Autor: ;Miralles, Melchor. 
 Fernández Ordóñez inaugura el nuevo año judicial. 
 "Es urgente poner la justicia al servicio del hombre"     
 
 Diario 16.    16/09/1980.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

NACIONAL

Fernández Ordóñez inauguró el nuevo año judicial

«Es urgente poner la justicia al servicio del hombre»

Francisco Fernández Ordóñez —cuatro días después de tomar posesión de la cartera de Justicia—

presidió el último acto de inauguración del año judicial, organizado por el Ministerio. En posteriores

ocasiones entrará en vigor el precepto constitucional que determina como órgano de gobierno del poder

judicial a su Consejo Superior. El ministro habló de reformar el aparato de la Judicatura y de la justicia al

servicio del bombee.

Javier TORRONTEGUI y Melchor MIRALLES

.Madrid — El nuevo ministro de Justicia, Francisco Fernández Ordóñez, destacó ayer, al cerrar una

tradición iniciada en septiembre de 1871, en la inauguración del nuevo año judicial, la necesidad de

promover una justicia al servicio del hombre.

El ministro, que presidió por última vez este acto, ya que en años sucesivos será el Consejo General del

Poder ,Judicial quien lo organizará, dijo que «la sociedad entera siente en carne viva la urgencia de la

justicia eficaz, viva y al servicio del hombre».

Fernández Ordóñez manifestó interpretar el clamor de la sociedad española al reflejar la necesidad de

situar la justicia a la altura que le corresponde en el orden de valores básicos de nuestra convivencia: en el

orden publico y en el orden íntimo de las relaciones y los derechos recíprocos.

El nuevo ministro de Justicia inició su alocución señalando que «estamos a punto de comenzar un cambio

de inmensa trascendencia que resulta de lo establecido en nuestra Constitución democrática».

Independencia judicial

«La Constitución —siguió Fernández Ordóñez— establece que el órgano de gobierno del poder judicial

es su Consejo General. Por primera vez en nuestra nacion está asentada, sobre dez, la eficacia, la

objetividad, la independencia y la responsabilidad configuren la vida diaria de la justicia española.»

La justicia emana del pueblo

Fernández Ordóñez insistió en la importancia de estas expectativas populares. Señaló que «si la justicia

emana del pueblo y se administra en nombre del Rey, habrá que tener en cuenta que es el pueblo la fuente

originaria del poder judicial, que es por sí mismo un poder público, es decir, un poder del pueblo».

El nuevo titular de la cartera de Justicia hizo también un llamamiento al Gabinete para que no abandone

el aparato judicial. «El Gobierno —dijo— ha de incluir prioritariamente en su programa el objetivo de

que la justicia disponga de los medios personales, gonismo en el proceso», según recogió el ministro en

su alocución.

«Todos estos cambios de la organización y funcionamiento, que queda así encomendada en todos sus

aspectos a los propios organismos judiciales, producirá una transformación profunda en la estructura y

funcionamiento del propio Ministerio. Hasta el punto de que cuando esa nueva ordenación se halle

consolidada y esté en marcha, será necesaria una remodelación total del Ministerio de Justicia.»

Fernández Ordóñez resumió la idea de su remodelación «partiendo de los postulados de libertad, justicia,

de igualdad y de pluralismo político», sobre estas bases se construirá un ordenamiento que, respondiendo

a su propia significación etimológica, responda con coherencia, todo él sin fisura "a aquellos valores.

Libertad y seguridad

El fiscal general del Reino, Juan Manuel Fanjul Sedeño, que tomó la palabra tras declarar «1 ministro en

nombre del Rey, inaugurado el año judicial 1980-81, hizo la presentación de la memoria anual que recoge

los puntos principales de las actuaciones de las diferentes fiscalías, territoriales y provinciales del Estado.

Fanjul seleccionó el tema que nutre la introducción del documento reseñado y que trata de la coexistencia

entre las libertades que el hombre exige y merece la seguridad y el orden que la sociedad necesita para

desenvolverse. «El equilibrio, en suma, entre libertad humana y seguridad jurídica.»

En la memoria, que consta de 269 páginas, hay seis capítulos dedicados a analizar los diversos aspectos

de la Fiscalía y los apartados correspondientes a las consultas, circulares y estadística.

Los capítulos se refieren a «Movimiento de personal», «Desarrollo legislativo», «Su incidencia en la

administración de Justicia y especialmente en la función del ministerio fiscal», «Evolución de la

delincuencia», «La administración de Justicia», «El ministerio fiscal» y «Reformas legislativas».

En relación con la delincuencia se tratan los fenómenos del terrorismo, tráfico de drogas, alcoholismo,

libertad de expresión y delitos contra el orden socioeconómico.

El terrorismo aumentó su número de cifras mortales considerablemente el pasado año, ciento treinta y una

víctimas mortales se registran en la memoria, de las cuales, 75 personas fueron efectuadas por comandos

etarras.

 

< Volver