Autor: Jáuregui, Fernando. 
 Los futuros estatutos centristas no cuestionan su mandato en el partido. 
 Quieren descabalgar a Suárez de la Presidencia del Gobierno     
 
 Diario 16.    08/11/1980.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

NACIONAL

Los futuros estatutos centristas no cuestionan su mandato en el partido

Quieren descabalgar a Suárez de la Presidencia del Gobierno

De cara al próximo congreso de UCD, los diversos grupos centristas están elaborando cinco estatutos

diferentes. Algunos sectores pretenden que se refleje en ellos la separación entre la presidencia del

Gobierno y la de UCD.

Fernando JAUREGUI

La presidencia del Gobierno y la de UCD podrían no recaer necesariamente en la misma persona, si

triunfa un proyecto de modificación de estatutos que será presentado en el próximo congreso centrista.

Fuentes de UCD, disconformes con la línea oficial actual, subrayaron que esta modificación posibilitaría

que Adolfo Suárez, cuya presidencia en UCD no se cuestiona, quedase a la cabeza del partido, pero

pudiese ser sustituido por otra persona al frente del Gobierno.

Existen en la actualidad al menos cinco anteproyectos de modificación de los estatutos centristas cara al II

Congreso Nacional de UCD, que se celebrará, en principio, en la segunda mitad de enero.

El primero está encabezado por los democristianos Manuel Vilar Arregui y Eugenio Nasarre; el segundo,

por José María Alvarez del Manzano; el tercero, por Manuel Fraile Clivilles, el cuarto está avalado por el

grupo de los «jóvenes turcos», y el quinto está firmado entre otros por los ex tácitos José Luis Ruiz

Navarro, José Luis Alvarez y Eloy Ibáñez.

Todos estos anteproyectos podrían unificarse en torno a unas líneas básicas, entre las que se encontraría la

posibilidad —no obligatoriedad— de que las presidencias de UCD y del Gobierno se desdoblasen,

recayando sobre personas distintas.

Las restantes propuestas, todas tendentes a la democratización interna del partido, contemplan que los

afiliados tengan derecho a contribuir a fijar la política y las líneas generales de UCD, y, después de eso,

tienen el deber de seguirlas. El estatuto actual, aprobado en el I Congreso ucedista, de octubre de 1978,

señala tan sólo que los afiliados tienen el deber de aceptar las directrices de los órganos directivos.

Las listas de candidatos

Otra modificación prevista es la introducción de una comisión electoral, encarga"da de la elaboración de

las listas de candidatos al Congreso de Diputados, al Senado y a las presidencias de • las Diputaciones.

También se pretende recortar un tanto los poderes del presidente del partido otorgando preeminencia al

comité ejecutivo sobre la presidencia y ampliando el comité político con cien miembros elegidos en

votación secreta por el congreso nacional.

Fuentes ucedistas subrayaron que existen bastantes posibilidades de que las más importantes de estas

modificaciones sean finalmente aprobadas, dada la cantidad de fuerzas que coincidían en la presentación

de este proyecto de nuevos estatutos.

Las mismas fuentes indicaron que, aunque la maquinaria del partido, y concretamente la secretaría de

organización, sigue trabajando normalmente en la preparación del congreso, existen algunas dificultades

para su puntual celebración.

Por ejemplo, la falta de un local adecuado, ya que el Palacio de Exposiciones y Congresos estará ocupado

por los asistentes a la Conferencia de Seguridad y Cooperación Europea. Se ha llegado a contemplar

incluso la posibilidad de no celebrar el congreso en Madrid, si no se encuentra algún lugar idóneo en la

capital. Pero se considera también que un aplazamiento en las actuales circunstancias tendría

consecuencias «funestas».

Al parecer, en las reuniones de base que se celebran estos días, en distintas agrupaciones de UCD, para

discutir el congreso, se registra una creciente contestación hacia la cabeza del partido. Los sucesos

últimos en el País Vasco y la ausencia de Suárez en los sucesivos funerales habrían agravado las críticas.

UCD a la Internacional

Otra ponencia importante que será presentada en el Congreso de UCD está firmada en primer lugar, por

Fernando Alvarez de Miranda, y en ella se solicita que UCD se incorpore a una Internacional afín

(democristiana, liberal o al Partido Popular europeo).

La justificación de esta ponencia está en que los socialistas españoles, aún siendo minoría, ganan

repetidamente las votaciones en el Consejo de Europa, porque votan con sus correligionarios europeos,

mientras UCD tiene que permanecer en el grupo mixto.

Como anécdota cabría subrayar que, en pura teoría legal, Adolfo Suárez ya no sería presidente de UCD,

dado que el artículo 22 de los estatutos aprobados en el congreso centrista del 20 de octubre de 1978

prevé que el mandato presidencial tendrá dos años de duración, pudiendo ser reelegido.

Como el congreso nacional no ha vuelto a reunirse y por tanto, Suárez no ha sido formalmente reelegido,

su mandato habría, teóricamente, expirado. Pero, como es lógico, nadie en UCD hace cuestión de tales

detalles, dado que los estatutos han sido repetidamente conculcados, especialmente en lo que se refiere a

la periodicidad de las reuniones del consejo político.

 

< Volver