Vuelta al trabajo en Bilbao     
 
 ABC.    22/05/1962.  Página: 57-58. Páginas: 2. Párrafos: 8. 

ABC. MARTES 22 DE MAYO D E 1962.

EDICIÓN DE LA MAÑANA.

PAG. 57

VUELTA AL TRABAJO EN BILBAO

Bilbao 21. (Servicio especial.) Este último domingo uo hubo en San Mames partido de

fútbol con la selección nacional; no hubo, tampoco, final del campeonato ma-nomanista de pelota, tan en

el tuétano de los gustos populares; no hubo, en fin, cosa de particular, pero el domingo brilló el sol como

en cualesquiera de esos tres jueves del año en los que es obligado que relumbre, entre otras razones,

porque además hizo buen tiempo y las gentes se solazaron en el monte y en la playa, aprovechando la

bonanza y la paz con que Dios viene favoreciendo a Vizcaya desde hace veinticinco años, pese a las

maquinaciones de los enemigos sempiternos del exterior y de los pocos paisanos añorantes que todavía

pasean plácidamente por la villa sus nostalgias.

De ellos, de su número infinito, cuando aquí son contados, hay testimonios bíblicos que airea el refranero

popular, y es más que en otras ocasiones oportuno traerlos a colación en esta soleada mañana dominical

que vivimos ayer en Bilbao, porque fueron ellos los únicos que recordaron—preocupados, eti apariencia,

por la economía de los obreros—que en la zona fabril de la margen izquierda de la ría seguían el sábado

unes miles de metalúrgicos en paro.

Y llegó el lunes. Las esperanzas se vieron confirmadas en parte, porque se percibió la fatiga de los

obreros arrastrados arteramente al paro con su vuelta al trabajo en número bastante considerable; con

elevados porcentajes en la Babcock-Wil-cox, en la Constructora Naval y en los diques de Euskalduna, por

citar las grandes factorías afectadas. Este es el signo o panorama de la jornada.

Lo que hay, sin embargo, en día son bulos y patrañas de todos los calibres para despistar y desorientar a

los obreros, algunos tan burdos como el de que la gerencia de la Naval, de acuerdo con el gobernador,

había acordado dar vacaciones a sus obreros y cerrar la fábrica por un plazo que ni siquiera tuvieron los

bulistas la previsión de señalar. La intención no puede ser nías diáfana: provocar el desconcierto entre los

obreros, que lo que tienen que hacer, y ellos van comprendiéndolo así, es cumplir con su deber y

reintegrarse al trabajo.

Y en eso estamos, porque hoy se ha apreciado en términos generales y desde primera hora ese propósito y

ese deseo de volver a sus tareas, y los que aún no lo han hecho es a causa de las coacciones que siguen

ejerciendo sobre ellos desde la sombra los instigadores en su último esfuerzo por prolongar un estado de

cosas que ven con claridad meridiana que se está acabando. No obstante, se avanza con paso firme hacia

la normalización. Por ejemplo, en el día de hoy se han reincorporado al trabajo en la Babcock-Wilcox

unos 700 obreros y en la Naval 100 más, puesto que han llegado a los 800. En la General Eléctrica, en

Echevarría y en Euskalduna también ha continuado eea reincorporación, aunque no pueda concretarse de

momento con exactitud en qué cuantía.

Se ha normalizado totalmente la situación laboral en Faes, Montero, Elima, Me-tacal, Unquinesa,

Ferrovías y Siderurgia, Induquímica, Condonni y otras numerosas empresas cuyas plantillas alcanzan a

veces los 400 y hasta los 500 obreros.

En una palabra \ para "acabar: que se divierte´ desde luego, en los obreros un claro propósito y un

evidente deseo de volver a la normalidad, y- que el ambiente es f´rancamente favorable al término de

una jornada que se ha iniciado, por cierto, con una misa funeral celebrada a las nueve de la mañana en la

iglesia parroquial de Nuestra Señora del Carmen por un conocido industrial impresor, don Fermín

Zarza (q. e. p. d.), cuyo nombre sonó ímuultuoamente allá por los años que precedieron justificaron el

golpe militar del general Primo de Rivera, junto con los de Prieto, ´Perezagua y tantos otros conductores

marxistas hoy ya desaparecidos. La gracia, de Dios y la paz de España ha permitido a este morir en el

seno de la Iglesia.—Cifra.

 

< Volver