Batalla campal con la Guardia civil después del entierro. 
 40.000 personas en el funeral por el joven de Sestao     
 
 Diario 16.    12/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Miércoles 12-enero 77/DíARIO 16

Bifolia campal con la Guardia Civil después del entierro 40.000 personas en el funeral por el joven de Sestao

BILBAO, 12 (D16).

Cerca de 40.000 personas asistieron en la tarde de ayer a las honras fúnebres que el pueblo de Sestao tributó al Joven Juan Manuel Iglesias Sánchez, muerto el pasado domingo como consecuencia de una insuficiencia cardiovascular en el curso de una manifestación pro amnistía que se desarrolló en esta lo calidad de la margen izquierda de la ría bilbaína y que fue duramente reprimida por las Fuerzas de Orden Público.

Ofició el funeral el párroco de Nuestra Señora de Begoña, de Sestao, que comenzó la lectura de la homilía indicando el deseo de los sacerdotes de "hacer una reflexión breve, pero humana y cristiana, sobre este triste suceso".

Morir de pánico

El sacerdote dijo que la opinión general del pueblo es que "en circunstancias normales, Juan Manuel no hubiera muerto el domingo", para afirmar a continuación que "el pueblo tiene serios motivos para pensar de esta forma, ya que también de pánico se puede morir". Los asistentes al funeral y el propio padre de Juan Manuel Iglesias acogieron con aplausos y gestos de aprobación estas manifestaciones.

"una vez más hemos sido también testigos de una desafortunada actuación de las Fuerzas del Orden", señaló el párroca de Nuestra Señora de Be gaña. "Fue un despliegue de fuerzas tan desproporcionado y tan inoportuno que la inmensa mayoría del pueblo estamos convencidos de que todo hubiera discurrido y acabado sin graves problemas si no hubieran venido."

Finalizado el acto litúrgico, el padre del muchacho fallecido se dirigió a los congregados para, con marcado acento andaluz y voz emocionada, pronunciar unas palabras. "Que conste que mi hijo ha muerto por el terror que ha sembrado la Guardia Civil, la Policía y todas las fuerzas represivas. La culpa la tiene el Gobierno del Estado español". dijo el padre de Juan Manuel Iglesias entre atronadores aplausos.

A continuación, los asistentes al funeral iniciaron la marcha hacia el lugar en que cayó muerto Juan Manuel Iglesias, para dirigirse posteriormente hacia el cementerio de Sestao. Durante la marcha las pancartas, "ikurriñas" y banderas rojas recogidas al comienzo del funeral fueron desplegadas al tiempo que se entonaba el himno vasco "Eusko Gudariak (Soldados vascos") y se coreaban las consignas pro amnistía.

Batalla campal con la Guardia Civil

Cuando los manifestantes regresaban del cementerio a la plaza de España para celebrar una asamblea, las brigadas especiales de la Guardia Civil hicieron acto, de presencia, reproduciéndose de nuevo las escenas de pánico de días atrás.

Pese a la torrencial lluvia que comenzó a caer a los pocos minutos, una auténtica batalla campal entre manifestantes y guardias civiles dio comienzo, prolongándose hasta cerca de las diez de la noche.

AI retirarse las fuerzas de la Guardia Civil, las calles de Sestao próximas a la céntrica plaza de España ofrecían un desolador aspecto como consacuencia de las barricadas levantadas con autobuses y otros vehículos cruzados en la calzada.

En el cuarto de socorro de Sestao tuvieron que atender a numerosas personas que resultaron heridas, muchas de ellas por cortes producidos con los cristales rotos de los portales en que entraron los miembros de la Guardia Civil para intervenir contra las personas que se hablan refugiado en ellos. También en la residencia sanitaria de la Seguridad Social de Cruces tuvieron que recibir asistencia médica más de diez personas como consecuencia de los golpes recibidos.

 

< Volver