Autor: Menéndez-Chacón. 
   Madrid al día     
 
 ABC.    31/07/1970.  Página: 39. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ABC, VIERNES 31 DE JULIO

MADRID al DIA

TEMPERATURAS DE LA CAPITAL

Madrid Barajas

Max.: 30,1° 32,0" Mln.: 19,0" 18,0°

EL Metro madrileño volvió a ¡un-f.i´uar ayer. Los cierres metálicos de las estaciones .se plegaron

a primera hora de la mañana; el público tuvo acceso a las estaciones, y los trenes acudieron a los

andenes para llegar a cada cual a su destino. Todavía, muy de mañana, las lineas de autobuses,

reforzadas en proporción semejante a como lo habían sido la víspera, vivieron unas horas "punta" muy

"puntiagudas"..., porque muchos habituales usuarios del Metro, antes que perder el tiempo en averiguar

si el vigoroso latido del ferrocarril subterráneo se había incorporado al latir ciudadano, optaron por acudir

con previsora anticipación a los enclaves de la Empresa Municipal de Transportes, quisa porque

pensaron que más vale el pájaro en mano de un autobús que los cien pájaros volando del Metro.

Más tarde, todos nos íbamos enterando de que los pájaros del Metro volvían a ser—como los del

autobús—pájaros en mano, y el forzoso movimiento traslaticio del vecindario volvió a canalizarse por

sus cauces normales, que son cauces compartidos por el Metro, la E. M. T. y también—; como no!—

los taxis.

Detrás quedaba un día marcado por la incomodidad, la impaciente espera, el desesperante retraso e» la

entrada al trabajo, la demora de una gestión urgente...; pero ese miércoles quedaba como una jornada más

en los anales madrileños; como una jornada más—normal, dentro de la omomalía—, que no trajo en sus

horas ciudadanas nada que recordar. Le queda a cada hijo de vecino el recuerdo de la espera- angustiosa,

del apresurado deambular eit lusca del premioso sustitutivo, que sólo por el desproporcionado esfuerzo

municipal y gran dosis de buena voluntad por ¿arte de muchos automovilistas se podía encontrar.

Pero ese recuerdo perdura poco. Unos cierres metálicos plegados, unos trenes que vuelven a la cita

transitoriamente incumplida: y "pelillos a la mar" entre el vecindario y quienes deben servirle diariamente

y no quisieron servirle un día.

Queda el problema de quienes diariamente llegan a Madrid, para incorporarse a ese innominado censo

llamado "población flotante". Son las gentes de provincias que todos los días llegan a la capital para

realisar unas gestiones cronológicamente emparedadas entre la mañana, de la llegada y la tarde del

retorno; entre dos trenes o dos coches de línea. Y ese miércoles madrileño les hizó polvo su viaje.

Volviendo al ámbito madrileño, puesto que el tema del transporte de viajeros en uno ciudad donde tantos

miles de viajeros deben ser transportados iodos los días siempre es actual, quedémonos en él mirando a

esa nueva línea de autobuses cu´vo nacimiento nos anunciaba ayer el señor Suevos para septiembre.

Gracias a ella la E. M. T., que no tiene red, sino unos trazados radiales —diametrales, porque muchas

veces son convergentes _ en el centro de la ciudad—, empieza a dibujar en sus mapas el hilo periférico

que puede ser en el futuro trazo envolvente de una Provechosa tela de araña.

La araña que empieza a tejer esa tela es una araña de la que merecerá la pena volver a hablar,

MENENDEZ-CHACÓN.

 

< Volver