Autor: Soriano, Manuel. 
 Hoy sólo hablará el presidente: el debate, mañana. 
 Fraga y la izquierda forman un frente unido contra Suárez     
 
 Diario 16.    16/09/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 22. 

Diario 16/16-septíembre-80

NACIONAL

Hoy sólo hablará el presidente; el debate, mañana

Fraga y la izquierda forman frente unido contra Suárez

El presidente del Gobierno hará esta tarde una declaración de política general y pedirá la confianza del

Congreso de los Diputados. La izquierda y el líder conservador Manuel Fraga ya desde ayer aparecieron

como frente unido contra el presidente. El debate político, con la intervención de todos los grupos, se

iniciará mañana.

Manuel SORIANO

Madrid — Se ha encontrado la solución intermedia entre la postura del Gobierno, que quería iniciarlo hoy

mismo, y la tesis de la oposición, que pidió cuarenta y ocho horas de plazo para preparar su respuesta a

Suárez. Después de consultar al Gobierno y a los portavoces de los distintos partidos, el presidente del

Congreso, el centrista Landelino Lavilla, consiguió una fórmula que dio satisfacción a ambas partes.

La Mesa del Congreso decidió anoche que el debate político sobre la moción de confianza presentada por

Suárez se inicié mañana a las cinco y media de la tarde. Hoy, por tanto, sólo se producirá la intervención

del presidente, terminada la cual se levantará la sesión, que se reanudará el miércoles con la intervención

de los grupos parlamentarios, que dispondrán de treinta minutos para dar respuesta al discurso del primer

ministro.

A Landelino Lavilla se le había presentado un problema reglamentario similar al de la investidura del

presidente. En aquella ocasión, recién estrenado en su puesto de presidente, fue descalificado por la

oposición .porque, en uso de sus atribuciones, decidió que no hubiera debate previo, tal como quería el

Gobierno y contrariamente a lo deseado por la oposición.

En esta ocasión ha encontrado una fórmula intermedia a las solicitadas por la izquierda y Coalición

Democrática.

Socialistas y comunistas, apoyados por Manuel Fraga, presionaron para que el presidente Suárez se

sometiera, personalmente, a un debate abierto el jueves, después de escucharle esta tarde ante el Pleno del

Congreso.

La izquierda y Coalición Democrática pretendían contar con cuarenta y ocho horas de reflexión para

replicar al discurso del presidente, en el que pedirá la confianza de la Cámara.

Los grupos mayoritarios de la oposición, además, retan al presidente a que sea él quien responda a sus

réplicas y tratan de que no encomiende esta tarea a sus ministros.

Socialistas, comunistas y Coalición Democrática persiguen sacar rentabilidad política de un debate,

radiotelevisado a todo el país, evitando que se zanje con un breve y precipitado debate redondeado con

una

votación que dé estabilidad a Suárez en la Presidencia.

En este contexto, la Junta de Portavoces del Congreso celebró ayer una borrascosa reunión. La izquierda

y Fraga mantuvieron un duro enfrentamiento contra el partido del Gobierno, apoyado ya por la minoría

catalana. Los centristas impusieron su criterio en función de la mayoría ponderada, es decir,

contabilizando los votos que cada representante de la Junta tiene en el Pleno.

Cuarenta y ocho horas de plazo

La oposición argumenta que no existe tal vacío porque en el reglamento provisional de la Cámara,

actualmente vigente, en su artículo 55, se dice que «ninguna discusión podrá comenzar sin que se haya

repartido, al menos con cuarenta y ocho horas de antelación, el informe, dictamen o documentación que

haya de servir de base en el debate».

La Cámara recibió ayer del Gobierno la comunicación donde se comunica la decisión del presidente,

previo debate del Consejo de Ministros, de plantear la moción de confianza sobré una declaración de

política general que expondrá ante la Cámara.

La oposición confianza que la base del debate será el discurso que pronuncie hoy Suárez, por lo que,

según el artículo 55 del citado reglamento, han de transcurrir cuarenta y ocho horas para abrirse la

discusión.

Los centristas argumentan, por su parte, que en la reunión de la Junta de Portavoces, celebrada la semana

pasada, se decidió que el debate se desarrollaría conforme a las normas que rigieron para la moción de

censura.

En aquella ocasión, precisan los centristas, después de que Alfonso Guerra expusiera los motivos que

impulsaba al PSOE a censurar a Suárez y tras la intervención de Felipe González defendiendo su

candidatura a la Presidencia, sólo hubo un plazo de una hora para que los grupos parlamentarios

prepararan sus apreciaciones o réplicas a la exposición del líder socialista.

Apoyo de los catalanes

UCD apoyado por la, minoría catalana, sostienen que el debate que empieza esta tarde se desarrolle de la

misma manera, según acordó la Junta de Portavoces. Es decir, intervención, del presidente, una hora de

descanso y apertura de la ronda de intervenciones de los grupos parlamentarios.

El portavoz socialista comentó a los periodistas que la comunicación entregada por el Gobierno no

contiene una declaración política. «Desde el punto de vista político —se preguntó Guerra— ¿qué

sensación de fortaleza puede tener un Gobierno que no se atreve a presentar un día antes la declaración?»

Los socialistas dan ya la calificación académica de «no presentado» a Suárez, porque estiman que tratará

de diluir el debate entre sus ministros. La misma calificación, recuerda, obtuvo para ellos en la investidura

y en la moción de censura.

Manuel Fraga salió indignado de la Junta de Portavoces. «Esta ha sido la reunión más lamentable a la que

he asistido en la Junta de Portavoces, porque UCD se niega a que exista debate. No hay declaración

programática, ni quiere que exista un plazo de cuarenta y ocho horas para estudiarla cuando sea

pronunciada por el presidente.»

Fraga comentó que sin ese plazo «se le hace al país la burla y la estafa más lamentable que pueda existir

desde el punto de vista parlamentario».

 

< Volver