Tendencia a normalidad laboral en Guipuzcoa, Vizcaya y Asturias  :   
 Los agitadores profesionales han fracasado ante la sensata actitud de los trabajadores. 
 ABC.    22/05/1962.  Página: 57. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ABC. MARTES 22 DE MAYO DE 1962.

TENDENCIA A LA NORMALIDAD LABORAL EN GUIPÚZCOA, VIZCAYA Y ASTURIAS

Los agitadores profesionales han fracasado ante la sensata actitud de los trabajadores

San Sebastián 21. (Servicio especial.) Hace unos días un amigo se permitió comentar desfavorablemente

los grandes carteles con los que en las carreteras españolas se hace la propaganda de San Sebastián. Decía

que no era un acierto el poner eso de "Clima ideal", cuando las condiciones atmosféricas cambian

constantemente; le parecía que ese "slogan" era poco publicitario. Añadía que nuestra región podía haber

utilizado otro tema cualquiera, como su gastronomía, los paisajes, sus hospedajes, su tradición turística,

etc. Quiso darnos una lección de publicidad,

Ante esto, otro amigo que asistía a la conversación, muy ´Callado, terminó con la perorata del publicista

diciendo: "Hombre, si confundes clima con tiempo..." Pero la primavera duda aún por aparecer, pese a

que la corriente turística llena San Sebastián, mientras la provincia se apresta a preparar su veraneo. " Es

curioso observar con detenimiento la ilusión que el guipuzcoano tiene por el trabajo. Aquí, más que en

ninguna otra parte, se tiene un concepto clarísimo de la dignificación del hombre´por lo que produce. El

efecto lógico de este sentir individual es la densidad de la industria y el censo laboral de esta provincia, la

más pequeña de España. Y otra de las consecuencias es el nivel de vida alcanzado por sus habitantes.

Estos días, en los que la Prensa y las radios extranjeras han dedicado a España su nada amistosa atención,

Guipuzcoa,. ha sido un -ejemplo claro de sensata, normalidad, pese a que no han faltado los consabidos

embaucadores que, jugando con la tranquilidad de los hogares de los productores, llevaron a una

pequeñísima minoría de empresas a verse cerradas por la autoridad.

De estas tres únicas empresas, la C. A. S., de Beasaín, se reintegró al trabajo al enterarse los, productores

que su convenio sindical colectivo estaba pendiente del laudo arbitral de la autoridad laboral; las otras dos

se hallan aún carradas; ambas, en realidad son una sola, se encuentran en Mondragón y su cierre tuvo

como origen el desacuerdo de algunos productores con el convenio en estudio, en lo Que a cifras se

refiere. Es decir, disconformidad con un proyecto susceptible de modificación en ulteriores reuniones.

Como puede comprenderse, estos aspectos de la primavera guipuzcoana, reflejados en la Prensa diaria, no

han alterado el ritmo de la laboriosidad provincial. Todos sabemos que el mundo vive hoy unos

momentos decisivos, y que Occidente lucha por su futuro. Guipúzcoa, límite geográfico de España con

otro país occidental, conoce y vive ese problema y sabe que el trabajo y el orden son los dos puntales en

los que descansa el porvenir, y el de sus hombres, con todas las aspiraciones justas cubiertas como premio

a la laboriosidad que ha hecho posible nuestra recuperación económica.

El guipuzcoano, hombre de temple y dignidad, sabe distinguir entre el clima y el tiempo.

Y este comentario, basado en una diferencia entre dos palabras, también es válido para enjuiciar dos

posturas: la sensata, la de la mayoría, que es la de no ser instrumento de influencias turbias que alteren el

clima de unas familias, y la insensata de los que sólo piensan en pescar en rio revuelto, sin tener en cuenta

aquello que se lleva la corriente.—Cifra.

 

< Volver