Primer mitín de Carrillo en Madrid  :   
 Acercamiento al Ejército, criticas a la República y defensa de la bandera roja y gualda. 
 Informaciones.    09/05/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

DE CARRILLO EN MADRID

ACERCAMIENTO AL EJERCITO, CRITICAS A LA REPÚBLICA Y DEFENSA DE LA

BANDERA ROJA Y GUALDA

MADRID, 9 (INFORMACIONES).

CON la celebración de dos mítines en la tarde del sábado y en la mañana del domingo, el Partido

Comunista de España inició también su campana electoral en Madrid, convocando públicamente a sus

militantes y simpatizantes por primera vez desde hace cuarenta años.

La plaza de toros de Vista Alegre y el campo de fútbol Las Margaritas, de Getafe, fueron los escenarios

de las concentraciones del P.C.E., que reunieron cerca de 90.000 personas. En ambas concentraciones, el

comportamiento cívico de los asistentes y la actuación rigurosa de los servicios de orden montados por el

Partido Comunista de España serian la característica dominante junto al grito de los "slogans" y la

exhibición de pancartas y banderas. En los dos mítines, la bandera roja con la hoz y el martillo

aparecieron junto a la bandera nacional en la tribuna. en la que se encontraban los oradores.

Anunciado el mitin de la plaza de toros de Vista Alegre para las siete de la tarde, tres cuartos de hora

antes las puertas del recinto fueron cerradas al público por encontrarse totalmente abarrotado. En las

inmediaciones de la plaza y en total orden y silencio, más de 10.000 personas permanecieron

estacionadas escuchando la Intervención de los oradores a través de los micrófonos. En el interior unas

30.000 personas llenaron por completo las grada? y el coso taurino.

El responsable de la or ganización de Madrid y candidato a las elecciones don Víctor Diez Cardiel inició

las intervenciones, señalando el carácter histórico de! primer mitin que el Partido Comunista celebraba

en la capital de España después de cuarenta años de persecución. En determinado momento —los

mismos incidentes se hablan producido en la puerta de la plaza— la aparición de una bandera

republicana provocó un leve incidente, que obligarla a Diez Cardiel a afirmar que la bandera nacional no

debía suscitar recelos, señalando al mismo tiempo que la bandera del Partido Comunista era la roja con

la hoz y el martillo. Seguidamente haría uso de la palabra don Julián Rebollo, y tras su intervención lo

haría doña Dulcinea Bellido, que se refirió a la identificación del P.C.E. como "al partido de la

liberación de la mujer", y analizó la problemática femenina en España.

PROGRAMA ECONÓMICO

El economista don Ramón Tamames, también candidato por Madrid, analizó la situación económica

española, que calificó de critica, y ataco duramente el Plan de Estabilización Económ i c a. propuesto por

Alianza Popular, "que pretende echar sobre los trabajadores todo el peso y todas las consecuencias de la

crisis". El señor Tamames, que sería calurosamente aplaudido en diversos momentos de su discurso,

afirmó, en medio de grandes ovaciones: "Los comunistas vamos a las elec cienes para demostrar que

defendemos la democracia y para demostrar el derecho a la libertad y a la justicia de todos los oprimidos.

El Partido Comunista propone una política contra la corrupción y contra un régimen que no ha hecho

reforma fiscal y que es el causante directo de la inflación que padecemos."

Seguidamente inter vino don Marcelino Camacho, líder de Comisiones Obreras, que fue recibido con

una prolongada ovación. El señor Camacho atacó reiteradamente a Alianza Popular.

PATRIOTAS

Finalmente, don Simón Sánchez Montero, miembro del Comité Ejecutivo del P.C.E. y candidato también

por Madrid, hizo uso de la palabra, comenzando su intervención afirmando: "El sol de la libertad —

afirmó el señor Sánchez Montero— brilla ahora después de tantos años de opresión y de silencio. La

dictadura está desapareciendo y va no habrá nadie que lo impida."

El señor Sánchez Montero defendería la decisión del P.C.E. de aceptar la bandera nacional, haciendo una

dura critica de la República, "que aplastó la revolución de Asturias, que no hizo la reforma agraria y

que. preocupados sus gobernantes en cambiar los colores de la bandera y los nombres de las calles,

deshoyó las advertencias del pueblo sobre el peligro de una insurrección". Sánchez Montero afirmó que

"por un color de una bandera el P.C.E. no arriesgará una nueva guerra civil", reivindicando para los

comunistas el derecho a ser tan patriotas como los demás españoles Los miles de asistentes que llenaban

la plaza y los que aguardaban fuera finaliza ron el mitin cantando "La Internacional".

GETAFE: CARRILLO, POR PRIMERA VEZ

A las once de la mañana del domingo más de 50.000 personas se concentraron en el Campo de fútbol Las

Margaritas, de Getafe, para asistir a otro mitin del P.C.E., en el que, por primera vez desde hace

cuarenta arios intervino públicamente el secretario general del Partido, don Santiago Carrillo. La

expectación suscitada por esta primera aparición en un mitin del P.C.E. en Madrid del señor Carrillo

concentró a un numeroso grupo de periodistas españoles y extranjeros que se apiñaban en la Tribuna

junto a los oradores. El césped del estadio no fue ocupado por los asistentes al mitin, pues se había

pedido al P.C.E, por su utilización, ocho millones de pesetas. En la Tribuna, tras los oradores, y al igual

que el día anterior, la bandera nacional ondeaba Junto a la roja del

P.C.E. con la hoz y el maitillo.

Presentado por don Simón Sánchez Montero, que lo definió como «el hombre sobre el que han caído

más injustas calumnias de nuestro Partido», ocupó la tribuna de oradores el secretario general del P.C.E.,

don Santiago Carrillo, en medio de una prolongada ovación. El señor Carrillo saludó sonriente y con

aire fatigado a los asistentes y con voz muy ronca afirmó: Después de tantos años de silencio, ahora que

podemos hablar, estamos a punto de perder la palabra.»

«Podemos decir —d i j o el señor Carrillo que nuestra situación no es la de ayer, pero nosotros

seguimos sien do los mismos comunistas que hemos luchado desde hace cincuenta años por la li

bertad. Pero todavía nos amenazan quienes han administrado este país, durante cuarenta años,

como si fuera

Foto Belén Martines Carrillo, en el balconcillo, durante el mitin

• POR NOSOTROS NO VOLVERÁ A HABER OTRA GUERRA CIVIL»

una finca privada, los que no se resignan a que le sea devuelta la voz al pueblo. Y ha bastado que

legalicen a nuestro Partido para que ellos intentaran buscar un Pinochet que acabase con la libertad. Es

la «Alianza Impopular», que ofreciendo a los españoles el «timo del sol» pretende dar el salto atrás.

Aludiendo a la polémica actual sobre la linea del F.C.E., el señor Carrillo afirmó: «A los que nos critican

diciendo que somos derechistas les diremos que esa campaña no es nueva. Ya en 1936 hasta 1939 a José

Díaz se le atacaba diciendo que había que hacer la revolución antes que ganar la guerra. Pero lo que pasó

es que perdimos la guerra y la represión mas negra se abatió sobre España durante cuarenta años.»

Grandes aplausos «cogieron estas palabras del señor Carrillo, que se repitieron cuando dijo que «ahora

nos critican porque nosotros, que defendimos la República con las armas, aceptamos la bandera del Es

tado. Pero nosotros estamosconvencidos de que la opción que hay que defender en estos momentos no

es Monarquía o República, sino dictadura o democracia. Y en fechas recientes, cuando después de

cuarenta años los que pretenden seguir dominando al país tuvieron que contemplar nuestras banderas

rojas por las calles y trepidaban de impaciencia ante lo que consideraban un libertinaje. ¿Qué íbamos a

hacer? ¿Sacar la bandera de la guerra para darles el pretexto de aplastarnos? La bandera, del Estado que

nos ha legalizado no es una bandera elegida, sino la bandera de nuestro país, que será la nuestra a partir

de ahora. Nuestra lucha no la hemos hecho más que para que los trabajadores ocupen el puesto que les

corresponde en la democracia... En lo qué de nosotros depende nunca volverá a haber en España una

guerra civil. Que nos llamen como quieran, luego nos darán la razón.» Carrillo, en medio de una gran

ovación, incidió en el tema del Ejército, afirmando: «Hoy mas que nunca propugnamos una política de

acercamiento al Ejército, para que no lo monopolicen los fascistas. El Ejército no es de Fraga ni

de Blas Pinar. El Ejército es de España y los comunistas estamos dispuestos a batirnos junto a él si un día

un enemigo desde fuera nos amenaza. Nosotros defendemos al pueblo no sólo con corazón, sino con

inteligencia, igual que un general debe llevar a su Ejército no a la sangría, sino a la victoria.»

Finalmente, el señor Carrillo, se refirió a la problemática electoral, indicando a los asistentes al mitin:

«Que cada uno vote con arreglo a su conciencia y a sus convinccicnes. Pero sobre todo que no venda su

voto al miedo o a la cobardía. Que voten derecha o izquierda, pero que no voten nunca a esa colección de

figuras del museo de cera que nos quieren hacer volver al pasado.»

Al final se entonó «La Internacional», que los señores Carrillo y Camacho cantaron sin levantar el puño.

9 de mayo de 1977

INFORMACIONES

 

< Volver