Autor: Soriano, Manuel. 
 UCD decide su futuro. Arias-Salgado y Alzaga se enfrentaron. 
 Fuerte polémica en torno a la concepción de partido     
 
 Diario 16.    09/02/1981.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Arias-Salgado y Alzaga se enfrentaron

Fuerte polémica en torno a la concepción de partido

Durante el debate central del congreso de UCD sobre el sistema de elección de la dirección del partido, el

sector «crítico» defendió la necesidad de integrar a las minorías con personalidad diferenciada, mientras

el sector suarista apeló al monolitismos y la discipiina.

Palma de Mallorca: Manolo SORIANO, enviado especial

Fue un debate que puso de manifiesto la exigencia de renovar la estructura de UCD como partido.

Cuestionado el personalismo y el presidencialismo, la discusión ha tenido un trasfondo de reparto del

poder entre las diversas familias centristas, que en la coyuntura de la transición política confluyeron en un

solo partido.

El democristiano Osear Alzaga por el sector «critico»f y el socialdemócrata Rafael Arias-Salgado, de

tendencia suarista, protagonizaron un debate exento de acritud, que discurría con toda corrección, pero

evidenció una confrontación en toda regla de dos concepciones del partido. Ai final, los votos

mayoritarios de los compromisarios, impusieron el criterio de AriasSalgado. Se demostró, sin embargo,

que las tesis del sector «crítico» tienen un respaldo nada despreciable que habrán de tenerse en cuenta en

el futuro, sino se quiere provocar la excisión.

Alzaga: Proporcionalidad

Osear Alzaga empezó defendiendo un comité ejecutivo integrado por 20 miembros como máximo, con

objeto de conseguir mayor eficacia. Después, se centró en la defensa del sistema de elección

proporcional, precisando que lo hacía sin dogmatismo. «No voy a excomulgar a nadie porque piense lo

contrario.»

En contra del sistema mayoritario, argumentó que responde a un tipo de partido de espectro ideológico

estrecho, y se adopta a Iravés-de una mayoría mecánica justificándose únicamente en función de una

mayor gobernabilidad.

«El sistema de elección proporcional —dijo Osear Alzaga— es mejor en un partido de unión, de

encuentro configurado por varios programas y de gente que cree en el pluralismo.»

El representante del sector «crítico»-estaba resucitando los criterios de los pequeños partidos procedentes

de la oposición democrática, que fracasaron en 1977, cuando decidieron unirse a los franquistas

reformistas encabezados por Adolfo Suarez. De la aceptación del esquema de un partido monolítico por

parte de quienes tenían las más diversas ideologías de derecha, se pasó a la imposición de una estructura

personalista, a pesar de que ya habían sido superadas las condiciones que en principio podrían haber

exigido esta estructura. Ahora, el sector «crítico», en el 11 Congreso, ha dado la batalla por conseguir un

partido con una organización adaptada a la normalidad democrática.

Oscal Alzaga puso el dedo en la llaga cuando dijo que UCD ha sido un «invento», del que no se encuentra

similitud en Europa.

Contra la goleada

Mantuvo el criterio de que los mayoritarios deben aceptar la presencia de las minorías sin desconfianza.

«Es el momento de la voluntad de integración. El centro del compromiso debe ser sincero. Si hace falta

generosidad para llegar a compromisos con los partidos de ¡a oposición, en el propio partido hay que

tener en cuenta la letra U, de unión.»

.Refiriéndose al número de puestos que el sector oficialista-mayoritario ofrecía´ a los «críticos» en el

comité ejecutivo, Alzaga dijo que «hoy no interesa el 35 a O, porque no estamos para goleadas»,

referencia ésta que levantó los aplausos de los congresistas. «El 35-5 —añadió— sigue siendo una

goleada; tampoco se puede plantear el problema en términos de concesión.»

Terminó su exposición, que fue aplaudida en más de una ocasión, haciendo un llamamiento a la

concordia: «Vamos a superar las suspicacias entre nosotros porque el país nos lo exige.» Después diría

que UCD va a durar mucho tiempo.

Arias: Disciplina

Rafael Arias-Salgado, ministro de la Presidencia y uno de los pocos dirigentes centristas

incondicionalmente fiel a Suarez, también apeló a la necesidad de descargar de tensión el debate.

Inmediatamente, contestó a las propuestas de Osear Alzaga, precisando que «UCD, efectivamente, es un

invento, pero un invento genial, que hay que esforzarse en mantener, reconociendo los resultados del

congreso».

Este concepto de disciplina fue repetido en varias ocasiones por Arias-Salgado, saliendo al paso de las

tentaciones excisionistas que han planeado durante la celebración del congreso. «Creo que podemos

conseguir, por no decir mantener, la confianza del pueblo español si aquí, ocurra lo que ocurra, lodos

aceptamos el resultado.»

Al anuncio de Alzaga de no presentarse a la elección del nuevo comité ejecutivo, Arias-Salgado le

emplazó: «Este partido necesita que Osear Alzaga asuma sus responsabilidades.» Aludió a las repetidas

veces que había renunciado a los cargos que se le ofrecieron.

Ventajas del mayoritario

Arias-Saígado rechazó el sistema proporciona] porque, a su juicio, e] pluralismo antagónico pone en

peligro la unidad de UCD. Defendió el sistema mayoritario, adoptado por la mayoría de los países

europeos, por las siguientes razones: permite una dirección homogénea, favorece la aproximación de

posiciones y el compromiso, facilita la superación de diferencias internas y porque no margina más que a

los automarginados.

Gámir, abucheado

Luis Gámir estuvo a punto de ser pateado al defender, desde la presunta imparcialidad, los. criterios de la

ponencia que elaboró los nuevos estatutos.

 

< Volver