Autor: Pujol, Aurelio. 
 Por manifestación ilegal. 
 Camacho y Ariza, condenados a un año de prisión     
 
 Madrid.    26/04/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

POR MANIFESTACIÓN ILEGAL

Camacho y Ariza, condenados a un año de prisión

Sentencia confirmada por el Supremo respecto e Camacho y Ariza, destacadas figuras en los medios

político-sociales, y otros procesados.

Declaró probado el Tribunal de Orden Público en su momento que como consecuencia de la convocatoria

hecha a medio de hojas que circularon en días anteriores, suscrite por las llamadas Comisiones Obreras,

dirigidas principalmente a los trabajadores madrileños, invitándoles a celebrar concentraciones y marchas

en distintos puntos de Madrid el 27 de enero de 1967—éstas a partir de las das de la tarde y aquéllas de

las siete—, se produjeron diversos hechos.

OBREROS DE PERKINS

En primer término, un grupo de 500 productores, aproximadamente, de la Empresa Perkins, aleccionados

por Eulogio-Mar-celino Camacho Abad y Julián Ariza Rico, a quienes obedecían, partió, yendo a su

frente los aludidos, alrededor de las dos, y sin permiso de la autoridad competente, desde la puerta de la

factoría mencionada, en la carretera de Aragón, hacia el centro de la población.

Alteraron la normalidad de la circulación y tuvieron que intervenir las fuerzas del orden, que consiguieron

]a dislocación cuando había recorrido el grupo una corta distancia. Detuvieron a Ariza. Camacho logró

desaparecer, pero fue asimismo detenido, si bien al día siguiente.

EN ATOCHA Y GETAFE

De otra* parte, en la glorieta de Atocha y alrededores se agruparon numerosísimas personas, en número

desde luego muy superior a 20, cerca de las siete de la tarde y sin autorl-eacíón alguna. Entre ellas

aparecían Jorge Martínez-Cava Carrasco, Joaquín Montón López, Mariano Sacristán Burguillos y

Antonio Muñoz Pradas, el último con antecedentes penales por delito de tipo político.

Los cuatro acabados de citar deambularon con el resto de la masa. Entorpecieron la circulación y

alteraron la paz callejera. Lanzaron piedras contra los autobuses de la Empresa Municipal de Transportes

e intentaron el vuelco de alguno. Esto lo hicieron personas ahora no determinadas.

Sujetos también desconocidos insultaron a la Policía Armada, y esta fuerza se vio obligada a desart´cular

el grupo. Consiguió tras grandes esfuerzos restablecer la normalidad y detener a los citados dos párrafos

atrás, salvo a Muñoz, detenido días después.

Montón y Sacristán llevaban, respectivamente, una y siete piedras; pero no consta que hicieran uso de

ellas para agresión alguna.

Sacristán tiene ahora diecinueve años.

Por último, Francisco Pliego Graciano arrojó varias piedras contra miembros de la Policía Armada,

mientras esta fuerrza desintegraba una agrupación de la que no formaba parte aquél en las calles de

Getafe la tarde citada. No consta que las piedras dieran en el blanco.

El fallo de Orden Público condenó a Ariza y a Camacho, como autores-directores de un delito de

manifestación no pacífica, a sendas penas de un año de prisión menor y multa de 15.000 pesetas. A

Muñoz, Marti-nez-Cava, Montón y Sacristán se les consideró meros asistentes a una manifestación no

pacífica. Se apreció reiteración en cuanto a Muñoz y ser menos de dieciocho años respecto a Sacristán. E

impuso seis meses de arresto al primero, tres meses de arresto a los acusados relacionados en segundo y

tercer lugar y a la multa de 5.000 pesetas a Sacristán. A Pliego, como autor de ofensa de obra a fuerza

armada, en grado de frustración, le castigó el Tribunal con ocho meses de prisión.

Recurrieron los defensores de Camacho y de Martínez-Cava, según MADRID informó en su día; pero la

Sala segunda del Supremo rechaza las alegaciones y confirma plenamente el fallo condenatorio.

Juicio contra el director de una revista

Compareció ante el Tribunal de Orden Público don Francisco Arnau Arias, de veinte años, estudiante de

Derecho en Bar-c e 1 o n a, acusado de impresos clandestinos como director de la revista "Besos", editada

por la Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio del Sagrado Corazón, de San Adrián del Besos.

En el número de tal revista de agosto de 1968 se insertó un editorial sobre la situación en el país vasco y

una carta abierta dirigida al Jefe del Estado. El número fue secuestrado y se abrió sumario al señor Arnau

como director responsable. El fiscal pide dos meses d arresto, y el defensor, letrado don Manuel Jiménez

de Parga. catedrático, solicita la absolución de su cliente. Comparecieron como testigos el alcalde del

Ayuntamiento de San Adrián del Besos, el cura ecónomo reverendo Vives Gimo y el director del Colegio

y presidente cíe la Asociación de Ex Alumnos, que depusieron sobre ia buena conducta del procesado y la

acertada labor cultura! de la revista.

 

< Volver