, con

niveles aceptables de equipamiento social. Se ha hecho evitando las inversiones que no eran directamente

productivas y aprovechando la infraestructura existente por encima de sus posibilidades. Ello supone, por

una parte, la densificación, macizado y transformación congestiva de los cascos urbanos, y por otra, la

aparición de las periferias inorgánicas apoyadas en las carreteras.»

Ante este Madrid de hoy, el Área se plantea la cuestión de futuro, «saber previamente cómo se desea que

llegue » ser Madrid, formular claramente una política urbanística y arbitrar los medios necesarios para

llevarla a cabo». En esta tarea se desea contar con Ja opinión pública, y para ello la tarea comienza con la

información a los parlamentarios sobre la realidad presente, a través cíe este documento, sobre el que

insistiremos mañana.

12 de diciembre de 1977

 

< Volver