Autor: Peña, Marcos. 
   Por la huelga hacia Europa     
 
 Diario 16.    14/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Por la huelga hacia Europa

Marcos Peña

Ya lo ven ustedes, IB huelga ha venido y las centrales sindicales no saben cómo ha sido. No, no voy a hacer una critica crispada e ideológica del decreto-ley de marras, en esta tarea me superan con careces CC OO, USO, UGT, etc., y sos respuestas, fulminantes y airadas, ya se han producido. Me voy a limitar a explicarles la regulación del actual derecho de huelga, incardi-nándolo en la legislación europea más cercana: Alemania, Francia, Italia y Reino Unido, pues no hay que olvidar que Europa ha sido la estrella invitada del telefilm laboral de la semana.

Usted ya puede ir a la huelga, deberá acordarlo su representación (?) o la mayoría simple de sus compañeros de trabajo. ¡Pero no tan deprisa!, tiene que esperar cinco días, y si por un casual trabaja en un servicio público: diez días. Y si el azar le ha llevado a ser funcionario, deberá esperar un poquito más; de entrada, a que se dicte otro decreto-ley, pues de lo contrario se le considerará "reo de .sedición" y le pegarán un coscorrón con e! articulo 222 del Código Penal. Ya está usted en huelga, ¡pero cuidado!, veamos de qué huelga se trata; no puede ser de celo, ni rotativa, ni de apoyo, ni política, ni de solidaridad, ni de demostración, ni de ritmo lento, ni "cualquier otra forma de alteración colectiva en el régimen de trabajo distinta de la huelga".

Es decir: no podrá ir a la huelga porque despidan a sus compañeros o para protestar, por ejemplo, contra e! presente decreto-ley.

Y si ya ha .salvado todo esto y está en huelga, ¡cuidado!, no sea que el empresario le designe para efectuar servicios de mantenimiento o que el Gobierno acuerde la reanudación de su actividad.

Derecho Constitucional

Ciertamente el Derecho va siempre a la zaga de la realidad, pero el peligro es pasarse y quedar descolgado de ella, porque la ley no es ley porque se escriba y apruebe, sino porque se aplica y se cumple.

En Europa, normalmente, el derecho de libertad de huelga se incluye en la Constitución (salvo en Inglaterra, que en esto es diferente, como nosotros antes; ahora ya somos "iguales"); es un derecho constitucional amplio, cuya aplicación concreta corresponde a los Tribunales, quienes conocen de la licitud e ilicitud de la huelga, predominando la teoría de la "tolerancia generalizada", o la más restrictiva de la "adecuación social", en Alemania. No suele existir una regulación minuciosa de la huelga, pues sensatamente se ha pensado que la dialéctica social es difícilmente codificable.

Cuadro comparativo

No teman, no voy a hacerles un estudio doctrinal sobre la huelga en Europa, paso simplemente a enseñarles un cuadro comparativo que he realizado (ver cuadro).

Solamente unas aclaraciones terminológicas: Huelga "salvaje" no es la especialmente violenta, sino la que se desarrolla y surge al margen del sindicato; huelga de "simpatía" es la accesoria, la de apoyo a una huelga principal; las ´huelgas "rotativas" son las sucesivas, bien por categorías (montadores, luego fresadores, etc.), bien por sectores de actividad (una cadena de montaje, luego otra, etc.).

Otras huelgas típicas son las de "demostración" o de protesta (v. gr.: por falta de libertad sindical) y las de "advertencia". Y para acabar, que se me olvidaba, .sólo una cosa; En Europa existen sindicatos libres; y a lo mejor la DGB alemana tiene siete millones de afiliados, y la CIGL italiana, cinco. Y qué es voy a contar de la CGT y CFDT en Francia o de las Trade Umons en Inglaterra. Y es que, como ya saben ustedes, un derecho de huelga sin sindicatos libres es como un jardín sin flores. (Y perdón por la tan manida metáfora.)

 

< Volver