Jiménez de Parga. 
 Los directivos deben ser elegidos  :   
 (por los miembros de la comunidad que debe formarse en cada empresa). 
 Arriba.    16/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Jiménez de Parga

«LOS DIRECTIVOS DEBEN SER ELEGIDOS»

(por los miembross de la comunidad que debe formarse en cada empresa)

MADRID. (Europa Press.)—El Ministro español de Trabajo, señor Jiménez de Parga, ha concedido una entrevista al informativo de la Cadena SER emitido a les B de la tarde, en la que ha abordado Ios problemas más acuciantes planteados en et ámbito laboral.

En primer lugar, el señor Jiménez de Parga se refirió a la huelga del sector hotelero que afecta a varias provincias españolas. A! ser preguntado si las reivindicaciones salariales de los trabajadores superaban los topes establecidos por el Gobierno, el Ministro de Trabajo declaró que la Administración no ha dicho nada todavía de porcentaje exacto o de tope para una moderación de los salarios. «Únicamente e! Gobierno ha advertido a las centrales sindicales que el momento económico es grave y que es necesaria una moderación de rentas salariales y de común acuerdo se intentará fijar el tope máximo.»

Empresa y comunidad

Preguntado sobre sus declaraciones sobre el futuro de la empresa, acogidas con alarma por cierto sector del empresariado español, el Ministro de Trabajo señaló que no habló de autogestión, ni de cogestión ni de ninguna fórmula concreta de participación de los trabajadores en la empresa. «Únicamente me refería a que había que crear una gran comunidad en la empresa, lo mismo que en le vida civil, de forma que nadie se considerara extraño en esta gran comunidad, sino que todo el mundo estuviera Informado de lo que allí ocurría, pudiera de alguna manera fiscalizar o controlar la marcha de esta gran comunidad que es la empresa y que había que articular unos cauces para que, de alguna manera, las personas encargadas de dirigir y administrar la empresa estuvieran elegidas por quienes forman parte de la comunidad. No dije. ni siquiera, por los trabajadores, o los accionistas, o los técnicos, o los ejecutivos.»

Más adelante, refiriéndose a las protestas que por parte de algún sector levanta ron aquellas declaraciones, afirmó: «En suma, se trata de este grupo reducido, pero Influyente de españoles que no quieren aceptar la democracia, que de alguna manera darían lo que se les pidiera para que el resultado del 15 de junio no se hubiera producido, que están Irritados ante el hecho de que ha cambiado la vida política y se acogen a cualquier pretexto para atacar al Gobierno.»

La Bolsa, manipulada

«La Bolsa —afirmó más adelante el señor Jiménez de Parga— ha sido manipulada, como está tradicionalmente manipulada en España. Precisamente el Gobierno ha decidido que se estudie a fondo lo que es la Bolsa en España, y se ha nombrado una comisión al efecto, y se demostrará que no existe el mercado bursátil, que la Bolsa está manipulada y que no refleja en absoluto lo que es la economía del país.»

Preguntado sobre el papel de las centrales sindicales de cara al otoño, que sa prevé caliente, el señor Jiménez de Parga manifestó que es necesario, en primer lugar, clarificar la fuerza rea! de las centrales. «No existe todavía —dijo— unas céntrales sindicales con militancla notable. La Inmensa mayoría de los trabajadores operan a! margen de los sindicatos, y esto es gravísimo. Por otro lado —añadió— tampoco existe la gran confederación patronal que funciona en casi todos los países europeos, con fuerza y, sobre todo, con unidad de dirección.»

Finalmente, el señor Jiménez de Parga negó que se Intentase crear una central sindica! desde e! Gobierno, aunque manifestó que si alguna central no marxista ofreciera su apoyo, como sucede en otros países —Estados Unidos, por ejemplo— sería visto con satisfacción.

 

< Volver