Autor: Álvarez Álvarez, Carlos Luis (CÁNDIDO) (ARTURO). 
   Crisis española     
 
 ABC.    31/01/1981.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

De ayer a hoy

Crisis española

La opacidad de la dimisión de Suárez, el desconocimiento de los hechos concretos en que se engarza esa

dimisión, ha tenido como efecto que la frase más repetida en los periódicos haya sido la de que se

desmiente la presión de los militares. Así resulta que la explicación más terminante es una explicación

negativa. Durante muchas horas no ha habido un solo dato ilustrador, y no creo que lo haya durante algún

tiempo, de las razones mecánicas que han obligado a Suárez a presentar la dimisión al Rey.

Por otra parte, cierta vaguedad deliberada de su discurso, algunos párrafos fantasmagóricos, no sé qué

galimatías de referencias insuficientes, deslizantes, que no alcanza el grado de aclaración, han

proporcionado la opinión suspicaz de una presión militar, que en cualquier caso resultaba innecesaria.

Suárez se caía porque sus amigos le tiraban de los pies. En general, ha ocurrido lo de siempre: cuando no

hay fuentes históricas se acude a la intuición de los Santos Padres o a la Revelación. De otra parte, el

discurso venía a crear el espejismo de una súbita colocación de Suárez a la izquierda de su partido, lo cual

puede incluso no ser un espejismo.

Todos los sectores y subsectores de UCD, con su proliferación de apelativos dórico-batuecos, se han

disputado el Poder sin rebozo, como si se tratara de una mercancía. La tesis del Poder en UCD estaba en

la línea del parricidio godo, y ahora puede que empiece a estar en la del fratricidio. El caso es que las

imágenes de los sucesores son tan endebles públicamente, se han desgastado tanto en el forcejeo del

subsuelo, que el peligro de una «era italiana» es bastante verosímil. Siendo UCD una pura crisis,

difícilmente podrá generar otra cosas que crisis, pero si se llega a un forzamiento del actual período

legislativo y se convocan elecciones generales, el peligro no será menor, porque UCD ha creado tal

zurriburri con las autonomías que to más seguro es que los partidos nacionales hayan perdido mucha de

su base intrínseca. Probablemente se pondría de´ manifiesto el enorme rompimiento político de España y

la imposibilidad de alcanzar agrupamientos ideológicos amplios y suficientes, con to que podría crearse

una situación de rompecabezas insoluble, multiplicándose la crisis. La arbitrariedad histórica de haber

hecho una soia sustancia de las autonomías y de la democracia agrava la crisis actual hasta límites

excepcionales.

Entonces, ¿cómo salir de una situación en la que UCD se empeña en retener el Poder a pesar de cuantos

síntomas existen de que lo ha perdido?—CANDIDO.

 

< Volver