Autor: Gutiérrez, José Luis. 
   De gris     
 
 Diario 16.    07/02/1981.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

GRITOS Y SUSURROS

José Luis Gutiérrez

De gris

El discurso del presidente Suárez fue como se esperaba, poco más o menos. Gris en contenido y forma,

adivinándose tras él la pluma de Josep Meliá, sereno y con escasas llamadas a la emotividad. A pesar de

ello, la habitual serenidad de Adolfo Suárez sufrió un ligero temblor. Su voz, al final, se quebró por la

emoción.

Muchos compromisarios echarían en falta una alusión a Joaquín Garrigues que el presidente no hizo,

posiblemente por descuido, aunque Rafael Calvo Ortega, en cuyo soporífero y larguísimo texto plagado

de cifras, subsanó la omisión.

La elección de la mesa, cuando aún flotaban en el aire las palabras de Suárez, evidenció un dato para

calibrar el techo electoral de los «críticos»; Casi un 35 por 100 de los votos obtuvo su candidatura,

presidida por Attard, frente al 65 por 100 de la «oficialista» encabezada por el ministro Pérez-Llorca. Tal

porcentaje levantó los ánimos del sector «crítico», que continuó las negociaciones para una posible

participación en la ejecutiva. Se da ya como seguro que la ejecutiva resultante contará con un porcentaje

del 70 por 100 de «oficialistas», y un 30 por 100 de «críticos».

Estos, maquiavélicamente, han presentado una enmienda proponiendo que el presidente del Gobierno y

los ex presidentes de partido y Gobierno sean miembros natos de la comisión ejecutiva. De aprobarse

dicha enmienda, ni Suárez ni Calvo-Sotelo figurarían en las listas. Sigue, no obstante, a pesar del sensible

descenso en la irritabilidad ambiental, el deseo de «decapitar» a Herrero de Miñón, uno de los principales

dirigentes «críticos». En un diario catalán apareció ayer esta frase, en boca de compromisarios anónimos:

«Herrero de Miñón corre el peligro de que le partan la cara.»

MIGUEL, lo de ser decapitado —destituido como presidente del grupo parlamentario centrista— se lo

toma a broma. «Los alemanes —dice, citando a Churchill con voz campanuda- decían que nos iban a

retorcer el cuello como a un pollo, en tres meses. Han pasado ya tres años. Vaya cabeza, y vaya cuello...»

¿Cómo será el nuevo Gobierno de Leopoldo?

Ya se sabe que hará muy pocos cambios, los mínimos. El primero, la sustitución de Rodríguez Sahagún,

presidente de UCD, que abandonará Defensa, aunque será sustituido por otro civil. Gutiérrez Mellado

también dejará el Gobierno. Y poco más. Posiblemente el Ministerio de Hacienda, que pasará a un

hombre de confianza de Calvo-Sotelo.

 

< Volver