Autor: Gutiérrez, José Luis. 
   Paco, Paco…     
 
 Diario 16.    10/02/1981.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

GRITOS Y SUSURROS

José Luis Gutiérrez

Paco, Paco...

TERMINO -¡uff, por fin...!- el II Congreso de UGD. Paco Ordóñez, el entrañable ministro de Justicia, ya

ha comenzado a hacer de las suyas, tachando de «reaccionario» el discurso de Landelino Lavilla. ¿Qué

podremos hacer con Paco Ordóñez? Es una persona tan tierna y adorable, con sus cálidas miradas de

cervatillo asustado, que los periodistas le queremos con locura.

Pero, hombre, Paco, esto es un poco exagerado. Tachar de reaccionario a Landelino, que tuvo un discurso

modélico, de gran altura (aunque criticara veladamente un titular de este diario diciendo que Suárez «no

había tirado la toalla»), archimoderado y de centro-centro, es demasiado.

¿Cómo explicaría Paco que figurara su nombre en la candidatura oficialista de Rodríguez Sahagún, que

tuvo una intervención incalificablemente conservadora, con constantes llamadas al orden y la

«autoridad»?

Son las maravillosas fintas de Paco, que los que estamos en la pomada política tan bien conocemos.

Paco me ha llamado, no obstante, para que explique la frase. «Está tomada —dice el ministro de

Justicia— absolutamente fuera de contexto. Yo me refería a un solo párrafo de Landelino, cuando habló

de determinadas tendencias «izquierdistas». Tengo que decir, no obstante, que tanto la actitud como el

discurso de Landelino me parecieron muy buenos.»

Paco se queja luego del voto de castigo de lo que él cree «antidivorcistas», que le privaron de 100 votos, y

le convirtió en el miembro menos votado de la candidatura «oficialista (1.017 papeletas). Pues no fueron

los «antidivorcistas». Paco (¡Señor, cuándo dejará este hombre de ver conjuras antidivorcio hasta en la

sopa...!), sino las consignas del ministro Sancho Rof a sus compromisarios «independientes», de cara a

debilitar a Paco ante la próxima formación del nuevo Gobierno.

PERO les voy a contar, señores, otra historia de Paco. A partir de mañana, comenzará una estridente

campaña en los periódicos (algún día les revelaré la habilidad, la increíble técnica de Paco para aparecer

en ellos) hablando de la famosa «derechización del partido», y todo eso que él repite constantemente.

¿Quieren saber por qué? Según la gente de Calvo-Sotelo se trata, sencillamente, de crear una fuerte

presión en la opinión pública, para que Leopoldo le mantenga en su próximo Gabinete.

y si mencionamos a Rodríguez Sahagún recordemos su intervención electoral en el congreso. Parece

mentira que un hombre con la capacidad, seriedad e inteligencia del ministro de Defensa, hiciera un

discurso tan penoso e intransitable. Debe ser porque los ambientes, cuando se prolongan, se impregnan

los espíritus. Así, su alocución al congreso más que un discurso, fue un chirrido. Más que una

intervención electoral parecía una improvisada arenga de monte para los muchachos de la División

acorazada, en plenas maniobras militares. Me temo que Agustín va a necesitar los servicios urgentes de

un instituto de belleza política —ellas dicen que de la otra, también— de algún maquillador de imagen,

junto con un escueto redactor de discursos.

YA que hablamos de militares, comentaremos una curiosa afición del comandante de Infantería, Sáenz de

Ynestrillas, famoso protagonista de la llamada «Operación Galaxia». Sáenz de Ynestrillas, tiene un

singular destino: el control de las armas privadas en manos de militares, en el Gobierno Militar de

Madrid. Pero no es ésta la noticia, sino su inscripción reciente, como alumno, en un cursillo un tanto

singular: de aprendizaje de ruso.

 

< Volver