Autor: Savater, Fernando. 
   El prisma de Savater     
 
 Diario 16.    12/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

EL PRISMA DE SAVATER

Dicen que el euskera es un idioma dificil. Ya lo creo: dificilísimo. Pero lo más difícil del euskera no es su aramática o su pronunciación, lo verdaderamente dif ícil del eusbera es hablarlo y sobrevivir. Hablando euskera, o incluso sin hablarlo, con sólo que se note un poquito el deje, se corren peligros que nunca amenazan a quienes tienen acento de Valladolid. Empieza uno a hablar euskera y al primer "neska polita" que se nos escapa, ya estamos caídos en alguna zanja, con la cresta hecha papilla, o recibes un pelotazo de goma que te saca el ojo, o quizá la típica bala perdida y hallada entre los omóplatos, que también es cosa rara. Los que lo oyen por vez primara dicen que el euskera les suena más bien gutural, lo que todavía complica más la cosa, porque hay que ver lo difícil que debe ser pronunciar guturalmente cuando le están a uno agarrotando la garganta...

Pues, ¿y escribirlo? Escribir en euskera es la cosa más difícil y arriesgada del mundo, sobre todo si no se conforma uno con escribir postales y se empecina en fabricar un liarlo o un semanario. A los que cometen este dislate, de nada les sirve disimular con el truco del bilingüismo: se lea huele el euskera hasta cuando citan a Lope de Vega. Y en seguida empiezan a pasarles cosas: es como la maldición de Tutankhamon, pero a la vascongada. Ahí tienen ustedes, por ejemplo, el caso del semanario "Berriak": Ademas de verse obligados a celebrar el fin de año con un hermoso incendio en sus locales, más propio de San Juan que de San Silvestre, reciben sin parar una intensa correspondencia de Adolfo Hitler, Benito Mussolini, Ramsés II, la Mano Negra y la Asociación de Supervivientes de la Guerra de Eritrea, lo cual es como para destrozarle los nervios al más sandokán. Cosas no menos peregrinas y ominosas suelen pasarle a "Punto y hora de Euekalerría", una de las mejores revistas de información política de la Península, pero que tiene la desgracia de oler a euskera a diez leguas. Pues resulta que su directora, Mirentxu Purroy, sufrió el día 28 de diciembre la desagradable Inocentada de ser encarcelada y puesta a disposición de un Juzgado Militar, experiencia humanamente enriqueoedora, pero sin !a que uno puede pasarse muy bien. Como, ademas, Mirentxu no estaba en Montejurra pegando tiros a los viandantes por un quítame allá ese carlismo, su caso no presenta buen cariz y pueda caer sobre ella todo el peso de la ley. Y, sin ir mas lejos, esta misma semana del mes primero del año segundo de la Por Fin Democracia, han secuestrado el número correspondiente de la revista "Guix-Argüí". ¿Ven cómo el euskera hablado y escrito es un idioma muy difícil? Y si además se pretende pensar en euskera, la cosa puede ser ya de guillotina. Hay idiomas con estrella y otros que nacen estrellados...

 

< Volver