Autor: Mancebo Alonso, Mayte. 
 Informe del Área Metropolitana a los parlamentarios (II). 
 El centralismo de Madrid nace de condicionamientos que no tuvieron en cuenta los intereses locales  :   
 Las provincias afectadas rechazan todo concepto de región centro por temor al peso de la capital madrileña. 
 Informaciones.    13/12/1977.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

INFORME DEL ÁREA METROPOLITANA A LOS PARLAMENTARIOS (II)

El centralismo de Madrid nace de condicionamientos que no tuvieron en cuenta los intereses locales

LAS PROVINCIAS AFECTADAS RECHAZAN TODO CONCEPTO DE REGIÓN CENTRO POR

TEMOR AL PESO DE LA CAPITAL MADRILEÑA

Por Mayte MANCEBO MADRID, 13.

EL informe preparado por el Área Metropolitana para conocimiento de los parlamentarios sobre la

verdadera situación de Madrid y su provincia incide en varios apartados sobre la necesidad de realizar un

planeamiento de futuro que encaje dentro del amplio marco de la región centro. Sin embargo, el hecho

cierto es que ese concepto de región centro es políticamente falso, y ni las provincias castellanas del norte

ni tampoco las del sur aceptan hoy un regionalismo sobre él que siempre pesaría la masa centralizadora y

absorbente de la capital, ni tampoco la provincia madrileña puede seguir asumiendo los inconvenientes de

un centralismo, que, a la larga ha provocado más conflictos que beneficios. En definitiva, cualquier

planteamiento que pretenda como base el concepto de la región centro nacerá con malformaciones

congénitas difícilmente superables.

El centralismo del que tanto se acusa a Madrid no fue buscado por la capital, sino que obedeció a

decisiones políticas de rango superior, Y estas circunstancias son las que analiza el capitulo del informe

del Área sobre «Madrid: el fenómeno metropolitano». La transformación de Madrid en los últimos

cuarenta años ha sido espectacular, ya que ha pasado de ser la ciudad administrativa de un país poco

industrializado, sede de la Corte y del Gobierno, a ser una metrópoli con un centro de decisiones

empresariales y financieras, que en la actualidad concentra las sedes de un tercio de las mil grandes

empresas españolas, y otro tercio de ese millar de empresas cuentan con una sucursal importante en

la capital.

«MODELO DE FUERTE INSPIRACIÓN AMERICANA»

Señala el informe que el fenómeno de metropolización «se dio fundamentalmente a partir de la

liberalización económica de 1959, y junto al proceso de industrialización que supuso el modelo de

crecimiento económico escogido por el Gobierno de 1957, modelo de fuerte inspiración americana, que

aprovechó el "boom" económico europeo de finales de los años 50 con vistas a tres políticas

fundamentales: la inversión extranjera, la emigración de mano de obra y el turismo». La política

gubernamental incidió especialmente sobre Madrid, haciendo de la capital un foco importante de

inmigración —el 60 por 100 del aumento de población obedece a este concepto— y haciéndola base de

una importante actividad terciaria e industrial, ocupando el terciario el 57;6 por 100 de Ja mano de. obra y

la industria el 40,2 ror 100 La evolución poblacional de Madrid ofrece el siguiente cuadro:

En ese desarrollo es muy importa:!te tener en cuenta lo que destaca el propio informe del Área

Metropolitana, que «los intereses económicos han estado ajenos a los potenciales locales». En definitiva,

que la e colación de Madrid y su alfoz ha sido realizada al margen de los propios intereses locales, cuyas

repercusiones negativas, en cualquier caso, no debieran nunca haber recaudo sobre la población local,

sino solucionadas por los organismos superiores de decisión, en cuya voluntad estuvo el planteamiento

del modelo de desarrollo, razón por la que en tantas ocasiones se ha pedido desde estas páginas y desde el

propio Ayuntamiento la concesión de beneficios de capitalidad por parte del Gobierno central.

IMPORTANTE REPERCUSIÓN DEL SECTOR INMOBILIARIO

En cnanto al planteamiento industrial de Madrid, según el empleo, un tercio corresponde al sector de la

construcción, otro tercio al del metal y el resto en actividades varias: escasean las industrias de tamaño

medio y abundan las grandes fábricas y los pequeños talleres, hasta el punto de que el 40,5 por 100 del

empleo se concentra en empresas de más de 500 empleados.

Se destaca la importancia del sector inmobiliario «que dispone de un tercio del emplo industrial y ha

producido alojamiento para todo el crecimiento de población, con una inversión en los últimos quince

años de casi un 10 por 100 del total provincial, sobrepasando el 30 por 100 de la formación bruta de

capital fijo, convirtiéndose, por tanto, en un sector fundamental de acumulación del sistema económico

metropolitano».

La concentración efectuada en Madrid ofrece datos claramente significativos: la capital acumula el 82,95

por 100 de la población provincial, el 81 por 100 del empleo industrial y el 91 por 100 del empleo

terciario, y es la única metrópoli española que en un radio de 150 kilómetros no tiene ninguna ciudad con

más de 100.000 habitantes, «existiendo un gran desequilibrio dentro de la región, con algunas comarcas

en proceso de crecimiento autónomo, pero con muchas otras cuya economía es totalmente dependiente de

la metrópoli —agricultura, turismo, etc.—, o bien en proceso de abandono y de marginación».

LA CRISIS DE LAS ENTIDADES LOCALES

Frente a ese abandono regional, el marcado desarrollo o e se ha producido dentro del- área metropolitana

ha ti.iido graves consecuencias para los municipios enmarcados en este ámbito, una de las cuales puede

considerarse especialmente grave y es la crisis de las entidades locales, de los organismos municipales,

que se han. visto rebasados en sus posibilidades económicas, administrativas y representativas para hacer

frente a las graves necesidades derivadas del desarrollo. El problema, reiteradamente denunciado por los

medios informativos, se pone ahora de manifiesto en el informe elaborado por el Área, que señala: «Las

repercusiones a nivel intrametropolitano sea también patentes, con un fuerte deterioro de la calidad de

vida y de las condiciones necesarias para la producción y distribución de mercancías o la prestación de

servicios. La congestión y problemas de transporte, la contaminación del aire y del agua. el deterioro del

medio ambiente, el déficit de servicios comunitarios y de viviendas, junto a la crisis de las entidades

locales en su forma actual, para financiar y controlar la ciudad, han saltado a la opinión pública.» La

configuración del área metropolitana en función de los valores del suelo es uno de los puntos básicos del

informe y de ello nos ocuparemos mañana.

 

< Volver