Las monografías de Informaciones: Urbanismo y vivienda social.. 
 La vivienda social y la de promoción directa, vista por el ministro Garrigues     
 
 Informaciones.    23/12/1977.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

La vivienda social y la de promoción directa, vista por el ministro Garrigues

EN relación con el tema de la vivienda, el ministro Joaquín Garrigues tiene perfectamente claras las ideas.

Reiteradamente ha hablado sobre los múltiples temas Que ha encontrado al llegar a un Ministerio, gue

además se fusionó bajo su mandato con el de Obras Publicas. La solución de los viejos •problemas

•pendientes por un lado, como las remodelaciones y el frenado al progresivo deterioro de las viejas

edificaciones en los cascos urbanos. «Hay que evitar la destrucción progresiva, ha dicho el ministro,

poniendo el máximo interés en arreglar cuando todavía es tiempo.»

No incrementar el déficit del ya grave panorama del parque inmobiliario nacional y hacer posible una

convivencia en el marco adecuado constituyen también principios fundamentales establecidos en su

equipo ministerial. El ministro ha manifestado: «Se frenarán todas aquellas actuaciones que, como en el

caso de las viviendas unifamiliares de Madrid, puedan suponer el derribo de viviendas que se encuentran

en buenas condiciones y comporten una mayor densidad en perjuicio de la calidad de vida.»

En el caso de Orcasitas, el ministro ha tenido oportunidad de ver de cerca dos situaciones unidas, la

remodelación de antiguos barrios de chabolas y la promoción directa de viviendas, tema este que es uno

de los que más parecen preocuparle, porque el paso por el Ministerio encargado de la Vivienda

constituye, sin duda, un bautismo de fuego para penetrar en la verdadera realidad de los ciudadanos.

Comentando las situaciones ruinosas de las viviendas de la Obra Sindical del Hogar, que han pasado al

Ministerio y las promesas reiteradamente incumplidas a los vecinos, y las estafas, y otras muchas

situaciones, el ministro ha dicho: «Oigo diariamente cosas que son auténticamente de Juzgado de guardia,

y no entiendo cómo la gente no ha empezado ya por ahí.»

La diferenciación clara entre la vivienda social y la vivienda destinada a las clases más débiles

económicamente, la ha expuesto el ministro en su reciente visita a Toledo. Cuando entrabarnos en las

llamadas «casas del gobernador», unas auténticas chabolas situadas junto al cauce del rio Tajo, y escucho

a sus habitantes hablar de ingresos mensuales de 10.000 a 15.000 pesetas, me decía el ministro: «¿Cómo

se puede pretender qué estas familias tengan acceso a una vivienda social que cuesta más de un millón y

medio de pesetas? Aquí, en estos casos, le corresponde al Ministerio la obligación de proporcionar la

vivienda de promoción directa,, no regalada, pero con mensualidades de algo asi como mil pesetas, todo

lo demás no resolvería el problema. Las viviendas sociales deben promocionarse también, pero ahí la

tarea fundamental de la Administración está en proporcionar el suelo necesario y a los precios justos para

evitar que la repercusión de ese suelo gravite sobre el costo final de la vivienda.»

En esa tarea es imprescindible la concurrencia de )a iniciativa privada, aunque la Administración pueda

servir de cauce a través del cual se conecten tanto la oferta como la demanda y, sobre todo, a través del

cual se eviten situaciones especulativas y se controle la calidad que debe exigirse a la vivienda, ya sea

social o de libre mercado.

 

< Volver